FYI.

This story is over 5 years old.

preolímpico concacaf

Río 2016 y su preolímpico, la obligación no atendida en México

Mucha Copa Oro, mucho 'Piojo' y mucha Confederaciones. Pero para revalidar la medalla de oro en Juegos Olímpicos habrá que ganar el preolímpico de CONCACAF, el cual muchos están menospreciando.
17.9.15
Foto: Getty Images

El debate ha estado abierto desde el año de 2012. ¿Cuál es el logro más importante en la historia de la selección mexicana? ¿La Copa Confederaciones de 1999, los Mundiales Sub 17 de 2005 y 2011 o la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Londres?

Los cuatro triunfos de México han llenado de gloria al futbol y sería bastante injusto señalar cuál está por encima del otro en la escala piramidal. En un país sin muchos logros en el deporte más popular para la población, cualquier triunfo siempre debe estar presente para al menos, igualarlo en un futuro.

Publicidad

La medalla de oro en Londres fue un parteaguas para nuestro deporte. Aquella generación llegaba a los Juegos disminuida por las negativas de Carlos Vela, Javier Hernández y Guillermo Ochoa para integrarlas. El fracaso en la Copa América de Argentina y el escándalo que se vivió con las prostitutas de Quito habían enrarecido un proceso que no tenía tan buen futuro pese al triunfo en el Esperanzas de Toulon que se había ganado unos meses antes.

Asistir a unos Juegos Olímpicos tiene la misma importancia que un Mundial, y con todo respeto, mayor que ir a una Copa Confederaciones. Deportivamente, más no económicamente, siembra a futuro las bases de las reestructuraciones normales de una selección, ese cambio generacional que se requiere en cualquier selección sea top o no.

México ha enfocado en el último año, todas sus fichas a participar en la Copa Confederaciones de Rusia en 2017. No se sabe si iremos al Mundial, pero al torneo previo tenemos que estar. El factor dinero mueve los intereses del Tri, hablarlo una vez más termina por cansar. Ir al torneo es muy positivo para llenar las arcas y para exponer mundialmente al equipo como el campeón de la región y codearse con los mejores a un año de la Copa del Mundo.

Pero, entre tanto 'Piojo', Copa Oro, Copa América y Copa Confederaciones, nos hemos olvidado que en unos meses se jugará el preolímpico donde el Tri se juega su pase a Río de Janeiro 2016. Fracasar hará imposible revalidar la medalla de oro que se ganó hace cuatro años y la posibilidad de igualar, sin competir, uno de los logros más importantes de la historia de nuestro deporte.

Publicidad

Hay que recordar que la Copa América de Argentina en 2011 se "desperdició" por una obligación de CONCACAF a México para que existiera un fogueo alrededor del equipo preolímpico que en 2007 fracasó en sus intentos por ir a los Juegos Olímpicos de Beijing. A lo mejor se olvida, pero ese preolímpico fue el que dejó fuera de la selección a Hugo Sánchez en un proceso que caminaba correctamente rumbo a Sudáfrica 2010.

Entonces, si antes se le daba tanta importancia, ¿por qué ahora no? Pareciera que el boleto a Río este asegurado y no es cierto. El preolímpico a efectuarse en Estados Unidos, tiene al Tri en el grupo de la muerte junto a Costa Rica, Honduras y Haití (el mismo que eliminó al 'Hugo-team' en el previo a Beijing) donde calificar al menos a la fase de semifinales no será nada sencillo.

El ridículo fracaso del Tri en el preolímpico rumbo a Beijing.

Acá no hay obligación de jugar bien. Hay obligación de ganar. No es imperativo ser campeón del torneo, lo es llegar a la final. Dos boletos para ocho, eso se pide. Antes, no parecía complejo ganar el pasaje, pero hoy, con el crecimiento de los países centroamericanos y caribeños, así como la soberbia mexicana que se sigue presentando cuando se juega contra rivales de CONCACAF, no se piensa en una eliminatoria fácil. Es un presagio de lo que unos meses se encontrará la selección mexicana mayor en el cuadrangular, y si todo sale bien, en el hexagonal.

Publicidad

El camino rumbo a este preolímpico que se jugará a partir del 1 de octubre, está lleno de errores y decisiones completamente estúpidas. Dentro de la lista que Raúl Gutiérrez entregó, la base del equipo está con futbolistas de Chivas en un primer plano, y Pachuca en un segundo.

Al no ser una fecha FIFA, los equipos no están obligados a soltar a sus futbolistas para el torneo. En el caso de Guadalajara, solo pretenden dar a uno de los seis convocados por el 'Potro'. Increíble.

Mientras Pachuca también ha intentado 'negociar' con la FMF que no le quiten a sus cuatro convocados. Y ahí entra la duda, ¿qué no la selección mexicana debe ser prioridad para los hombres que manejan el futbol en nuestro país?

Si, sabemos que Chivas se juega el descenso y que el futbol, aunque muchos no lo quieran entender, es un negocio de los dueños de la pelota. La FMF no está afiliada a CONADE, por lo que el deporte es independiente al órgano gubernamental. Si Guadalajara desciende, el dinero que Jorge Vergara perderá es mayúsculo. Entendido esto, podría caber un dejo de razón en que el Rebaño no preste a sus futbolistas, pero entonces, ¿para qué manejar ese discurso de enaltecer a las selecciones nacionales?

Hoy las miradas de todos están puestas en darle todo su apoyo a Ricardo Ferretti, en ganarle a Estados Unidos en octubre y en encontrar pronto al mejor entrenador disponible para la selección mayor cuando el 'Tuca' acabe su interinato. Pero el preolímpico, repetimos, se antoja igual o más trascendental para el futuro cercano de México.

Publicidad

Visualicemos un escenario negativo. México pierde contra Estados Unidos en octubre, y hace un papelón en preolímpico. No es ser negativos, pero puede pasar. Así, el Tri estará encarando un proyecto a largo plazo sin Juegos Olímpicos, sin Copa Confederaciones y con un notable bajón anímico ante rivales de la zona de cara a Rusia 2018.

La FMF debe pelear para que Raúl Gutiérrez tenga a todos los jugadores que requiere, sin presión de ningún ente externo. El preolímpico estaba calendarizado con tiempo de anticipación, y parece un error de primaria que tanto la Liga Bancomer MX como el Comité de Selecciones no hayan visualizado un empalme en los tiempos de uno y otro torneo.

Los cuatro seleccionados de Pachuca son titulares en el club, no así los de Chivas. Cambiar sus partidos y recalendarizarlos es la opción A, pero negar a sus futbolistas, no debe estar ni siquiera como la opción Z.

Es increíble que los fracasos se nos olvidan rápidamente y cómo no hay una jerarquización de las prioridades del futbol mexicano. El deporte es eso, deporte, y aunque debe convivir con el marketing y el negocio, debe separarse pues si a uno no le va bien, al otro menos. Los Juegos Olímpicos son, sí o sí, el evento más importante de 2016 y asistir para revalidar esa medalla, es imperativo y si se fracasa, deberán rodar las cabezas correspondientes tal y como le pasó a Hugo Sánchez en 2007. Si marcas el camino a seguir una vez, lo debes seguir dos y tres más.