Cómo la música electrónica convirtió a Kanye West en un súper humano
Image via Youtube.

FYI.

This story is over 5 years old.

Cómo la música electrónica convirtió a Kanye West en un súper humano

La voz de Yeezy nunca es tan buena como cuando usa tecnología y el apoyo de productores de avant-garde.

Cuando Kanye West estaba promocionando Yeezus, sus entrevistas se convirtieron en una manifestación improvisada sobre su propio valor como diseñador de moda. Él necesitaba de la "infraestructura" para lograr sus sueños. Uno de los puntos que él siguió señalando a desconcertados DJs de radio y periodistas fue la dificultad que enfrentó cuando quería hacer el giro de productor a rapero. Fue firmado por Roc-A-Fella en el 2000 como productor, sobresaliendo al realizar gran parte del clásico instantáneo de Jay Z, The Blueprint, en el 2001. Pero él no había terminado. No satisfecho con hacer éxitos para personajes como Janet Jackson y Alicia Keys, Kanye quería estar en el otro lado de la consola mezcladora. Dame Dash (co-fundador de Roc-A-Fella) eventualmente firmó a Kanye como rapero a inicios de la década del 2000, un movimiento supuestamente hecho para mantener a Yeezy y sus talentos como productor en el sello.

Publicidad

El resto es historia, una maniaca linea del tiempo llena de fallidos pilotos de comedias, colaboraciones fallidas y una desconcertante apología a Cosby, pero hay algo que resalta de esos primeros pasos. La historia de un productor de discos tan bueno que los ejecutivos estuvieron dispuestos a convertirlo en rapero sólo para no perderlo.

El sampleo siempre es un ancla para generar conversaciones con Kanye West el productor y su relación con el mundo de la música electrónica. Mayormente, Kanye ayudó a encender de nuevo el fuego de una producción que los cabezas del hip-hop amaban. Entrecortadas secciones de Chaka Khan, ganchos triunfales de Lauryn Hill y los suaves tonos de Marvin Gaye, todos bien definidos en sus primeros discos, le dieron al sonido de Kanye una calidez y familiaridad que encajaba con sus engreídas pero encantadoras letras.

Conforme sus ambiciones musicales se expandieron en el 2007, también lo hizo su paleta con "Stronger", el sencillo principal de Graduation, aterrizando en un rico resplandor fosforescente. Tomando un sampleo de "Harder, Better, Faster, Stronger" de Daft Punk y cubriéndolo con vocoder, llegaba la primera producción de Kanye que se situaba firmemente en los bordes de la electrónica. Los sintetizadores se sacudían contra un patrón de ritmo 4/4 y el corte sampleado se convirtió en una clase de mantra basada en el mandato de Nietzsche: "Lo que no lo mata lo hace más fuerte."

Publicidad

La canción es increíblemente emblemática sobre lo que las herramientas digitales de producción y las influencias le han dado a Kanye, la oportunidad de sonar como un súper humano. Igual a lo que sugiere la portada de Graduation, el disco se estaba levantando y dejando la tierra. Aunque pudo haber tomado 75 mezclas diferentes, 8 ingenieros en audio y 11 ingenieros de mezcla, esta canción suena como un renacimiento cinemático. La salida, un épico breakdown de sintetizadores cortesía de Mike Dean, es el sonido de un artista de rap abriendo un nuevo cofre del tesoro con armamento y con un montón de nuevas posibilidades. En muchas formas, el maximalismo y la vulgaridad de Stronger en comparación con lo que ofrecía otros temas dance de Ye, es un testamento sobre qué tan emocionado estaba. Llegando antes de pasar sus días paseando por líneas de tiempo para obtener productores; "Stronger" podría verse como el sonido de Kanye enfrentándose con el propio equipo del estudio.

En términos de hardware, ninguna herramienta ha jugado un papel tan importante en el desarrollo artistico de Kanye como el Roland TR-808. Además de jugar un papel titular en 808s & Heartbreak del 2008, la máquina de percusiones lo ayudó a generar un nuevo minimalismo electro pop que redirigió el curso de toda su carrera, y del hip hop. Inspirado por el drama gótico de luminarias del pop de los 80s como Gary Numan, así como del compositor y multi instrumentalista Jon Brion, Kanye adoptó un acercamiento esencialista al grabar el LP. Más allá de las triunfantes yuxtaposiciones de un plano y distorsionado panorama de sonido con emocionantes ritmos tribales y melodías épicas, la entrega de Kanye al autotune en este LP le dio un mayor control sobre el instrumento que define sus mayores esfuerzos sintéticos: su voz.

Publicidad

Cuando le preguntó sobre el autotune el notorio locutor de radio de la ciudad de Nueva York, Charlamagne Tha God, Kanye dijo que lo usa porque le permite a su voz hacer cosas que de otra forma no podría. Una respuesta simple, pero captura el poder que él sostiene en su relación con la música electrónica. Tomo como ejemplo "Hold On", un sencillo de el presidente de G.O.O.D. Music, Pusha T, de su álbum del 2013, My Name Is My Name. La contribución de Kanye aquí no está acreditada porque él no está proveyendo algo más allá de instrumentación. Su voz, distorsionada y transformada por el autotune, hace el juego de sintetizador, ondulando por todo el beat para darle un toque extra de drama.

En el periodo previo a 808s, Kanye declaró a un panel que autotune fue "La cosa más divertida de usar". El cambio estilístico señaló el inicio de una relación con la nueva tecnología que continúa siendo central en su sonido. El crescendo rompe corazones en "Runaway" del 2010, la satisfacción del silencioso "Only One" del 2014 y las heladas llamadas de advertencia de "Wolves" en el 2014; son un computarizado llanto que ha venido a definir el sonido de West y marca quizá uno de los más parejos y duraderos matrimonios entre el hip-hop y la instrumentalización experimental. El reencuadre de la voz de Kanye como un "instrumento" ha permitido que las líneas entre dos mundos se borren más allá de lo reconocible. Cortes como "Guilt Trip" del 2013 y "Fade" del 2015, la última con un sampleo de "Mystery Of Love" de Mr Fingers de 1985, pisan la línea entre el rap y la música instrumental. Las letras toman el asiento trasero y el paisaje sónico se vuelve el centro de atención.

Publicidad

A pesar de siempre comprometerse con nuevas fronteras a través de sus propias producciones, Kanye ha hecho una fuerte relación con otras figuras de la música electrónica que han transformado las respectivas carreras de todos. Sin olvidar a Hudson Mohawke que oficialmente ha firmado con G.O.O.D. Music como productor después de su trabajo en la compilación Cruel Summer del sello en el 2011. La lista de personal en este disco es mucho para digerir pero es el producto de un curador a puro pulso. El trabajo de HudMo en "Mercy" aún golpea fuerte cuatro años después y cuando TNGHT estaba en la cima de sus poderes, su feroz rework de "Cold" del 2012 fue tan galvanizante que Kanye hizo un cameo en su íntimo show en Brooklyn. Las salvajes trompetas de TNGHT aparecieron posteriormente en Yeezus, para darle su tormentoso clímax a "Blood On The Leaves" del 2013.

El maximalismo directo que HudMo proveyó fue precisamente lo que Kanye necesitaba. Como artista y como figura pública, Ye puede ser culpable de exageraciones: tratando de tener 5 diferentes puntos filosóficos a lo largo de una oración mientras también, de algún modo, vincula de nuevo las cosas con el precio de la seda. Eso sin decir que sus puntos son inútiles, pero la emoción necesita racionalizarse, lo cual es precisamente lo que HudMo fue capaz de proveer, entre otras cosas. El logro acumulativo de Yeezus es la canalización de la abrumadora frustración y los conflictivos deseos personales en un simple sonido. Desde entonces, el nombre de HudMo ha aparecido en los créditos de otros pesos pesados como Drake y, a pesar de ser melindroso con sus clientes, se ha vuelto uno de los más distintivos y buscados por figuras en la cima de la producción de rap. Su veloz estilo ha hecho el camino para colaboraciones como "Attak" de Rustie y Danny Brown del 2014, ampliando los márgenes de la "música rap" y haciendo puentes en la brecha entre el happy hardcore de Glasgow y la música club de Chi-town.

Publicidad

Con Hudson Mohawke a cuestas, las ahora legendarias sesiones de Yeezus en París vieron a Kanye operar una política de contratación mucho más amplía que en sus anteriores esfuerzos, convirtiendo el disco en una plataforma para un nuevo elenco de subversivos talentos. Evian Christ fue sacado de su vida como profesor de prácticas y llevado a París para proveer las dentadas puñaladas y segmentos vocales de "I'm In It", el cual le presentó al mundo sus igualmente estridentes pero fascinantes ofertas para Tri Angle. El DJ de techno Gesaffelstein atado a una colaboración con Daft Punk en "Black Skinhead" y "Send It Up", un movimiento que lo elevó al estándar profesional de Banglater y Homem-Christo. Quizá el más dinámico alumno de Yeezus fue Arca, que con sus deconstrucciones experimentales de trap y electrónica sólo ha aparecido hasta ahora en los estantes de UNO NYC. De pronto, su distintiva raza de traqueteos cerebrales y pinchazos agudos estuvo presente en la mitad de los tracks del álbum de hip-hop más comentado del año.

Las contribuciones de estas voces jóvenes y únicas fueron la maquinaría para Yeezus. Mientras su trabajo en el disco elevó su perfil, no están sólidamente definidas por lo que dieron a Kanye West. Lo que hicieron fue mucho más que sólo transformar los beats para su aprobación. Así como el autotune dió forma a 808s & Heartbreak y ofreció una articulación sónica de los temas del disco de dolor y pérdida, las ambiciones sin límite de estos productores avant garde probaron ser exactamente lo que Kanye necesitaba en Yeezus, una producción furiosa y alienígena para una álbum que desafió el status quo. Es el disco definitivo en términos de esfuerzos alternativos al dance porque es la mayor realización de cómo las texturas digitales dan poder a su voz. Podrías mirar todas las entrevistas, leer todas las letras y estudiar cada pixel de la cuidadosamente calculada portada, pero hasta que oyes el intenso sintetizador que abre "On Sight", no puedes entender la sinergía lo suficiente. Yeezus es rabia con la máquina.

Los productores que trabajan con Kanye raramente hablan del proceso. Los pesimistas pueden decir que es porque está ocultando una ausencia de involucración, cubriendola con misticismo y enigmas, que él tiene un equipo de generadores de gustos dándole todo lo que necesita para seguir formando parte del espíritu de la época. Pero si haces un análisis de su relación con la música electrónica contra los temas personales en cada disco, entonces puedes ver como se agrega su compromiso con la experimentación. Desde el sobre emocional uso de hilo dental intergaláctico de "Stronger" hasta el las texturas ambientales de "Wolves", él es un colaborador en el sentido más real de la palabra. La música electrónica ofrece a Kanye exactamente lo que él siempre ha peleado, libertad. Cuando él puede editar y modificar sin limitaciones, al menos sónicamente, omnipotente. Él mira hacia abajo a los simples mortales, con su visión, ajustando hasta que el mensaje sea más claro de lo que podría ser a través de sus palabras. Mostrando su alma a través de un cable.

Sigue a Duncan en Twitter.