Identidad

Las mujeres de la industria del cine hablan sobre cómo acabar con la tóxica cultura del 'casting de sofá' de Hollywood

Tras las acusaciones de agresión sexual vertidas sobre Harvey Weinstein y otros hombres poderosos de Hollywood, Broadly habló con algunas mujeres cineastas sobre cómo podemos construir una industria del entretenimiento que sea mejor que la actual.
19.10.17
Foto de Frederick M. Brown vía Getty Images

El pasado 16 de octubre, durante un evento celebrado en honor a las mujeres en el cine, Reese Witherspoon y Jennifer Lawrence compartieron sus propias historias de terror sobre lo indefensas que se sintieron tras haber sido acosadas o agredidas sexualmente mientras trabajaban en Hollywood, demostrando así que los comportamientos abusivos y depredadores van mucho más allá de Harvey Weinstein.

Antes de presentar a Laura Dern ―su coprotagonista en Big Little Lies en el evento "Women in Hollywood" (Las mujeres en Hollywood) organizado por ELLE en Beverly Hills, Witherspoon reveló ante la audiencia que había sufrido "múltiples experiencias de acoso y agresión sexual" durante su carrera como actriz, incluyendo la vez que fue agredida sexualmente por un director cuando tenía 16 años. Dijo que había sentido "auténtico asco" hacia su agresor y mucha ira "hacia los agentes y los productores que me hicieron sentir que el silencio era una condición para poder trabajar en la industria".

Publicidad

Lawrence también empleó esa plataforma para compartir algunas de sus propias experiencias "degradantes y humillantes", incluyendo haber tenido que permanecer de pie desnuda en medio de un grupo de mujeres mucho más delgadas y que después un productor le dijera que "no sabía por qué todo el mundo pensaba que yo estaba tan gorda, que él creía que era perfectamente follable".

En el caso de Weinstein, la repercusión de las acusaciones vertidas contra él ha sido contundente: le han despedido de la compañía de la que fue cofundador, su mujer le ha abandonado y le han expulsado de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Por no mencionar que también está siendo investigado por la policía, tanto en Nueva York como en Londres. Pero, ¿cómo puede Hollywood empezar a derrocar su profundamente arraigada cultura de abusos y agresiones que conlleva el método del "casting de sofá"?

En el evento del pasado lunes, la presidenta de LucasFilm, Kathleen Kennedy, propuso una solución. Sugirió que ya era hora de crear una comisión financiada por la industria compuesta por una amplia variedad de representantes con formación y experiencia en derecho laboral, derecho legal, cine y feminismo. Este grupo, explicó a la audiencia congregada, sería responsable de "desarrollar nuevas protecciones contra el acoso y el abuso sexuales que abarquen toda la industria". Kennedy dijo que ya ha pedido a los miembros de la junta directiva de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas que empiecen a organizar esa comisión.

Publicidad

"A mí me parece", explicó Kennedy, "que la solución incluiría políticas de tolerancia cero hacia los comportamientos abusivos y un sistema seguro, fiable e impecablemente organizado mediante el cual las víctimas de abusos puedan denunciar lo que les ha sucedido estando seguras de que se emprenderán acciones sin poner en riesgo su empleo, su reputación y su carrera".

Leah Meyerhoff es la fundadora de Film Fatales, una comunidad de mujeres cineastas que se reúnen para colaborar entre ellas y establecer una red de mentoras. Los espacios seguros como Film Fatales, explica Meyerhoff a Broadly, son pasos fundamentales para crear una industria más segura, pero no son los únicos pasos.

"El acoso sexual está extendido en todas las industrias del mundo, pero lo que resulta único acerca de la industria cinematográfica es que no existen departamentos de RRHH", afirma. "No hay nadie a quien recurrir: tu jefe a menudo es el culpable de perpetrar la agresión". Por esa razón, continúa, es crucial crear un espacio en el que la gente pueda denunciar los comportamientos inapropiados, como la comisión sugerida por Kennedy. "Ahora mismo existen muy pocas estructuras legales en las que las mujeres que hayan sufrido abusos o agresiones sexuales puedan hablar sin perder su trabajo o ser incluidas en la lista negra de la industria".

Meyerhoff también cree firmemente que contratar a más mujeres hará que la industria sea más segura. "No es ninguna coincidencia que Hollywood sea una de las industrias más sexistas que existen, con un número tan reducido de mujeres en puestos de poder. Como resultado, el problema de las agresiones y los abusos sexuales se ha generalizado. Si los estudios contratan a más mujeres para dirigir, producir y escribir películas, tendremos un resquicio de esperanza de ver menos acosos sexuales en el plató".

Ahora que las mujeres de la industria cinematográfica y más allá están hablando públicamente sobre sus horribles experiencias, Meyerhoff afirma que le gustaría ver también alzar la voz a más hombres. "Me gustaría que los hombres dijeran, 'Yo formo parte de este sistema patriarcal. Yo he permitido este comportamiento' y que encontraran su propia voz, especialmente cuando están en espacios compuestos exclusivamente de hombres, para denunciar estos comportamientos. Al fin y al cabo, es un problema que deben solucionar los hombres".

Y añade que ya es hora de que "se responsabilice a los agresores de una forma real y tangible".
"Del mismo modo que estamos viendo cómo Harvey Weinstein se enfrenta a las consecuencias… Hay muchos otros hombres en una posición similar a la de Weinstein que todavía no han sufrido ninguna consecuencia". En otras palabras, para crear una industria mejor, afirma Meyerhoff, "Los hombres que acosan a las mujeres deberían perder su trabajo".