mexico

Se recrudece la 'guerra' en Nuevo Laredo: 11 funcionarios muertos en una semana

Del 4 al 11 de enero, funcionarios de alto nivel, agentes y militares han muerto en esta ciudad de Tamaulipas. Algunos han sido asesinados por miembros del narcotráfico y otros han fallecido en accidentes cuando investigaban crímenes.
16.1.17
Militares hacen guardia en el funeral de los cuatro agentes de la procuraduría local asesinados en Nuevo Laredo. (Imagen vía Gobierno de Tamaulipas)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Nuevo Laredo, Tamaulipas, es un municipio del norte de México conocido por la violencia que desde hace años sufren sus habitantes. La guerra entre cárteles ha provocado que la entidad sea un foco rojo para las autoridades federales; las policías locales han quedado reducidas y su lugar ha sido ocupado por el ejército mexicano, la Marina Armada y la Policía Federal.

El inicio de año parece también haber significado el regreso de la 'guerra' a la ciudad: se han registrado 11 muertes de funcionarios alto nivel, autoridades y fuerzas de seguridad gubernamentales en una semana, todas atribuidas a grupos del narcotráfico. Desde el 2011, según el diario el diario El Siglo de Torreón no se registraba un ataque similar contra funcionarios de alto rango.

Publicidad

El 4 de enero, cuatro agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) murieron cuando fueron atacados por civiles armados. De acuerdo con medios locales, entre las 10:30 y 11:00 de la noche, sobre las calles de Eva Samano y Municipio Libre, localizadas en el centro de la ciudad, Ricardo Martínez, Agustín Rosales, Carlos Pasarán y Daniel Aguilar, todos miembros de la PGJE, fueron emboscados cuando se dirigían a sus domicilios después de haber concluido una reunión de trabajo.

La revista Proceso señaló que Ricardo Martínez, coordinador regional de la procuraduría de Tamaulipas, había sido capacitado por el FBI. El gobernador Francisco Javier Cabeza de Vaca informó que los fallecidos "integraban tres carpetas de investigaciones sobre delitos recientemente ocurridos en Nuevo Laredo, en los cuales salió a relucir la complicidad de autoridades con el crimen organizado", puntualiza el medio.

'La Marina mató a mi hijo por una confusión': Tamaulipas y sus ejecuciones extrajudiciales. Leer más aquí.

La primera carpeta se relaciona con regalos que dieron miembros del Cártel del Noreste (CDN) a habitantes de la ciudad durante la época navideña, la segunda con trata de personas y la tercera con migrantes secuestrados con la supuesta ayuda de funcionarios gubernamentales.

El Cártel del Noreste es la organización criminal predominante en Nuevo Laredo, se trata de una escisión de Los Zetas, considerados durante años como uno de los cárteles más sanguinarios del país. No obstante, después de la detención en marzo de 2015 de su líder, Omar Trevinño Morales, alias el Z-42, la organización delictiva se dividió en al menos dos grupos: el CDN y Los Zetas Vieja Guardia, estos últimos tienen fuerte presencia en Ciudad Victoria, capital del estado, y en el sur del mismo.

'No bajaremos la guardia y tampoco retrocederemos un sólo paso'.

El 26 de diciembre pasado, supuestos miembros del CDN regalaron juguetes, cobijas y comida a habitantes de escasos recursos en tres colonias de la ciudad, así lo informaron medios locales como la revista Sin Frontera, y aseguraron que los ciudadanos se mostraron agradecidos con los presuntos narcos.

No sería la primera vez que grupos del crimen organizado reparten juguetes a la población: el 30 de abril de 2006, se realizó un magno evento en Reynosa, Tamaulipas, para celebrar el día del niño, hubo miles de regalos, concursos y música infantil, así como tarjetas de felicitación a nombre de Osiel Cárdenas Guillén, uno de los históricos capos del narcotráfico mexicano, fundador de Los Zetas, que en ese entonces se encontraba preso en un penal de máxima seguridad antes de ser extraditado a Estados Unidos. En 2013, medios nacionales informaron que hubo un evento similar para celebrar a los niños en Ciudad Victoria, patrocinado por Los Zetas.

Publicidad

Accidente de funcionarios federales

El 5 de enero, un día después del asesinato de los cuatro agentes de la PGJE, el gobierno federal envió a funcionarios a investigar los hechos. Sergio Licona, coordinador de la Policía Federal en el estado, Marco Francisco González Meza, delegado del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), la agencia de inteligencia del Estado mexicano, y otros dos funcionarios federales, se trasladaban en la carretera Nuevo Laredo-Linares para asistir a una reunión con el Grupo de Coordinación Tamaulipas, en la que se abordaría el tema de los agentes asesinados un día antes, pero la camioneta blindada en la que se trasladaban sufrió un accidente y todos murieron.

Los medios informaron que se trató de una volcadura por una posible ponchadura de una llanta del vehículo. Mientras las autoridades señalaban que investigarían las causas del accidente, algunos blogs enfocados en temas de narcotráfico informaron que el accidente fue provocado por hombres armados que arrojaron artefactos metálicos en forma de estrella, conocidos como 'poncha llantas', a la camioneta; en las fotografías del vehículo volcado se observa uno de los neumáticos completamente destrozado.

La información no ha sido confirmada por las autoridades; sin embargo, el 13 de agosto pasado, la Policía Federal informó que durante una persecución en la carretera que va de Monterrey a Nuevo Laredo, hombres armados les dispararon y les arrojaron poncha llantas, lo cual dañó severamente sus unidades.

Secretos de un jefe de Los Zetas: el gobierno nos abrió la puerta y hoy pacta con otro cártel. Leer más aquí.

El 6 de enero, el gobernador de Tamaulipas dijo que su gobierno "no bajará la guardia ni retrocederá un sólo paso en el combate a la delincuencia y reforzará las acciones para recuperar la paz y la tranquilidad para los tamaulipecos", durante un homenaje de cuerpo presente a los 4 agentes de la PGJE asesinados.

También mencionó que los hechos merecen la mayor condena de gobierno que encabeza y demandan una enérgica respuesta. "A los responsables de estos actos, les decimos, no conseguirán su objetivo, no bajaremos la guardia y tampoco retrocederemos un sólo paso". Asimismo, brindó sus condolencias por los cuatro funcionarios federales muertos en el accidente.

Publicidad

Incluso el presidente Enrique Peña Nieto, habló sobre el tema en su cuenta de Twitter: "Lamento el fallecimiento del delegado del CISEN en Tamaulipas, del coordinador estatal y de dos elementos de la Policía Federal, tras un accidente. Mi solidaridad y condolencias para sus familiares y compañeros de trabajo. Descansen en paz".

Lamento el fallecimiento del Delegado del CISEN en Tamaulipas, del Coordinador Estatal y 2 elementos de la — Enrique Peña Nieto (@EPN)6 de enero de 2017

Días después otra institución se vio involucrada en hechos similares. El 11 de enero un convoy militar fue atacado por hombres armados. El saldo: tres soldados muertos.

El diario El Universal, citando un comunicado de la Secretaría de la Defensa Nacional, señaló que a las 9:30 de la mañana elementos del Quinto Batallón de las Fuerzas Especiales del ejército fueron agredidos por integrantes de la delincuencia organizada. Al perseguir a los hombres armados por las calles de Nuevo Laredo un vehículo militar se volcó, tres elementos murieron y otros tres resultaron lesionados.

Las autoridades mencionaron que se efectuó un operativo para encontrar a los agresores.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs