Reino Unido

La familia del sospechoso en el ataque contra musulmanes en UK asegura estar devastada

En entrevista a medios locales, familiares de Darren Osborne, identificado como el responsable de arrollar a varias personas, declararon estar sorprendidos por el incidente, rechazando completamente las acciones del acusado.
20.6.17
Imagen vía Andy Rain/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La familia del sospechoso de haber embestido una furgoneta alquilada contra fieles musulmanes después de haber salido de una mezquita del norte de Londres para realizar la plegaria dijo que está devastada por la "locura" del ataque.

El vehículo impactó al grupo de fieles provenientes principalmente del norte y oeste de África después de que terminaron sus oraciones en las primeras horas del lunes en la Casa del Bienestar Musulmán y la cercana mezquita de Finsbury Park en el norte de Londres, una de las más grandes de Reino Unido, hiriendo a 11 personas.

Así es como militarizarán Reino Unido después atentado terrorista. Leer más aquí.

La policía afirmó que la acción fue dirigida claramente contra musulmanes y la primera ministra, Theresa May, lo describió como un ataque terrorista "repulsivo".

Un hombre de 47 años fue detenido por personas en el lugar y la policía lo arrestó más tarde por sospecha de intento de homicidio y ofensas terroristas. Aún está siendo interrogado por detectives.

'Es una locura'.

El sospechoso fue identificado por medios británicos como Darren Osborne, de 47 años, padre de cuatro hijos, que vivía en Cardiff, la capital de Gales. En un comentario a un medio local a nombre de la familia, su sobrino Ellis Osborne dijo: "Estamos muy impactados; es increíble, aún no lo hemos asimilado".

Londres vive cuarto atentado: atacan una mezquita y dejan una decena de heridos. Leer más aquí.

"Estamos devastados por las familias, nuestros corazones están con la gente que ha resultado herida. Es una locura. Obviamente es locura pura", añadió.

El incidente en Finsbury Park fue el cuarto ataque en Gran Bretaña desde marzo y el tercero que involucró a un vehículo conducido deliberadamente contra peatones. Los atentados previos fueron atribuidos a extremistas islámicos.

El más reciente ataque tuvo lugar en momentos difíciles para el gobierno, cuando Reino Unido comienza complejas negociaciones de divorcio con la Unión Europea y May negocia con un pequeño partido de Irlanda del Norte para mantenerse en el poder tras perder su mayoría parlamentaria en una fallida apuesta electoral. El ministro de Seguridad, Ben Wallace, dijo que el sospechoso no era conocido por los servicios de seguridad y la policía afirmó que creía que había actuado solo. Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs