Investigadores mexicanos descubrieron que las frambuesas pueden curar el tabaquismo

Dos investigadores mexicanos estudiaron durante años las propiedades ansiolíticas de la frambuesa y desarrollaron una nueva —y natural— cura para el tabaquismo.
22.11.16

"El factor de riesgo número uno, conocido y evitable, para el desarrollo de cáncer es el tabaquismo, responsable de por lo menos el 30 por ciento de todos los casos de cáncer", me dijo el doctor Zinser Sierra, miembro del Consejo Mexicano Contra el Tabaquismo.

Según sus datos, cada año en México se diagnostican a 16,408 personas con algún tipo de cáncer relacionado al tabaquismo, considerado uno de los principales causantes de los 15 tipos de cáncer. Por desgracia, ni las cifras ni las imágenes mórbidas de pulmones necrosados en las cajetillas de cigarrillos nos asustan, y los adictos a la nicotina siguen fumando, a pesar de conocer las consecuencias.

LEER MÁS: La razón científica por la que no puedes dejar de beber

Como sucede con cualquier adicción, dejar de fumar es muy difícil para la mayoría de los adictos. Muchos han intentado todo: parches, chiles, cigarros electrónicos…pero los resultados no han llegado; las recaídas sí.

Sin embargo, esto puede cambiar pronto.

Publicidad

Un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) estudió las propiedades de las frambuesas para reducir los deseos de fumar y desintoxicar tu organismo del apestoso cigarro. Encontraron que si consumimos 2 kilos y medio de frambuesas al día, podemos despedirnos, para siempre y sin dolor, del vicio.

raspberry

Ok, es excesivo. A nadie le gustan taaaanto las frambuesas como para comerse 2 kilos y medio; pero por fortuna otros dos innovadores mexicanos crearon el producto perfecto: un suplemento alimenticio con extracto de frambuesa.

Alfonso Atitlán Gil, investigador del Instituto de Ciencias de la Salud de la UAEH y el Doctor Santiago Filardo Kerstupp, investigador del Área Académica de Química en Alimentos, trabajaron la idea de la frambuesa como agente ansiolítico (inhibidor de ansiedad), y los resultados fueron positivos.

LEER MÁS: Por qué el azúcar debería de ser tratada como droga

Alfonso Atitlán lleva 15 años estudiando las adicciones y posibles modelos de prevención en jóvenes; y desde hace 10 años trabaja en la terapéutica del tabaquismo. Decidió hacer su tesis de doctorado bajo la tutela de Ricardo Peréz Pasten-Borjaevaluando un extracto de frambuesa que Santiago Filardo había conseguido previamente. Después de documentar todo en su tesis doctoral e incluir otros estudios que respaldan las propiedades ansiolíticas de esta fruta y sus hojas —además de que contienen grandes cantidades de polifenoles que funcionan como antioxidantes— concluyó que todos estos elementos en conjunto hacen que se module el estrés oxidativo provocado por las sustancias tóxicas del tabaco, creando una regeneración de la membrana celular de un fumador.

La sustancia activa responsable es el ácido elágico, encargado de arrastrar la nicotina de la sangre hasta los órganos de desecho, los cuales posteriormente expulsan las toxinas a través de las heces fecales.

Publicidad

En 2010, Alfonso Atitlán publicó su libro, Tabaquismo: peligro ambiental, en donde recupera todos los antecedentes bibliográficos del tabaquismo hasta finalmente tener un capítulo que explica cómo se llevó a cabo la investigación de la frambuesa, la experimentación en ratones y, hasta 2012, en humanos.

LEER MÁS: La adicción al café es culpa de los genes

Después de los éxitos obtenidos, se desarrolló el polvo de frambuesa de grado farmacéutico gracias a la empresa TRIBOMEX, (filial de GRANDING INTERNATIONAL de México, con sede en Cuernavaca): el Kinobind, hecho además con zeolita (un mineral de origen volcánico con alto poder detoxificante y antioxidante). "Experimentamos con individuos no fumadores que usaron este producto de frambuesa y zeolita y los llevamos a tal nivel de modulación oxidativa que mostraron mejores resultado de salud que una persona aparentemente sana", me contó Alfonso.

El producto se consume como cualquier vitamínico: 5 gramos por día, y se empiezan a ver resultados al día 14. Alfonso pretende que funcione como un tratamiento completo, pero, dice, debe de ir acompañado de un tratamiento psicológico."El tabaquismo se entiende como una enfermedad adictiva y la adicción no la genera únicamente la nicotina", dice. "Una persona que ya lleva mucho tiempo fumando también tiene una adicción psicológica".

El producto aún está en la etapa de desarrollo de mercado, así que aún no lo encontramos en tiendas, pero pronto se comercializará, y se anunciará como una nueva promesa para curar el tabaquismo de forma natural. ¿Algún interesado?