FYI.

This story is over 5 years old.

FIGHTLAND

Crónica de una victoria y una derrota anunciada: ¿Qué sigue para “GGG” y “Chocolatito”?

Los pronósticos a favor de Gennady Golovkin y Román González se cumplieron pero no completamente libres de incertidumbres.
12.9.16
Foto: Joe Camporeale-USA TODAY Sports

La teoría nos dijo que Gennady "GGG" Golovkin y Román "Chocolatito" González ganarían sus respectivas peleas —la del kazajo en Londres ante Kell Brook y la del nicaragüense en Los Ángeles ante Carlos Cuadras—; lo que no nos dijo fue la manera en que lo llevarían a cabo y la pasión que desbordarían entre los fanáticos al verse ganadores y mantener el invicto.

Vayamos primero con el compromiso de Golovkin, quien dejó muy claro por qué "Canelo", Oscar de la Hoya o quien haya resultado responsable, prefirió renunciar a su cinturón mediano en lugar de verse cara a cara con el terror de dicha división.

Publicidad

Si bien es cierto que Golovkin tuvo enfrente a un contrincante de cuidado, tampoco podemos negar que el respeto de Kell Brook provenía por sus actuaciones en la división de los wélter. En efecto, el inglés se presentaba a la O2 Arena con un récord invicto y siendo el campeón wélter de la FIB, pero sobre todo con la engañosa certeza de que podría lograr una hazaña sólo reservada, hasta el momento, para los verdaderos grandes del boxeo: Brook buscaría convertirse en el primer campeón de las 147 libras en ganar un campeonato del mundo en la división de los medianos. Como era casi lógico, la hazaña jamás estuvo cerca de realizarse —por más que el público festejó cada combinación que conectó sobre la muralla de Kazajistán— y el británico pagó caro la derrota al llevarse una fractura en el orbital del ojo derecho.

La diferencia de peso fue el factor más obvio en la contienda, pero si hay algo que rescatar además de mencionar, una vez más, que Golovkin tiene un terrible poder en ambas manos —por momentos reminiscente de Roberto Durán— es que nos ofreció parte de la respuesta a una incertidumbre que muchos no hemos preguntado desde hace unos meses: ¿Qué tantas posibilidades tiene Saúl Álvarez de derrotar a Golovkin? A juzgar por la forma en que se vio el kazajo la noche del sábado, me atrevería a decir que muchas.

La velocidad de Kell Brook incomodó a Golovkin en algunos instantes; fugaces pero valiosas combinaciones que destacaron el casi inexistente movimiento de cintura y cabeza del campeón defensor. Se le vio extremadamente lento, sí, con mucho poder en cada uno de sus embates pero a ratos torpe y con los pies mal posicionados. Si Brook hubiese sido un boxeador mediano nato, la contienda habría sido mucho más interesante y, por qué no, hasta la más difícil en la carrera de "GGG". Pero como el hubiera no existe tenemos que conformarnos con las muchas o pocas señales extraídas de combates un tanto predecibles para poder formular no una hipótesis, sino una teoría sobre quien se alzaría con la victoria entre "Canelo" y Golovkin.

Publicidad

¿Quién es el siguiente en la lista? Saúl Álvarez, quien seguramente mantendrá su paso demoledor este sábado cuando apalee a Liam Smith. Se rumora que esta vez el equipo de "Canelo" buscaría llegar a un acuerdo con Golovkin pero ese cuento ya no lo sabemos, y al final de cuentas saldrá un nuevo contendiente dispuesto a recibir sus cinco minutos de fama —y poner su físico en riesgo— al intentar destronar al kazajo.

El "Chocolatito" se derritió ante Cuadras

El problema no fue el resultado, sino el puntaje en las tarjetas. La pelea fue complicada, cerrada, emocionante, ambos incesantes e impulsados por el deseo de la victoria. Román "Chocolatito" González dominó la mayoría de los primeros episodios y unos cuantos en la parte final, Carlos "Príncipe" Cuadras cerró de mejor forma la contienda y calló muchas bocas (me incluyo) con su dignísima actuación; así es como lo verdaderos campeones mexicanos pelean.

En un principio González se vio más preciso con sus golpes, lanzaba menos pero conectaba casi todas sus combinaciones. Pero conforme los impactos de Cuadras cobraron efecto en el cuerpo del nicaragüense y los asaltos transcurrían en una división ajena, el mejor libra por libra perdió puntería y hasta parte de la estética por la que se ha caracterizado en toda su carrera profesional. Cuadras se comportó a la altura del tres veces campeón del mundo y le dejo bien claro desde el principio que sólo un nocaut acabaría con la defensa de su cinturón —hecho que merodeó a ratos pero nunca con tanta presencia—.

Foto: HBO Boxing

Para el final del pleitazo nadie sabía a ciencia cierta quién sería el ganador. Si el anunciador hubiese decretado a Cuadras como el ganador, nadie se habría sorprendido. Su entrega fue merecedora de una defensa exitosa más, pero existe algo en el boxeo profesional con el que todos, desde los entrenadores hasta los jueces, están obsesionados: el récord invicto.

El "Chocolatito" no sólo busca mantenerse en ceros y hacerse del cinturón súper mosca del CMB, también tenía en mente erigirse como el primer boxeador nicaragüense en ganar títulos en cuatro categorías diferentes. Lo consiguió pero no de la forma que nos habría gustado, es decir, con controversia. Tal vez si la ventaja hubiese sido de uno o dos puntos, máximo, Twitter no habría sido invadido de tanta ira. Lo mejor que Román González puede hacer para limpiar su reputación (manchada por terceros) es otorgarle la revancha a Carlos Cuadras y demostrar que no necesita la ayuda de los jueces. Una vez finalizada esta pesadilla, tendrá que saldar cuentas con otro peleador azteca: Juan Francisco "Gallo" Estrada.