Cultură

Esta mujer es uno de los humanos más fuertes del mundo

Técnicamente, es 137 por ciento más fuerte que The Mountain.

El escarabajo pelotero, una especie que se alimenta de excremento, es la criatura más fuerte del mundo, según un estudio en Proceedings of the Royal Society B. Eso es lo que determinaron los científicos británicos cuando descubrieron que el insecto puede cargar 1,141 veces su peso corporal. Hay que tener en cuenta que Chen Wei-Ling, una mujer taiwanesa de 35 años, es la versión humana del escarabajo pelotero.

Publicidad

Hace poco, Wei-Ling de 47 kilos levantó 210 kilos. Aunque no se acerca a las 95 toneladas que tendría que levantar para ser el escarabajo, lo que cargó es más de 4.5 veces su peso corporal, suficiente para romper un récord mundial y certificarla como uno de los seres humanos vivos más fuertes.

"Es un fenómeno raro", dice Jason Hartman, un entrenador de fuerza y acondicionamiento contratado por EXOS para trabajar con soldados de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos y ex entrenador de fuerza y acondicionamiento para el equipo olímpico de los Estados Unidos. Para entender por qué, hay que considerar algo que los fisiólogos del ejercicio llaman "fuerza relativa". "La fuerza relativa es la cantidad de fuerza que puedes producir en relación con tu peso corporal", dice Hartman. Es diferente a la "fuerza absoluta", que toma en cuenta el peso independientemente del tamaño de la persona que lo está levantando.


Relacionados: Mamados urbanos de la Ciudad de México


Lo más que ha cargado una mujer en la historia son 388 kilos, esto hace que lo que levantó Wei-Ling se vea triste en términos de números absolutos. Pero la persona que levantó los 388 kilos pesaba 112 kilos, por lo tanto eso sólo fue equivalente a 3,46 veces su peso corporal.

"Con los deportistas olímpicos con los que trabajo, lo normal es ver que levanten de dos a dos veces y media su peso corporal", dice Hartman. "(Wei-Ling) duplica el número de algunos de los mejores olímpicos del mundo". Incluso The Mountain levanta sólo 1,9 veces su peso corporal.

Publicidad

En general, la fuerza relativa beneficia a los levantadores de pesas que son más cortos, más ligeros y más delgados, dice Dean Somerset, fisiólogo del ejercicio en Canadá y entrenador certificado de fuerza y acondicionamiento. "Entre más músculo tenga una persona compacta, más oportunidad tiene de levantar más peso".

Wei-Ling mide 1.25, y después de analizar su construcción y las cifras en otros levantadores de pesas, Somerset supone que sus fémures son relativamente más cortos, mientras que su torso es más largo, son factores que acortan la distancia que necesita para mover la barra y ponerse en cuclillas. Somerset supone que Wei-Ling debe mover la barra de 35 a 45 centímetros para completar el levantamiento. La barra tendría que moverse mucho más lejos si fuera más alta, lo que requeriría más fuerza para mover el mismo peso.

Hartman también plantea la hipótesis de que los levantadores más pequeños pueden beneficiarse de la manera en que el sistema nervioso humano responde a cargas pesadas. "Puede ser que el sistema nervioso no vea como una amenaza el peso que cargan los levantadores de poca estatura", dice. "Así que permite que la persona siga mejorando en la fuerza lo que no es posible en los atletas más altos".


Relacionados: ¿Qué tan malo es dejarte puesta tu ropa sudada del gym por mucho tiempo?


Somerset también toma en cuenta los datos de la NHANES y de la Organización Mundial de la Salud, que muestran que las etnias asiáticas tienden a tener una densidad de masa corporal por kilogramo, pero relativamente una fuerza más alta y menos grasa corporal por la misma densidad corporal. "Eso significa que en el mismo tipo de peso y en la misma altura, la comparación de las diferentes etnias da a las poblaciones asiáticas una ventaja muscular y de fuerza comparada con los levantadores de pesas caucásicos o afroamericanos", dice Somerset.

Dejando a un lado la ciencia, hace falta mucho corazón, determinación y miles de horas agotadoras en las barras para hacer lo que hizo, dice Somerset. "No hay medición que pueda predecir eso".