Casetes, Donald Trump y los beneficios del internet para el arte moderno: una charla con Helado Negro

Hablamos con el artista ecuatoriano que le abrirá a Nicolas Jaar en Bogotá y Medellín sobre su más reciente disco, Donald Trump y lo difícil que puede ser vivir en Nueva York.
20.1.17
Todas las fotos fueron tomadas por Tommi Valli para Noisey

*Este artículo se publicó originalmente en Noisey México.

Tuve que tomar tres fotografías con un celular antes de poder entrevistar a Helado Negro. No habíamos pasado ni siquiera de la charla obligatoria que incluye forzosamente el clima, y ya había dos fans con el teléfono en mano abordándonos. Uno estaba más emocionado que el otro. Pero ambos aseguraron que la música de Roberto Carlos Lange –el ecuatoriano detrás de ese afro inmenso y el creador de Helado Negro– era de sus cosas favoritas. Roberto a cambio repartió un par de abrazos y, sin soltar el morralito donde cargaba un vinilo con pedazos de los Tinsen Mammal (esas botargas abstractas que utiliza para acompañar sus shows desde hace dos años), dio unas palmadas en la espalda de uno de ellos en muestra de agradecimiento. Eso sí, siempre con serenidad de maestro Miyagi.

Publicidad

Cuando logramos alejarnos de la gente, Roberto jugó un rato con las plantas de un jardincito mientras me hacía preguntas sobre la zona, los restaurantes cercanos y el ambiente nocturno. La familiaridad con la que se dirigía a mí –otra gran admiradora– me hizo pensar en lo amigables que son sus vocales para el oído. Canciones como "Young, Latin & Proud" o "2º Día" bien podrían servir de ungüento para alivianar y sacar las malas vibras. Después de haber pasado una agradable media hora hablando con Roberto como compas cercanos, entramos en detalles y hablamos sobre el disco que lanzó el año pasado, Donald Trump, lo difícil que puede ser vivir en Nueva York, su amor eterno por los Tinsel Mammals y tres nuevas canciones que me encantaban y de pronto, sin avisar, borró del mapa.

Hablemos primero sobre Island Universe Story: Selected Works, ¿por qué decidiste hacer un disco de compilados?, ¿por qué esa inquietud?

Helado Negro: Esas canciones solo estaban disponibles en versión casete, y la idea vino un poco así porque la disquera me decía que "deberíamos hacer un vinilo, y meterle algo de lo que tienen tus shows, o lo que usas para hacer el performance". Como la música que trae el material solo estaba disponible en casete, por eso decidí incluirla.

Y en un principio, ¿por qué decidiste publicar esos track únicamente en casete?
En ese momento era un modelo paralelo al MP3, era algo bien accesible porque podías comprarlo bien barato. Además a varias personas les gusta tener el objeto físico de lo que les gusta, ¿no? Para mí, cuando busco algo de alguien que sea súper fan, ya sea su música o su arte, me parece importante tener algo de ellos.

Publicidad

¿Coleccionas cosas de otros artistas?
Sí, sobre todo vinilos. Antes tenía un montón pero tuve que dejar de guardarlos.

Y de todas esas cosas que coleccionas, ¿cuál es tu pieza de arte favorita?
No sé… es difícil. Bueno, mi esposa es artista y tengo un montón de cosas que ella ha hecho y son muy especiales para mí. También tengo algunas cosas de sus amigas, que también son artistas. Se trata de eso, ¿no? Tener objetos físicos que signifiquen mucho para ti.

Como he leído que son los Tinsel Mammals para ti. ¿Qué son?, ¿monstruos?
Sí… bueno, no, no son monstruos, porque esa palabra siempre se asocia con cosas malas, negativas. Son más como figuras abstractas que reflejan los movimientos de mi cuerpo. Cuando vas a ver un show en vivo, la música es solo un porcentaje, el espectáculo no se trata al 100% de estar escuchando. Yo estuve pensando bastante cómo hacer un poquito de todo y no solo confiar que la música le va a pegar a alguien cuando estás en el escenario. Puedes estar de malas un día y vas a ver algo y como que no… en un show estás viendo, pero también estás escuchando y todos los sentidos están prendidos. Cuando pones tu iPhone, o vas en en tu carro y pones la radio, sabes que estás dedicando ese momento a tus oídos, a escuchar y dejas lo demás afuera. Así que pensando en todo eso, vino la idea de los Tinsen Mammals y ya llevo haciéndolo casi dos años. Lo empecé hacer en el Vive Latino de hace dos años, ahí fue el primer show con ellos.

Publicidad

¿Cómo reaccionó la gente esa vez?, ¿cómo lo sentiste?
No sé, espero que bien. Pero luego, lo que pasó fue que hice como 80 shows en Estados Unidos y Europa. En ese entonces lo que hice fue buscar gente de cada pueblo o de cada ciudad –gente que no sabía nada de baile, solo eran voluntarios– y yo les enseñaba movimientos y así experimentábamos. Y ya, nos subíamos al escenario, sin que ellos supieran muy bien qué hacer. Así hacíamos el performance. Era increíble. Algunas noches era una locura, pero en su mayoría era una cosa increíble. Ya para el segundo año me dieron una comisión en un museo en Miami y con ese dinero pude trabajar con bailarines profesionales. Ahí ya empezamos a desarrollar algo completamente diferente. Aprendí mucho de eso, ahora estoy trabajando bastante con ellos, he hecho más de 80, 100 shows con gente profesional, que se dedica a eso.

¿Notaste un cambio? ¿Crees que el performance mejoró?
Bastante, es una cosa completamente diferente. También he aprendido bastante sobre mí haciendo los shows.

¿Los Tinsen Mammals se van a quedar para siempre con Helado Negro?
No sé, ojalá. Si se van no es mi culpa [ríe]. Para mí son algo sagrado, son espíritus preciosos, yo los guardo y ellos a mí. Y cuando están en el escenario conmigo me protegen y yo hago lo mismo con ellos. Es algo súper abstracto, pero eso es justo lo que me gusta. Ellos son algo bien mío, no sé, hasta yo lo veo y digo como, "¿qué estoy haciendo?". Me encanta, me hace sentir muy bien.

Entonces, con o sin los Tinsen Mammals, ¿crees que el performance es indispensable en los conciertos de Helado Negro? Es decir, ¿es una pieza complementaria y esencial en tu música?
Sí, definitivamente. El año pasado me surgieron varias oportunidades de abrir varios shows. Como a Sufjan Stevens. Logré presentarme en lugares que nunca pensé tocar, espacios con cuatro mil personas. Así que lo que hice fue escribir diez canciones nuevas, solo para tener nueva música, y la desarrollé en vivo. Yo siempre hago lo opuesto, primero grabo y escribo canciones y ya cuando el material está listo, aprendo cómo hacerlo en vivo. Esta vez fue diferente, y creo que además de aprender, eso me enseñó que el baile con música es una cosa bien natural, ¿no? Es como cantar. Tocar el piano, no es natural, tocar la guitarra tampoco. Cuando hablo con la gente que se dedica a bailar de manera profesional, hay un vínculo inmediato, no se necesitan palabras. Solo es necesario ver cómo se mueven los cuerpos cuando estás cantando y luego alguien más lo replica, es increíble, es como un efecto en cadena. Un año después de estarlo haciendo como que la cadena se me regresó y ahora que ya absorbí todo, veo las cosas de manera totalmente distinta.

Publicidad

Hablando de nueva música, hace un tiempo publicaste tres canciones nuevas: "Left Fingers", "Beber" y "Gold Rich Eyes", y luego, de la nada, de un día para otro, las borraste. ¿Por qué?
No sé, yo creo que ese es el poder que tenemos ahorita todas las personas que hacemos cosas creativas. Antes tenías que sacar todo, tener una estrategia y pensarlo todo muy bien porque una vez que lo lanzabas al mundo ya no lo podías quitar. Ahora ya no, ahora puedes poner algo y luego quitarlo y trabajar sobre eso y si quieres volver a subirlo o no. Yo creo que eso está muy bien.

Entonces esas canciones que estaban en tu SoundCloud pero que ya no, ¿eran una prueba?
No, es más como… yo en diciembre me mudé, estaba viviendo en un lugar en el que llevaba ya casi ocho años. Fue un proceso difícil porque movimos todo y yo estaba de gira y otras cosas, ¿no? El dinero y todo eso. Es muy difícil vivir en Nueva York. Todo es súper caro. El caso es que en el lugar nuevo no encontraba mucha inspiración, así que me puse a trabajar, para empezar a tener cosas para empujar al mundo. Por eso lo hice. Pero eso hizo algo, me dio chance de salir de ese bloqueo, me ayudó a despejar la mente. Entonces después de que esos tracks me ayudaron a refrescar mi cabeza, los bajé y los regresé a la casita [ríe].

¿Esos tracks van a ser parte de algún disco?
Yo creo que sí. Seguro van a ser parte de algo como la compilación de Island Universe Story, algo bien privado, sencillo, que no tiene mucha estrategia.

Publicidad

Regresando a Private Energy, tu último disco, ¿qué crees que lo definió?, ¿qué lo hace diferente a los demás?
Creo que me enfoque más en la letra de las canciones, la canción que saqué hace dos años, "Young, Latin & Proud", está incluido en este material. La mayoría de las canciones del disco son así, bastante personales pero que también hablan sobre lo que pasó en Estados Unidos el año pasado. Ahora la gente de allá está más enfocada en luchar contra lo que no les gusta y es algo de lo que hablo porque no se puede evitar, simplemente me salió. También los tracks hablan bastante sobre identidad.

*Este artículo se publicó originalmente en Noisey México.

Tuve que tomar tres fotografías con un celular antes de poder entrevistar a Helado Negro. No habíamos pasado ni siquiera de la charla obligatoria que incluye forzosamente el clima, y ya había dos fans con el teléfono en mano abordándonos. Uno estaba más emocionado que el otro. Pero ambos aseguraron que la música de Roberto Carlos Lange –el ecuatoriano detrás de ese afro inmenso y el creador de Helado Negro– era de sus cosas favoritas. Roberto a cambio repartió un par de abrazos y, sin soltar el morralito donde cargaba un vinilo con pedazos de los Tinsen Mammal (esas botargas abstractas que utiliza para acompañar sus shows desde hace dos años), dio unas palmadas en la espalda de uno de ellos en muestra de agradecimiento. Eso sí, siempre con serenidad de maestro Miyagi.

Cuando logramos alejarnos de la gente, Roberto jugó un rato con las plantas de un jardincito mientras me hacía preguntas sobre la zona, los restaurantes cercanos y el ambiente nocturno. La familiaridad con la que se dirigía a mí –otra gran admiradora– me hizo pensar en lo amigables que son sus vocales para el oído. Canciones como "Young, Latin & Proud" o "2º Día" bien podrían servir de ungüento para alivianar y sacar las malas vibras. Después de haber pasado una agradable media hora hablando con Roberto como compas cercanos, entramos en detalles y hablamos sobre el disco que lanzó el año pasado, Donald Trump, lo difícil que puede ser vivir en Nueva York, su amor eterno por los Tinsel Mammals y tres nuevas canciones que me encantaban y de pronto, sin avisar, borró del mapa.

Hablemos primero sobre Island Universe Story: Selected Works, ¿por qué decidiste hacer un disco de compilados?, ¿por qué esa inquietud?

Helado Negro: Esas canciones solo estaban disponibles en versión casete, y la idea vino un poco así porque la disquera me decía que "deberíamos hacer un vinilo, y meterle algo de lo que tienen tus shows, o lo que usas para hacer el performance". Como la música que trae el material solo estaba disponible en casete, por eso decidí incluirla.

Y en un principio, ¿por qué decidiste publicar esos track únicamente en casete?
En ese momento era un modelo paralelo al MP3, era algo bien accesible porque podías comprarlo bien barato. Además a varias personas les gusta tener el objeto físico de lo que les gusta, ¿no? Para mí, cuando busco algo de alguien que sea súper fan, ya sea su música o su arte, me parece importante tener algo de ellos.

¿Coleccionas cosas de otros artistas?
Sí, sobre todo vinilos. Antes tenía un montón pero tuve que dejar de guardarlos.

Y de todas esas cosas que coleccionas, ¿cuál es tu pieza de arte favorita?
No sé... es difícil. Bueno, mi esposa es artista y tengo un montón de cosas que ella ha hecho y son muy especiales para mí. También tengo algunas cosas de sus amigas, que también son artistas. Se trata de eso, ¿no? Tener objetos físicos que signifiquen mucho para ti.

Como he leído que son los Tinsel Mammals para ti. ¿Qué son?, ¿monstruos?
Sí... bueno, no, no son monstruos, porque esa palabra siempre se asocia con cosas malas, negativas. Son más como figuras abstractas que reflejan los movimientos de mi cuerpo. Cuando vas a ver un show en vivo, la música es solo un porcentaje, el espectáculo no se trata al 100% de estar escuchando. Yo estuve pensando bastante cómo hacer un poquito de todo y no solo confiar que la música le va a pegar a alguien cuando estás en el escenario. Puedes estar de malas un día y vas a ver algo y como que no... en un show estás viendo, pero también estás escuchando y todos los sentidos están prendidos. Cuando pones tu iPhone, o vas en en tu carro y pones la radio, sabes que estás dedicando ese momento a tus oídos, a escuchar y dejas lo demás afuera. Así que pensando en todo eso, vino la idea de los Tinsen Mammals y ya llevo haciéndolo casi dos años. Lo empecé hacer en el Vive Latino de hace dos años, ahí fue el primer show con ellos.

¿Cómo reaccionó la gente esa vez?, ¿cómo lo sentiste?
No sé, espero que bien. Pero luego, lo que pasó fue que hice como 80 shows en Estados Unidos y Europa. En ese entonces lo que hice fue buscar gente de cada pueblo o de cada ciudad –gente que no sabía nada de baile, solo eran voluntarios– y yo les enseñaba movimientos y así experimentábamos. Y ya, nos subíamos al escenario, sin que ellos supieran muy bien qué hacer. Así hacíamos el performance. Era increíble. Algunas noches era una locura, pero en su mayoría era una cosa increíble. Ya para el segundo año me dieron una comisión en un museo en Miami y con ese dinero pude trabajar con bailarines profesionales. Ahí ya empezamos a desarrollar algo completamente diferente. Aprendí mucho de eso, ahora estoy trabajando bastante con ellos, he hecho más de 80, 100 shows con gente profesional, que se dedica a eso.

¿Notaste un cambio? ¿Crees que el performance mejoró?
Bastante, es una cosa completamente diferente. También he aprendido bastante sobre mí haciendo los shows.

¿Los Tinsen Mammals se van a quedar para siempre con Helado Negro?
No sé, ojalá. Si se van no es mi culpa [ríe]. Para mí son algo sagrado, son espíritus preciosos, yo los guardo y ellos a mí. Y cuando están en el escenario conmigo me protegen y yo hago lo mismo con ellos. Es algo súper abstracto, pero eso es justo lo que me gusta. Ellos son algo bien mío, no sé, hasta yo lo veo y digo como, "¿qué estoy haciendo?". Me encanta, me hace sentir muy bien.

Entonces, con o sin los Tinsen Mammals, ¿crees que el performance es indispensable en los conciertos de Helado Negro? Es decir, ¿es una pieza complementaria y esencial en tu música?
Sí, definitivamente. El año pasado me surgieron varias oportunidades de abrir varios shows. Como a Sufjan Stevens. Logré presentarme en lugares que nunca pensé tocar, espacios con cuatro mil personas. Así que lo que hice fue escribir diez canciones nuevas, solo para tener nueva música, y la desarrollé en vivo. Yo siempre hago lo opuesto, primero grabo y escribo canciones y ya cuando el material está listo, aprendo cómo hacerlo en vivo. Esta vez fue diferente, y creo que además de aprender, eso me enseñó que el baile con música es una cosa bien natural, ¿no? Es como cantar. Tocar el piano, no es natural, tocar la guitarra tampoco. Cuando hablo con la gente que se dedica a bailar de manera profesional, hay un vínculo inmediato, no se necesitan palabras. Solo es necesario ver cómo se mueven los cuerpos cuando estás cantando y luego alguien más lo replica, es increíble, es como un efecto en cadena. Un año después de estarlo haciendo como que la cadena se me regresó y ahora que ya absorbí todo, veo las cosas de manera totalmente distinta.

Hablando de nueva música, hace un tiempo publicaste tres canciones nuevas: "Left Fingers", "Beber" y "Gold Rich Eyes", y luego, de la nada, de un día para otro, las borraste. ¿Por qué?
No sé, yo creo que ese es el poder que tenemos ahorita todas las personas que hacemos cosas creativas. Antes tenías que sacar todo, tener una estrategia y pensarlo todo muy bien porque una vez que lo lanzabas al mundo ya no lo podías quitar. Ahora ya no, ahora puedes poner algo y luego quitarlo y trabajar sobre eso y si quieres volver a subirlo o no. Yo creo que eso está muy bien.

Entonces esas canciones que estaban en tu SoundCloud pero que ya no, ¿eran una prueba?
No, es más como... yo en diciembre me mudé, estaba viviendo en un lugar en el que llevaba ya casi ocho años. Fue un proceso difícil porque movimos todo y yo estaba de gira y otras cosas, ¿no? El dinero y todo eso. Es muy difícil vivir en Nueva York. Todo es súper caro. El caso es que en el lugar nuevo no encontraba mucha inspiración, así que me puse a trabajar, para empezar a tener cosas para empujar al mundo. Por eso lo hice. Pero eso hizo algo, me dio chance de salir de ese bloqueo, me ayudó a despejar la mente. Entonces después de que esos tracks me ayudaron a refrescar mi cabeza, los bajé y los regresé a la casita [ríe].

¿Esos tracks van a ser parte de algún disco?
Yo creo que sí. Seguro van a ser parte de algo como la compilación de Island Universe Story, algo bien privado, sencillo, que no tiene mucha estrategia.

Regresando a Private Energy, tu último disco, ¿qué crees que lo definió?, ¿qué lo hace diferente a los demás?
Creo que me enfoque más en la letra de las canciones, la canción que saqué hace dos años, "Young, Latin & Proud", está incluido en este material. La mayoría de las canciones del disco son así, bastante personales pero que también hablan sobre lo que pasó en Estados Unidos el año pasado. Ahora la gente de allá está más enfocada en luchar contra lo que no les gusta y es algo de lo que hablo porque no se puede evitar, simplemente me salió. También los tracks hablan bastante sobre identidad.

¿Cuáles crees que sean las ventajas y las desventajas de ser joven y latino en los Estados Unidos?
Yo creo que todo es ventaja. Creo que los estereotipos es algo que la gente, o por lo menos yo, estoy intentando cambiar. Yo me tomé muy en serio eso de ser joven y latino, pero cada persona se va construyendo, claro, hay cosas que por ser de acá [Latinoamérica] tenemos similares, como la comida, la música, el idioma. Pero creo que eso no lo es todo, lo que me pasó con esa canción ["Young, Latin & Proud"] es que después de tocarla en shows en Estados Unidos, la gente a veces se sentía o identificada, o shockeada... esas son las reacciones que me di cuenta que causan esas tres palabras juntas. Pero creo que es un track que por lo menos sirve para crear conciencia de buscar, descubrir y ver qué más hay. El track es de eso mismo: no tienes que saber todo de tu cultura, ni de tu idioma, ni nada de eso, solo tienes que enfocarte en ti mismo y si eres eso, debes estar orgulloso.

¿Cómo se siente el ambiente en Estados Unidos con todo el racismo que ha difundido Donald Trump en los medios?
Yo creo que Trump sabe mucho sobre marketing, es mejor tener una reacción negativa a no tener nada. Si tienes unos cinco o seis amigos en tu círculo y uno de ellos habla sobre Donald Trump, ellos mismos van haciéndole propaganda. Él juega a eso.. ¿sabes? Nada más.

¿Y tu opinión personal sobre él?
Ese man no me inspira nada. Lo que dijo el año pasado de que los mexicanos son violadores y criminales, fue la misma semana en la que nosotros sacamos "Young, Latin & Proud", y yo no tenía ni idea que el man iba a decir eso. Mucha gente cuando escuchó el track pensó que era en contra de él, y sí, puede ser algo que puedes usar para ir contra de él, pero como te dije, Trump a mí no me inspira nada, ni tampoco para la gente latina. Él no tiene nada que darnos, por lo menos a los latinos, así que, ¿para qué darle importancia?

¿Cuál es la diferencia entre Roberto Carlos Lange y Helado Negro?
Son la misma cosa. Yo creo que Helado Negro es una forma que es parte de mi mente. Y también creo que todo lo que hago es parte de mi vida.


***


Sigue a THUMP Colombia en Facebook


¿Cuáles crees que sean las ventajas y las desventajas de ser joven y latino en los Estados Unidos?
Yo creo que todo es ventaja. Creo que los estereotipos es algo que la gente, o por lo menos yo, estoy intentando cambiar. Yo me tomé muy en serio eso de ser joven y latino, pero cada persona se va construyendo, claro, hay cosas que por ser de acá [Latinoamérica] tenemos similares, como la comida, la música, el idioma. Pero creo que eso no lo es todo, lo que me pasó con esa canción ["Young, Latin & Proud"] es que después de tocarla en shows en Estados Unidos, la gente a veces se sentía o identificada, o shockeada… esas son las reacciones que me di cuenta que causan esas tres palabras juntas. Pero creo que es un track que por lo menos sirve para crear conciencia de buscar, descubrir y ver qué más hay. El track es de eso mismo: no tienes que saber todo de tu cultura, ni de tu idioma, ni nada de eso, solo tienes que enfocarte en ti mismo y si eres eso, debes estar orgulloso.

¿Cómo se siente el ambiente en Estados Unidos con todo el racismo que ha difundido Donald Trump en los medios?
Yo creo que Trump sabe mucho sobre marketing, es mejor tener una reacción negativa a no tener nada. Si tienes unos cinco o seis amigos en tu círculo y uno de ellos habla sobre Donald Trump, ellos mismos van haciéndole propaganda. Él juega a eso.. ¿sabes? Nada más.

Publicidad

¿Y tu opinión personal sobre él?
Ese man no me inspira nada. Lo que dijo el año pasado de que los mexicanos son violadores y criminales, fue la misma semana en la que nosotros sacamos "Young, Latin & Proud", y yo no tenía ni idea que el man iba a decir eso. Mucha gente cuando escuchó el track pensó que era en contra de él, y sí, puede ser algo que puedes usar para ir contra de él, pero como te dije, Trump a mí no me inspira nada, ni tampoco para la gente latina. Él no tiene nada que darnos, por lo menos a los latinos, así que, ¿para qué darle importancia?

¿Cuál es la diferencia entre Roberto Carlos Lange y Helado Negro?
Son la misma cosa. Yo creo que Helado Negro es una forma que es parte de mi mente. Y también creo que todo lo que hago es parte de mi vida.

***


Sigue a THUMP Colombia en Facebook