ESPAÑA

¿Cuánto le cuesta a los españoles mantener a la familia real?

Según los Presupuestos Generales del Estado, en 2017 La Casa de Su Majestad el Rey de España costará casi 8 millones de euros a los españoles, una cifra que se ha mantenido constante en los últimos años.
9.5.17
Imagen vía VICE España
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Según los Presupuestos Generales del Estado, en 2017 La Casa de Su Majestad el Rey de España costará casi 8 millones de euros a los españoles, una cifra que se ha mantenido constante en los últimos años (ha aumentado ligeramente este año) y que representa solo la asignación directa de los presupuestos a la jefatura del estado. Indirectamente, la cosa nos cuesta bastante más, unos 50 millones según los cálculos más conservadores de algunos medios; pero ese es otro debate.

Volviendo al tema que nos ocupa, dentro de esa asignación de casi 8 millones, la Casa Real está obligada desde 2013, con la entrada en vigor de la Ley de Transparencia, a publicar muchos detalles de sus cuentas anuales, entre las que encontramos sus contratos y convenios con otras empresas y entidades. Revisando esos contratos, me fijé en que el más costoso era el destinado al "Servicio de máquinas expendedoras de alimentos sólidos, bebidas calientes y frías (importe máximo licitación para dos ejercicios). Pago según consumo efectuado".

En total, 181.500 euros de dinero público que destinamos a máquinas expendedoras. Más que el alquiler de coches oficiales, caterings o los servicios de telefonía móvil, por ejemplo… ¿Pero qué carajo significa esto? En mi oficina, yo pago por lo que consumo en la máquina de bollos y refrigerios varios, la típica que se te traga el euro o no te tira el producto deseado y pateas con soberana rabia. Está claro que a mí nadie me paga, y menos el Estado, el café del desayuno o el bollo de la merienda. Ante la duda, decidí llamar a la Zarzuela para conocer los detalles de la relación entre las máquinas expendedoras y la casa de nuestros monarcas.

Da click aquí para seguir leyendo el artículo en VICE España.