Publicidad
agua

Esto es lo que pasa cuando dejas agua embotellada en el sol

Un reciente estudio de la University of Florida ha descubierto que el plástico más utilizado en botellas de agua y refrescos puede liberar algunos gases tóxicos al contacto con el sol.

por Munchies Staff
30 Noviembre 2015, 2:00pm

Photo via Flickr user Lora Rajah

Tomen nota, preppers del fin del mundo: su tesoro podría estar volviéndose tóxico en estos momentos.

Como si necesitaras otra razón para evitar el agua embotellada, excepto en los casos de, por ejemplo, una sequía histórica o una floración de algas venenosas en tu suministro de agua municipal, ahora puedes empezar a preocuparte por el tiempo que la botella ha estado bajo al sol.

Un reciente estudio de la University of Florida ha descubierto que el plástico más utilizado en botellas de agua y refrescos puede liberar antimonio y bisfenol A (el temido BPA) si se expone al calor durante un largo período de tiempo.

El BPA se volvió un miedo popular hace aproximadamente cinco años cuando los científicos descubrieron que algunos recipientes de plástico pueden filtrar el compuesto en su contenido. Aunque la FDA afirma que sigue estudiando al BPA para los riesgos potenciales para la salud, se ha llegado a la conclusión de que actualmente "el BPA es seguro en los niveles actuales en los que se presenta en los alimentos".

No hay duda de que, por sí mismas, estas sustancias son especialmente desagradables. La investigación sugiere que el BPA podría alterar los niveles hormonales, causar problemas del corazón, e incluso aumentar el riesgo de cáncer. Ingerir antimonio puede causar dolor de estómago, diarrea, vómito, úlceras de estómago, y algunos estudios lo han vinculado al aborto espontáneo y hemorragia retiniana.

Lena Ma de la Universidad de Florida y su equipo de investigación estudiaron los efectos que un período de cuatro semanas en un ambiente caliente podría tener sobre la seguridad del agua. Las botellas estaban hechas de tereftalato de polietileno (PET), que generalmente se entiende que es libre de BPA. Sin embargo, el equipo de Ma sí detectó restos de BPA en las muestras que analizaron. "En teoría, el plástico no debe contener BPA", le dice Ma a MUNCHIES. "Una explicación es que durante el proceso de fabricación, especialmente cuando se utiliza plástico reciclado, puede haber restos de BPA. Es una impureza".

Las botellas se mantuvieron en un ambiente cálido que alcanzó 70 grados centígrados en su punto máximo. Cuanto mayor era la temperatura, más BPA y antimonio eran liberados. Sin embargo, los investigadores también encontraron que la velocidad de liberación en realidad disminuye con el tiempo, lo que sugiere que los plásticos finalmente se estabilizan.

La buena noticia es que solo una de las 16 marcas de agua embotellada de la muestra superó los umbrales de seguridad de antimonio de la Agencia de Protección Ambiental y todos los niveles de BPA estaban debajo de los límites de seguridad. Aún así, Ma dice que hay motivo de preocupación, sobre todo cuando se trata de lo que se almacena en recipientes de plástico, especialmente la leche y las bebidas ácidas, incluyendo el jugo.

"Le sugiero a la gente tener cuidado con el tiempo que dejan almacenada el agua embotellada. La vida útil recomendada es de un año", dice Ma. "No es una buena idea almacenar agua embotellada en tu coche durante un verano caluroso bajo el sol. Del mismo modo, no es una buena idea almacenar agua embotellada por mucho tiempo, digamos medio año, en un ambiente cálido, como el garaje".

Moraleja de la historia: Quédate con el agua de grifo servida en un vaso. Solo asegúrate de que bebas de uno de cristal sin plomo.

Tagged:
Munchies
Food
bebida
gases
sol
agua embotellada
toxicos
plástico
botellas al sol
universidad de florida