Un hombre de Florida mató a una alpaca con una sobredosis de Doritos y snacks de queso

"La pequeña alpaca inocentemente se comió todo lo que le arrojaron".
23.8.18
Imagen compuesta: Foto de la izquierda vía Flickr, usuario Chris Hills; foto de la derecha vía Wikimedia Commons.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Durante el fin de semana, los residentes de Fleming Island, Florida, lloraron la pérdida de un animal local muy querido, una alpaca andina de un año de edad que había residido en un terreno compartido a las afueras del Creekside Animal Hospital. ¿La causa de la muerte? Una atracón letal de comida que parece resultado del munchies más salvaje de nuestros sueños preadolescentes, con galletas de animalitos, Doritos, snacks de queso y cacahuetes.

Publicidad

El pequeño hospital veterinario publicó una actualización melancólica en su página de Facebook el sábado, informando a la comunidad que la alpaca sin nombre aparentemente había sucumbido ante un dolor de estómago realmente fuerte, causado por el hábito de un habitante local de lanzar comida chatarra al terreno donde se encontraba el animalito.

"Hemos tenido problemas con un caballero en un automóvil azul que constantemente arroja comida inapropiada al campo varias veces por semana", dice la publicación. "En esta última visita, arrojó 3 cajas de galletas de animalitos, 1 bolsa grande de Doritos, 2 cajas grandes de snacks de queso y 2 bolsas de cacahuates enteros".

"La mayoría de las veces, tenemos la esperanza de que la manada devore la comida y que así nadie coma 'demasiado'", continuó. "Esta fue la primera vez que el conductor del auto azul arrojó cacahuetes. Alimentamos a las alpacas con heno de maní todos los días, y la pequeña alpaca inocentemente se comió todo lo que le arrojaron".

En el momento que esta noticia fue retomada por la prensa, la publicación ya había acumulado 134 comentarios, 48 "reacciones de enojo" y la habían compartido 90 veces, expresando así los residentes del aérea su furia contra el conductor que arroja esa comida chatarra con frecuencia.

"¡Todo porque un imbécil quiere ser un imbécil gordo! Es muy, muy triste", opinó Jeri Freeman.

"Creo que el hombre eligió [sic] a las alpacas equivocadas para meterse con ellas", agregó Maxie Lovell Gregory. "Deberíamos [sic] hacerle a la pequeña alpaca un buen y anticuado funeral".

Publicidad

El caballero en cuestión no ha sido identificado, aunque los comentarios en la publicación indican que la comunidad tiene los ojos bien abiertos para localizarlo, pues es conocido por también tirar basura en otros lugares, incluida una escuela primaria cercana.

"Veo toda la basura que deja, a veces la arroja por encima de la cerca, a veces en los jardines de la escuela", escribió Kristin Moore. "Voy a estar mucho más atenta".

Creo que todos podemos identificarnos con la difícil situación de la joven alpaca andina, la cual simplemente no pudo contenerse frente a una recompensa inesperada que alcanzó todas las notas correctas entre lo salado, lo dulce, lo crujiente y lo aceitoso. Más científicamente, fue víctima de la endotoxemia, lo que le provocó un shock hemorrágico y diarrea severa. El hospital hizo todo lo posible por salvarlo, incluso le realizó una transfusión sanguínea del padre de la alpaca, pero fue en vano.

"Vamos a extrañar mucho a ese pequeño", decía en la publicación del hospital.

QEPD el bebé alpaca. Y que se quede en nuestros corazones para recordarnos practicar la moderación en nuestra próxima misión ebrios en búsqueda de comida chatarra a altas horas de la noche.