Estados Unidos

Donald Trump lo hace de nuevo: salvó de la prisión al xenófobo sheriff Joe Arpaio

En medio de las críticas por la suavidad de su trato con supremacistas blancos y neonazis, el mandatario de Estados Unidos concedió un "indulto presidencial" a un famoso alguacil condenado por sus políticas de seguridad abiertamente racistas.
28.8.17
Imagen por Shawn Thew/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El exalguacil del condado de Maricopa, Arizona, Joe Arpaio, conocido por sus castigos humillantes contra migrantes indocumentados que eran detenidos mientras cruzaban la frontera desde México y Centroamérica hacia Estados Unidos, ya cobró el apoyo que ofreció a Donald Trump cuando éste era candidato presidencial.

Hace 28 días, Joe Arpaio fue encontrado culpable de un crimen federal que pudo ponerlo en prisión hasta por medio año. Pero "el sheriff más duro de Estados Unidos", como se hacía llamar, ni siquiera pisará una celda, gracias a su influyente amigo: el presidente Donald Trump, quien le perdonó el castigo que enfrentaría por llevar a cabo ilegales redadas antimigrantes.

De celador a reo: el xenófobo sheriff Joe Arpaio podría pasar seis meses en prisión. Leer más aquí.

Según un investigador del Departamento de Justicia de Estados Unidos que participó en el juicio contra Joe Arpaio, el alguacil detenía a habitantes de Arizona para exigirles sus documentos de residencia. La revisión se hacía únicamente con base en el color de piel y rasgos físicos de las personas.

"(Este es) uno de los casos más escandalosos de racismo que yo haya visto", contó ese investigador durante el desahogo de evidencias en el caso. Pero para Donald Trump ese es un "detalle" sin importancia.

Publicidad

"El sheriff Joe Arpaio tiene ahora 85 años y luego de más de 50 años de admirable servicio a nuestra nación, es un candidato merecedor del indulto presidencial", anunció la administración de Donald Trump mediante un comunicado emitido por la Casa Blanca.

Donald Trump está dificultando que la policía de EEUU persiga a los supremacistas blancos. Leer más aquí.

Joe Arpaio fue hallado culpable el 31 de julio en un caso que data de 2007, cuando organizaciones a favor de los derechos humanos denunciaron que el exagente policiaco dirigía indiscriminadamente sus operativos a residentes de origen latino.

En 2011, después de tres años de investigación por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, un juez federal ordenó a Joe Arpaio detener esas "redadas antiinmigrantes" por considerarlas anticonstitucionales.

Arpaio hizo caso omiso y continuó con sus arrestos discriminatorios. Lo hizo sin ningún pudor: llegó a pedir a sus seguidores —varios de ellos abiertos xenófobos y simpatizantes de grupos supremacistas blancos— que reunieran dinero para pagar una posible y futura multa, en caso de que la administración de Barack Obama lo quisiera arrestar.

Para el juez federal, Arpaio violó deliberadamente la ley con el fin de ganar la simpatía del sector más conservador del electorado en el Condado de Maricopa, Arizona, y reelegirse en su puesto como alguacil en 2012. Sin embargo, en la elección de 2016, fue derrotado en las urnas.

Los rostros de la resistencia: así es como ellos luchan contra las políticas de Trump. Leer más aquí.

La decisión del presidente Donald Trump no cayó de sorpresa en Estados Unidos. A principios de esta semana, adelantó su indulto presidencial durante un mitin en Phoenix, Arizona.

"¿El sheriff Joe debe ser sentenciado por hacer su trabajo? Él debió ser juzgado por un jurado (no por un juez federal). Haré un pronóstico: creo que él estará bien".

En una entrevista con VICE News horas antes del mitin en Phoenix, Arizona, incluso Joe Arpaio preveía que sus delitos serían perdonados. "Ya saben, es su decisión. Yo nunca le he preguntado sobre el tema. Yo estoy abierto a un indulto. Veremos qué sucede".

Y sucedió: Joe Arpaio, conocido por dar comida podrida a migrantes, por hacerlos dormir a la intemperie en el infernal clima de verano en el desierto, y por hacerlos desfilar por la prisión con ropa de mujer, fue absuelto por el presidente Donald Trump, pese a que ya había sido hallado culpable.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs