El adolescente más viejo del rock: Charlamos con Rudi Protrudi de The Fuzztones

El adolescente más viejo del rock: Charlamos con Rudi Protrudi de The Fuzztones

Por demanda popular, el legendario grupo de garage toca hoy (lunes 23 de enero) otra vez en CDMX.
23.1.17

Mencionar a The Fuzztones es hablar de una de las tres o cuatro bandas más importantes en la historia del garage. Lo que no queda duda es que son el grupo que hizo que este género que se encuentra a medio camino entre el rock & roll y el punk, resurgiera en Estados Unidos en los años ochenta.

El fundador del conjunto es Rudi Protrudi, el tipo de persona que te gustaría tener como mejor amigo aunque por su edad podría ser tu abuelo. Iniciado en el mundo de la música en los sesenta, fue hasta 1980, en la época más violenta de Nueva York, cuando decidió crear a The Fuzztones, la banda que cambió su vida y la de miles de fanáticos alrededor del mundo.

Publicidad

Conocidos como "los gurús del garage grunge", todo se lo deben a que en sus inicios, muchos periodistas no sabían cómo describir su estilo, así que empezaron a definirlos como grunge debido a la suciedad de su sonido. Lo que nadie se imaginaba es que casi una década después, el término se volvería tan popular y definiría a toda una generación. "A Kurt Cobain le gustaba nuestra banda y eso lo sé porque me lo contó Courtney Love", ha repetido en múltiples ocasiones Protrudi.

Caracterizado por su vestimenta totalmente negra, cabello largo y con el logo de la banda –dos guitarras Vox Phantom cruzadas– tatuado en su brazo derecho, cualquiera podría pensar que se trata de un veinteañero. Sin embargo, la realidad es que Rudi ha sobrevivido a todo tipo de excesos; tocó en el CBGB, la catedral del punk americano, frente a diez personas; cimentó todos los estereotipos visuales que hoy se tiene de los seguidores del garage –pantalones apretados, chaleco de cuero y un collar con forma de huesos–; durante un par de presentaciones fue integrante de los Dead Boys; se encargó de traer de regreso el viejo rock & roll y, antes que cualquier cosa, se ha negado a envejecer. Sí, él es Rudi Protrudi.

Alejado de su país natal Estados Unidos –al que ahora aborrece–, Rudi desde hace más de una década vive en Berlín junto a su pareja Lana Loveland y su pequeña hija Twila. Después de 15 años, regresó a México y eso fue el pretexto ideal para sentarnos con la leyenda viviente del garage y tener la siguiente conversación.

Noisey: ¿De qué forma fue tu acercamiento hacia el rock y en especial al garage durante los sesenta?
Rudi Protrudi: Fue gracias a las canciones que escuchaba en la radio cuando yo era adolescente. Recuerdo mucho que bandas como Electric Prunes y Question Mark & The Mysterians sonaban con frecuencia porque tenían sencillos exitosos, además de que en ese entonces nadie conocía a este tipo de música como garage: todo era simplemente rock & roll. Fue hasta años después que alguien decidió bautizar a todos estos sonidos como garage rock y lo hizo en forma peyorativa para referirse a lo mal que sonaban las voces de los cantantes, a lo sencillo que era la guitarra y que de ninguna forma era ejecutada por virtuosos como Eric Clapton. Para mí el detonante de todo esto fue "I Can't Get No (Satisfaction)" de The Rolling Stones porque fue una canción extremadamente exitosa e hizo que miles de jóvenes empezaran a gritar en lugar de cantar afinado, además del sonido distorsionado de la guitarra.
Mi primera banda la formé en 1966 y ninguno de nosotros sabía tocar su instrumento, sólo nos preocupábamos por componer canciones de tres acordes y todo lo hicimos de forma intuitiva. Desde entonces me enamoré del rock & roll y aquí sigo.

Tú como guitarrista, ¿cuáles consideras que son los mejores guitarristas de la historia?
Para mí sin duda el mejor guitarrista de rock & roll de la historia es Chuck Berry. Sin él nadie se hubiera interesado en esto, además de que tiene el mérito de que lo hizo primero. Otros que me gustan mucho son Link Wray y Bo Diddley… y curiosamente ninguno de esos tres tocaba garage porque son de los años cincuenta, pero su influencia fue fundamental para todo lo que se hizo después.

Tienes 64 años pero luces bastante bien y eres de los pocos músicos de rock de tu generación que sigue en activo realizando giras continuas alrededor del mundo y aquí estás en México tomándote una cerveza, ¿cuál es tu secreto de salud?
Viagra [risas]. El secreto, honestamente, es el rock & roll en sí mismo porque para mí el rock se hizo para personas de corazón joven. Así que mientras siga tocando me voy a seguir sintiendo joven.

Con esta gira te presentarás en México, Costa Rica y después regresas a Europa, ¿por qué no tienes ninguna fecha en Estados Unidos?
No tengo interés de volver a tocar en Estados Unidos porque ya no es mi país y por eso desde hace varios años vivo en Alemania con mi pareja Lana y mi pequeña hija Twila.

Publicidad

¿Por qué todos tus conciertos los inicias y terminas con el cover de "Blues Theme" de Davie Allan And The Arrows?
Porque la considero mi canción. En 1980 fue una canción indispensable para que decidiera formar a The Fuzztones y es el tema principal de The Wild Angels (de 1966), una vieja película de motociclistas protagonizada por Peter Fonda y Nancy Sinatra que desde la primera vez que la vi se convirtió en una de mis favoritas. En los conciertos, antes de empezar a cantar, me gusta asegurarme de que mi guitarra suene bien y un tema instrumental es perfecto para lograrlo.

Tú fundaste la banda en 1980, antes de toda la explosión que vivió el resurgimiento del garage en Estados Unidos, ¿cuál consideras que es la principal diferencia entre el sonido de The Fuzztones y las bandas de garage que nacieron después?
La banda siempre se ha caracterizado por no tocar un garage completamente puro porque nos gusta agregarle mucha psicodelia a nuestra música y nunca hemos tenido miedo de sonar un poco más "pesado" que muchas de las otras bandas de garage que surgieron después de nosotros y todo eso ha sido gracias a mi gusto por grupos como MC5, Blue Cheer y The Stooges.

Una de las principales características del sonido de The Fuzztones es el uso del fuzz en la guitarra, ¿tú cómo imaginas la música sin fuzz?
Creo que no habría muchos cambios porque hay mucha música que se ha creado sin el apoyo de este efecto en las guitarras. Yo puedo tocar rock & roll con una guitarra acústica y una armónica. El pedal de fuzz no es necesario… pero es una realidad que ayuda mucho al sonido. Recuerdo que cuando la banda nació en 1980, el pedal de fuzz era visto como algo obsoleto y ya ninguna compañía lo fabricaba porque su éxito fue en los sesenta. En mi caso, recuerdo que pasé al menos seis meses buscando en diferentes tiendas hasta que por fin encontré un local en el que vendían uno usado y fue un momento increíble.

Acabas de publicar tu autobiografía, ¿por qué decidiste hacerlo en este momento?
Es un proyecto que inicié hace poco más de 10 años y por fin a finales del año pasado se lanzó. Se titula The Fuzztone (publicada por la editorial alemana Fanpro) y está dividida en dos volúmenes. La primera parte abarca mi niñez en un vecindario tradicional de Pennsylvania, la forma en que comenzó mi obsesión con el rock & roll, la década que viví en Nueva York y la forma en que me inicié como músico. Pero para mí lo más importante al momento de escribir el libro fue no caer en las típicas autobiografías de músicos y sus clichés se sexo, drogas y rock & roll. En mi vida ha existido mucho más que eso y todo eso es lo que cuento, además de que está lleno de fotografías, muchas de ellas inéditas. Y el segundo volumen inicia a partir de que me mudé a Los Angeles a finales de los ochenta hasta la actualidad, que vivo en Berlín junto a mi pareja Lana (la tecladista oficial de la banda) y nuestra pequeña hija Twila. Y además, cada uno de los volúmenes incluye un CD y por ejemplo, el del segundo libro es una retrospectiva cronológica de 35 canciones que inicia desde mi primera banda (King Arthur's Quart) que formé en 1966 hasta las cosas recientes que he grabado.

Hace algunos años formaste una banda de blues y lanzaste un álbum en vivo, ¿me puedes contar un poco de ese proyecto?
Así es, estuvimos juntos tres o cuatro años pero la banda ya se terminó. Nos llamábamos Rudi Protrudi Unfuzzed y en el 2014 lanzamos nuestro único álbum pero decidí terminar el grupo a raíz de que nació mi hija y ya no tengo tiempo libre. A lo que me refiero es que tengo a The Fuzztones, que también son mi prioridad y hasta el día que yo me muera la banda existirá porque aquí están más de 35 años de mi vida, pero fuera de eso no quiero tener otra ocupación para poder ver a mi hija crecer.

¿Qué opinas de las bandas de garage actual? ¿Hay algunas que te gusten?
Sí, claro que hay grandes cosas aunque para ser sincero no estoy enterado de mucho de lo que sucede en la actualidad. En este caso me ayudan mucho mis compañeros de banda que son mucho más jóvenes que yo y me recomiendan bandas. A mí me encanta la idea de que las nuevas generaciones estén regresando al rock & roll porque durante muchos años el pop y el hip hop reinaron. Me gusta cuando veo a personas comprarse una guitarra y se interesan en conocer las raíces del rock & roll porque me hace creer que no todo está perdido.

Después de reunir a mil personas en la que se anunció como su única presentación en la Ciudad de México, la banda decidió abrir una segunda fecha para el próximo lunes 23 de enero en el Foro Bizarro.