china

Cómo celebrar el Año Nuevo Lunar en China

Para la víspera de Año Nuevo, el gran día de la fiesta, estoy 265 kilómetros al norte en Nanxun, una pequeña y antigua ciudad de agua decorada con canales y calles empedradas.

por Clarissa Wei
10 Febrero 2016, 1:00pm

Hace apenas un par de semanas, me uní accidentalmente a la mayor migración humana en la Tierra: había comprado un boleto de tren en medio de la temporada de mayor actividad del año en el país más poblado del mundo, careciendo de la previsión de reservar antes de la gran fiebre. Hipnotizada por la gran cantidad de seres humanos en tránsito, me senté allí en mi maleta en la estación de tren de Shanghai y observé.

Imagínate a toda la población de los Estados Unidos tomando y abarrotando trenes en el transcurso de un mes. Esto es lo que ocurre cada año en China, conforme millones de chinos, (específicamente 332 millones de ellos) migran a casa justo a tiempo para las festividades del Año Nuevo Lunar. Este número es solo de los pasajeros del tren; se espera que se hagan 2.9 mil millones de viajes de y hacia China específicamente. Ese número supera, de hecho, a la población del país, ya que incluye a las personas que vienen de lugares vecinos, como Malasia, Singapur y Taiwán. Para muchas personas, la celebración de 15 días repleta de alimentos y simbolismo es el único momento del año en que pueden ver a su familia.

box-full-of-food-gifts_24251047093_o

Cajas de comida de regalos para celebrar el Año Nuevo Lunar chino. Todas las fotos del autor.

Hay un dicho chino que se dice por todas partes con frecuencia durante este tiempo: ren shan ren hai, o "gente de montaña, gente de mar". En la estación de ferrocarril de Hongqiao de Shanghai, eso es precisamente lo que pasó.

Nunca he visto tanta gente reunida en un solo edificio. Es una enorme masa de cabello negro, maletas, cajas llenas de alimentos. Las personas aprietan fuertemente parcelas de mandarinas y productos alimenticios sellados, desde patos enteros hasta muslos de cerdo enteros. Las mandarinas y las naranjas, debido a su redondez, simbolizan la unidad dentro de la familia. Los pasteles de arroz recién preparados (populares en el sur de China) son grandes regalos. La frase para pasteles de arroz en chino es nian gao, y la declaración correspondiente es nian nian gao gao, que significa "para avanzar en años y virtud".

homemade-sausages-at-nanxun_24784681221_o

Salchichas hechas en casa por Nanxun.

Estoy enamorada de todo porque, como estadounidense de ascendencia china, nunca tuve que esforzarme tanto para llegar a un banquete, ni tampoco los platillos en mi mesa tenían algún significado profundo. El Año Nuevo Lunar en Los Ángeles significaba una cena sencilla en casa con mamá y papá. Herviríamos una olla grande de carne, verduras y albóndigas de pescado en caldo; mi hermano y yo obteníamos un sobre de color rojo lleno de dinero, y con eso terminábamos. Nunca tuve que pasar entre una masa de gente para ir a casa o preparar cualquier cosa desde cero. El hogar Wei es muy perezoso.

Parecía que este año tal simplicidad simplemente no funcionaría en China. Durante la semana siguiente, tomé un gran total de tres trenes y dos autobuses para cenar con dos familias separadas que harían todos los platillos desde cero.

sherrys-grandmother-at-jinhua_24851811356_o

La abuela de Sherry en Jinhua.

La mayor fiesta de las fiestas lunares es en la víspera del Año Nuevo. Este año, esta fecha cayó el 7 de febrero. Los preparativos para ella comienzan con una semana de antelación. Dos días antes del gran día, estoy en Jinhua, una pequeña ciudad en la provincia de Zhejiang, a 326 kilómetros al sur de Shanghai. Los lugareños Sherry Zhen y su familia me invitan a su casa para una tarde de preparación y de inmediato observó partes de todo un cerdo esparcidas alrededor de su patio. El vientre del cerdo se marina con salsa de soya y se tiende para secar. La piel de pescado se sala y se seca. Un recipiente de plástico lleno de agua se encuentra en la esquina. Me asomo y veo a dos peces vivos moviéndose en el interior. El pescado es una necesidad; el pescado es yu en chino, y el dicho es nian you yu, "abundancia año tras año". En el interior, en la mesa de la cocina, las albóndigas caseras se sientan en un recipiente grande, cortesía del tío de Sherry. "Las albóndigas son redondas, o yuan", explica Sherry. El dicho es tuan tuan yuan yuan que significa "unidad familiar".

sherrys-house-pig-parts-fish_24784764541_o
Cerdo y pescado en la casa de Sheery.

Observo toda la comida con envidia. Mi familia perdió una gran cantidad de nuestras tradiciones culinarias cuando mis padres se trasladaron a los Estados Unidos desde Taiwán. Ninguno de nosotros sabe cómo hacer una salchicha, un pliegue de wonton, o secar un pedazo de carne de cerdo. Pero en la casa de Sherry, lo opuesto es verdad.

Generaciones enteras comienzan a llenar su casa; todos tienen el próximo par de semanas libres. Conozco a la tía, el padre, el tío, la abuela y la madre de Sherry. Comenzamos a envolver wontons desde cero. Ésta es una tradición de muchas familias del sur de China. En el norte, las albóndigas son la norma. Los wontons y las albóndigas parecen lingotes de oro, y se cree que cuanto más comes en el Año Nuevo, cuanto más próspero serás. La abuela comienza todo, pero la quitan rápidamente porque la familia tiene miedo de que, a sus 91 años de edad, se exceda demasiado.

Su madre y su tío comienzan a picar carne, a condimentar, cocinar y saltear sabrosos pasteles de arroz. Me dicen con orgullo de dónde se abastecen. El cerdo es un regalo de un compañero de trabajo; los pasteles de arroz se hacen de una ciudad vecina; las pieles de wonton son cortesía de un amigo de la familia; y las verduras las plantan ellos mismos. Cuando se trata de cocinar en casa, los chinos son muy conscientes de dónde vienen sus alimentos. Este es un país donde los mercados de verduras y carne siguen siendo la norma, y todo el mundo tiene una opinión sobre qué proveedor es mejor.

jinhua-wonton-making_24851841876_o

Doblando wontons.

Para la víspera de Año Nuevo, el gran día de la fiesta, estoy 265 kilómetros al norte en Nanxun, una pequeña y antigua ciudad de agua decorada con canales y calles empedradas. Unos parientes lejanos invitan de última hora a mi amiga Christine Liu para pasar la gran fiesta allí. Ella les pregunta si puedo ir, y dicen que sí.

Es una comida espectacular que comienza con 15 platillos y termina con la olla caliente. Todo está hecho desde cero. El simbolismo está en su punto más alto. La raíz de loto se rellena con arroz pegajoso. Al cortar aparte una flor de loto, es fibrosa, como la textura de la okra. La frase ou duan si lian acompaña a ese fenómeno. Significa que aunque una raíz de loto puede romperse, la fibra permanece unida. Metafóricamente, es un símbolo de cómo una unión familiar no se romperá a pesar de la separación.

nanxun-water-town_24251216583_o

El agua del pueblo de Nanxun.

Después, las albóndigas se hacen con huevo, que simboliza el oro y la fortuna. Un pescado entero es representativo de la abundancia. El camarón es el sonido de la risa. Un montón de huevo guisado está sobre la mesa; de nuevo, la redondez significa unidad. Los rollitos de primavera son apropiados debido a que el Año Nuevo Lunar se trata de marcar el comienzo de la primavera, y el postre es arroz de ocho tesoros (ba bao fan) envasado en un recipiente. Su forma le recuerda a la familia la palabra "plenitud", una esperanza para el próximo año y quizás más apropiadamente, el descriptor perfecto para lo que estaba sintiendo después de la fiesta.

spring-roll-nanxun_24877891645_o

Rollos primavera.

Después de la cena, nos amontonamos en la sala para ver New Year Gala de CCTV, el programa de televisión más visto en el mundo, con una audiencia de más de 700 millones de personas. Su público es casi seis a siete veces mayor que el del Super Bowl. Esto me recuerda una vez más la inmensidad de China y de cuántas fiestas simultáneas se están celebrando en todo el país. A la medianoche, y durante las siguientes tres horas después, me despierto constantemente porque la ciudad suena como si estuviera siendo bombardeada. Miro por la ventana para ver los fuegos artificiales y petardos.

De repente extraño mucho mi casa. Claro, este Año Nuevo Lunar es el más elaborado que he experimentado y marca mi primera vez en China. Nunca he consumido tanto simbolismo en una sola sesión. Es el sueño de un escritor de alimentos.

stewed-egg-nanxun_24784487181_o

Huevos cocidos.

Pero falta algo.

Le envío un mensaje a mis padres, que están en Los Ángeles, para desearles un feliz Año Nuevo. En cuestión de segundos, mi padre me envía un enlace. Hago clic: Es un sobre rojo digital lleno de dinero.

Me siento mejor, inmediatamente.
boy-walking-around-with-lanterns-in-nanxun_24851799886_o

Clarissa Wei está actualmente de mochilazo por todas las provincias de China. Planea comerse todo el país por sí sola. Sigue sus aventuras en Facebook.