Italia

¿Qué implica la ley de unión civil homosexual italiana y por qué es diferente al matrimonio?

La nueva ley, aprobada el miércoles en el parlamento italiano, legaliza las uniones civiles para parejas del mismo sexo y diferencia entre la convivencia de hecho de parejas homosexuales y heterosexuales.
12.5.16
[Foto marcellomigliorisi1956/Pixabay]
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Con 372 votos a favor, 51 en contra y 99 abstenciones, la Cámara italiana aprobó ayer el proyecto de ley para la unión civil homosexual. El proyecto llegó al Palazzo Montecitorio en febrero, después que la aprobación del Senado se produjera en un clima muy tenso, con enfrentamientos diarios entre partidarios y oponentes.

La batalla se ha centrado en que el proyecto de ley preveía la posibilidad de que la pareja homosexual de un padre o una madre adoptara a sus hijos en los casos en los que su otro progenitor hubiera fallecido. Tras meses de debate y manifestaciones, el gobierno decidió renunciar a la adopción de hijastros y presionar para la aprobación de las uniones civiles y lo consiguió.

Publicidad

En este artículo, repasamos todo lo que regula la nueva ley:

Las uniones civiles frente a las parejas de hecho

Durante el debate de los últimos meses, se ha hablado mucho de las uniones entre parejas de homosexuales, ignorando, a menudo, el hecho de que, además, la ley regula por primera vez a nivel nacional la convivencia de hecho, tanto para las parejas heterosexuales como para las homosexuales.

La primera parte de la regulación se ocupa de las uniones civiles, reservada sólo para las parejas homosexuales que no pueden acceder a la institución del matrimonio. La unión civil puede ser contraída por dos personas mayores de edad del mismo sexo, a través de una declaración frente a un oficial de estado y dos testigos.

A la convivencia de hecho, sin embargo, pueden acogerse parejas mayores de edad tanto heterosexuales como homosexuales, que vivan juntas y que no hayan contraído un matrimonio o una unión civil previamente.

¿Cómo funciona la unión civil?

Las uniones civiles equivalen al matrimonio en varios aspectos, pero carecen de algunos derechos todavía reservados exclusivamente a las parejas heterosexuales casadas.

Las dos personas unidas civilmente pueden elegir un apellido común optando por el de uno/a o el del otro/a. Esta unión les compromete a brindarse ayuda mutua en términos morales, materiales y de convivencia.

Ambas partes deben contribuir a las necesidades comunes "en relación con sus recursos y su capacidad de trabajo en el ámbito doméstico y profesional". Se establece una residencia común y el régimen de propiedad de referencia es la de la comunión de bienes, excepto en los casos en que se elija la separación.

Publicidad

En caso de disolución de la unión, esta se hará efectiva tres meses después de la presentación de la solicitud. El período de espera para los matrimonios es de entre seis y 12 meses.

Si uno de los dos miembros de la unión civil decide cambiar legalmente de sexo, el matrimonio civil se disolverá automáticamente. En cambio, si uno de los cónyuges cambia su sexo, a menos que la pareja decida disolver el matrimonio, pasarán automáticamente a estar unidos civilmente.

¿Qué falta?

Todavía hay diferencias considerables entre los matrimonios heterosexuales y las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

En primer lugar, los cónyuges unidos civilmente no podrán adoptar ni a un hijo biológico de su pareja — la llamada adopción de hijastro — ni tampoco a otros niños.

En las uniones civiles, y en oposición al matrimonio, no existe obligatoriedad de ser fiel a tu pareja. El deber de lealtad fue eliminado por el gobierno antes de la aprobación de la norma en el Senado, al igual que la adopción de hijastro. Ambos temas han suscitado acaloradas discusiones en el debate público y político, tanto es así que en febrero algunos senadores del Partido Democrático presentaron un proyecto de ley para eliminar el compromiso de fidelidad que se requiere en las uniones matrimoniales.

Colombia da el 'Sí quiero' definitivo al matrimonio homosexual. Leer más aquí.

De acuerdo con un análisis realizado por Gian Luigi Gatta, profesor de Derecho Penal de la Universidad de Milán, publicado por el Corriere della Sera, las diferencias legales entre personas unidas civilmente y las casadas también se reflejan en la ley penal.

Por ejemplo, en relación al homicidio: en el caso de asesinato de un cónyuge existe agravante, y las penas aumentan de 21-24 años a 24-30 años; pero este agravante no existe en el caso de las uniones civiles. Lo mismo sucede con los casos de secuestro, un juez no puede bloquear los bienes de un cónyuge que podrían ser utilizados para pagar un hipotético rescate. Pero sí puede puede hacerlo en el caso de dos parejas unidas civilmente.

Publicidad

De igual modo ocurre con la prohibición de la bigamia — que según Gatta no aplicaría a las parejas unidas civilmente — o las penas por delitos cometidos de oficio en presencia de un cónyuge, que será atribuible a los dos cónyuges casados pero no a los integrantes de una pareja unida civilmente.

Convivencia de hecho

La convivencia de hecho está dirigida a las parejas tanto heterosexuales como homosexuales. Estas parejas pueden entrar en un acuerdo de convivencia para "regular su vida en común". El registro se realiza por escrito con un acto público o privado de escritura, certificado por un abogado o un notario.

El contrato contiene información acerca de la residencia compartida, sobre las disposiciones para la contribución a la vida común y el régimen de propiedad elegido — que también puede ser el de la comunión de bienes.

En caso de enfermedad u hospitalización de uno de los miembros de la unión, el otro tiene el derecho de visita, de asistencia y de acceso a la información personal, de acuerdo con normas previstas para cónyuges y familiares.

Una persona unida civilmente con otra puede nombrar al segundo como su representante en caso que sufra una enfermedad que conlleve incapacidad de discernimiento para que tome las decisiones relativas a su estado de salud. Lo mismo puede ocurrir en caso de muerte respecto a las decisiones sobre la donación de órganos, el tratamiento de los restos y la organización del funeral.

'En Liberland, ni el matrimonio homosexual ni la poligamia estarán prohibidos'. Leer más aquí.

Sin embargo, si muere el miembro de la unión que ostentaba la propiedad de la vivienda en común, el otro puede permanecer en la vivienda durante dos años o por un período similar a los años de vida en común — pero nunca más de cinco. Si la casa es también el hogar de los hijos de la pareja o de uno de los dos, puede residir allí por al menos otros tres años.

Si muere uno de los dos, el otro puede cambiar a su nombre el contrato de arrendamiento — pero el derecho se extingue en caso de una nueva convivencia, matrimonio o unión civil.

Publicidad

Si la empresa donde trabajan ambos era propiedad del muerto, la pareja tiene derecho a beneficiarse de los bienes adquiridos con las ganancias y los beneficios.

Ante un caso de cese de la convivencia un tribunal deberá determinar el derecho de uno de los dos de recibir una manutención para cubrir sus gastos alimentarios, si un juez entendiese que está en necesidad o es incapaz de mantenerse por sí mismo.

Y al no estar casados, la pareja unida civilmente no puede proceder a una adopción nacional o internacional, y no tienen derecho a una pensión.

Sigue a Giulia Saudelli en Twitter: @giuliaellli

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs