Una droga más poderosa que la heroína podría llegar a las farmacias mexicanas
Ilustración por Vice.
VICE NOTICIAS

Una droga más poderosa que la heroína podría llegar a las farmacias mexicanas

¿Megaefectiva contra el dolor? Sí. ¿Anzuelo que dispara adicciones? También. Especialistas –incluidos dos expresidentes– hablan de la regulación gradual de derivados de la amapola.
3.10.18

Artículo publicado por VICE México.

Una droga 50 veces más efectiva que la morfina y 100 veces más potente que la heroína podría producirse legalmente en México en los próximos meses. Se llama fentanilo y ya ha metido en aprietos a las autoridades sanitarias de Estados Unidos y Europa. Y es que la iniciativa de ley que promoverá el gobierno de Andrés Manuel López Obrador menciona al fentanilo, un analgésico derivado de la amapola, como uno de los productos que podrían reglamentarse con fines medicinales.

Publicidad

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos han alertado que, al ser un polvo fino, altamente poderoso en pequeñas dosis, es fácil de mezclar con drogas como la mariguana, la cocaína y la heroína, incrementando su potencia.

“El fentanilo que está matando actualmente es el que se usa para adulterar la heroína, haciéndola más atractiva, más peligrosa y creando mayor dependencia. Es un anzuelo”, comenta el francés Michel Kazatchkine, miembro de la Comisión Global de la Política de Drogas, en ocasión de la presentación del Informe Regulación: el Control Responsable de las Drogas, llevada a cabo a finales de septiembre de este año en la Ciudad de México.

Analgésico eficaz en tratamientos paliativos y para el dolor causados por el cáncer, la Organización Mundial de Salud (OMS) incluye al fentanilo en su Lista Modelo de Medicamentos Esenciales 2017.

Pero el fentanilo y sus derivados también representan una amenaza global. En los últimos años se han multiplicado los reportes de organismos internacionales que advierten sobre su proliferación en el mercado ilícito y sus peligros contra la salud.

La iniciativa para legalizar el cultivo, producción y comercialización de papaver somniferum o adormidera (amapola), con fines medicinales y científicos en México, afirma que “una de las mayores resistencias que ha existido respecto a política prohibicionista para los opiáceos, gira en torno al mito de las drogas y la adicción”.

Publicidad

VICE entrevistó a exmandatarios de Suiza y Colombia, consultó a académicos y a un anestesiólogo, para hablar sobre la legalización de la amapola. Ellos coincidieron en la necesidad de regular todas las drogas, especialmente las sustancias más fuertes y adictivas –como los opioides sintéticos–, pero sugieren empezar por las más ligeras o comunes, como el cannabis.

Era el 17 de agosto pasado, el Congreso guerrerense presentó al Senado de la República una iniciativa para legalizar el cultivo de la amapola y la producción de opioides para fines medicinales. Una semana después, Ricardo Monreal –ahora coordinador de los senadores de Morena en la Cámara alta– informó que su bancada le pidió que incluyera en la agenda la regulación de la amapola considerando la propuesta estatal. “Este tema lo vamos a discutir (en) este periodo”, dijo Monreal.

No disparar a pajaritos con un cañón

México –y Guerrero como el gran motor– es el tercer productor mundial de amapola, la materia prima de los opioides naturales y sintéticos. La iniciativa guerrerense para legalizar el cultivo de la adormidera resalta la eficacia de tres opioides sintéticos en el manejo del dolor: el fentanilo, la oxicodona y la buprenorfina.

Estos tres analgésicos se comercializan en el país, aunque ninguno de ellos se produce (legalmente) en territorio nacional. El anestesiólogo jubilado de Petróleos Mexicanos, Dr. Jorge Espinosa Guzmán, le contó a VICE que, en México, la morfina y el fentanilo son medicamentos que se utilizan como anestésicos en cirugías. Por otro lado, otros opiáceos sintéticos como la oxicodona y la buprenorfina se pueden obtener en farmacias comerciales, en dosis bajas, con una receta simple.

Publicidad

Para la expresidenta de Suiza y presidenta de la Comisión Global de Política de Drogas, Ruth Dreifuss, “una regulación débil no es suficiente para enfrentar el poder de la industria farmacéutica; y me parece que el argumento de combatir el dolor está demasiado influenciado por esa industria”.

Por otro lado, Human Rights Watch (HRW) comprobó hace tres años que sólo unas pocas decenas de instituciones públicas de salud en el país garantizan cuidados paliativos. Más que “una política deliberada del gobierno, el sistema de salud o las compañías de seguros”, estos cuidados se obtienen gracias a esfuerzos de médicos y defensores de Derechos Humanos.

La iniciativa del Congreso de Guerrero cita el informe de HRW para apresurar la legalización de los cultivos de amapola, así como la producción de medicamentos derivados de los opioides. En ella se propone adicionar y modificar algunas disposiciones, lo que en el papel se reduce a la adición o eliminación (en apariencia sencillas) de palabras o frases cortas a un puñado de artículos de: la Ley General de Salud, el Código Penal Federal y el Código Nacional de Procedimientos Penales.


Contratos ficticios. Estas son las universidades públicas que realizan gastos 'fantasma'.


En el Palacio de la Escuela de Medicina, la expresidenta suiza Ruth Dreifuss dijo a VICE: “no se debe disparar a pajaritos con un cañón (…) y el cañón puede ser el fentanilo”. La también exministra de salud se pregunta “¿para qué usarlo en una persona con un nivel de dolor que se puede controlar con medicinas menos potentes?”. Habrá que ver si el dolor “es un pajarito o un elefante”.

Por su parte, el expresidente colombiano César Gaviria, uno de los 23 miembros de la Comisión Global de Política de Drogas, opinó en entrevista que en México “sí es posible encontrar alternativas de solución para el problema de la producción del opio en Guerrero”, como que “inclusive el Estado mexicano la ubique –la amapola– en laboratorios legales de los Estados Unidos”.

Publicidad

Los mexicanos consumimos legalmente solo morfina y opiáceos sintéticos de importación, como el fentanyl, la oxicodona y la buprenorfina. Sin embargo, conseguir estas sustancias puede ser más económico en el mercado negro, dice en entrevista el anestesiólogo con cuatro décadas de experiencia, Jorge Espinosa Guzmán: “Yo como cualquier otro médico puedo conseguir el fentanilo, o lo que sea (…) simplemente se te acercan y preguntan ¿cuántas cajas quiere? te las ofrecen casi a precio de farmacia o a veces hasta menor”.

¿Y llega a haber escasez de estos medicamentos en el país para médicos y hospitales?, le preguntamos. “Sí, a veces es escaso o no lo hay, ni los importados, ni ilegales en el mercado negro”. ¿Por qué, Doctor? “No lo sé”, responde.

Heroína sintética o China White

Los fentanilos no farmacéuticos o Non-pharmaceutical fentanyl (NPF) tienen distintos nombres en las calles: Heroína sintética, China White, China Girl, Drop Dead, Lethal Injection o Tango & Cash, entre otros.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos reportaron que la tasa de muertes por sobredosis que envuelven opioides sintéticos, incluido el Fentanilo y sus numerosos análogos, se duplicaron entre 2015 y 2016. En 2016 cerca de 19 mil 400 murieron por esta causa. Datos forenses sugieren que se debe al aumento en la disponibilidad de fentanilos no farmacéuticos o no prescritos.

Publicidad

La mayoría del fentanilo ilícito que entra por contrabando a territorio estadounidense, tiene origen chino. El sintético también ingresa en forma de precursores enviados a México –y en menor medida a Canadá–, donde son mezclados con otros narcóticos ­como la heroína­ antes de llegar a las calles del vecino del norte, reporta la U.S - China Economic and Security Review Commmision, en la investigación Fentanyl: China’s Deadly Export to the United States, publicada en febrero 2017.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos informa que las incautaciones de fentanilo incrementaron de 1 kg a 200 kg entre 2013 y 2016. Del otro lado del océano, más del 70% de las mil 600 incautaciones notificadas en 2016 en Europa fueron derivados del fentanilo, según el Informe Europeo sobre Drogas 2018.

La iniciativa de ley mexicana data originalmente de 2016. El mismo año que la Administración para el Control de Drogas, DEA por sus siglas en inglés, emitía una Alerta de Seguridad Pública en la que informaba que el fentanilo es potencialmente letal, aun en dosis muy bajas. Sin embargo, la iniciativa guerrerense solo cita al fentanilo en un par de ocasiones y sobre su efectividad contra el dolor.

La propuesta, que se discutirá antes de la próxima Navidad, asegura que los productores podrán ofertar sus productos alejados del esquema “plata o plomo” ¿A quién y cómo? No lo específica. Pero los agricultores que cosechen la amapola ­–para fines medicinales o científicos­– deberán reportar ingresos fiscales.

“Aquellos que cultiven o cosechen plantas de amapola, marihuana, hongos, alucinógenos, peyote (…) por cuenta propia, o con financiamiento de terceros se le impondrá prisión de uno a seis años”. Los últimos podrán aprovechar de tal misericordia solo si su actividad principal son las labores del campo, tienen escasa instrucción y/o sufren extrema necesidad económica.

Publicidad

En opinión de la profesora del CIDE, Catalina Pérez Correa, coautora junto con el expresidente Ernesto Zedillo –entre otros–, de La política de Drogas en México: Causa de una tragedia nacional. Una propuesta radical e indispensable, para remediarla, presentada la semana pasada, dijo en entrevista para VICE que no podemos regular todas las drogas de golpe, pero sí debemos empezar por la mariguana, para después pasar a otras sustancias, con especial atención a las más peligrosas para la salud pública. “Políticas basadas en evidencias y no en prejuicios o creencias no sustentadas”, añadió.

Fernanda Alonso Aranda, coautora de “La política de Drogas en México”, afirma que existe la presunción de que una parte de los narcóticos opiáceos, que antes se exportaban a Estados Unidos, se estén quedando en México: “Lo que ya se empieza a ver en ciudades como Tijuana y Matamoros (…) en centros de tratamientos de jóvenes donde las drogas que más se empiezan a ver son la heroína o la metanfetamina, lo que no cuadra con los índices de consumo”.

¿De aprobarse la iniciativa guerrerense como se presenta podría convertir al país en un competidor –en el mercado legal o ilegal– de China en la producción de fentanilo? ¿o incrementar el consumo local de heroína o White China? Los expertos consultados por VICE solo concuerdan con que la regularización de las drogas es imperante y que la llamada Ley de Hierro, en la que se basa el prohibicionismo, aumenta la oferta de sustancias cada vez más potentes en el mercado negro.

Alice Pipitone en Twitter: @alicepipitone

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs