¿Quién era el encargado del sonido en la firma de La Paz? ¿Lynch?

Llega la paz, pero con ella, no se van todos los problemas. Sobre todo los técnicos.
27.9.16

​Compatriotas:

El lunes 26 de septiembre de 2016, fue, sin duda, un  día histórico para nosotros como país.

Hermanos, ¡por fin tendremos festivo en septiembre!

Mentira, por fin firmamos esa verraca paz. La paz llegó en forma de compromiso, de diálogo, de hecho, y no en forma de caca de paloma enferma como intentó llegar en episodios anteriores. Llegó a lo bien.

Juepucha, 52 años de darnos bala culminaron y estamos más felices que Timochenko después de ver que el avión pasó derecho sin hacer males.

Publicidad

Puede que algunos amigos del plomo, incluso familiares cercanos, estén dándose contra las paredes y halándose las mechas viendo cómo hacen para aguar esta fiesta el próximo domingo, pero no pasarán.  Ya estamos del otro lado compatriotas y será la fiesta más hermosa que hemos vivido como país.

Ayer vimos un acto lleno de simbolismos y protocolos, lleno de diplomacia y de elegancia para que al final, con un par de mamarrachos en un libro, le dijéramos de una vez por todas "¡¿sabe qué?! Suerte", a medio siglo de fratricidio.

Y bueno, eso era lo importante.

La bandera sí que lucía bien con esa franja blanca abajo y las notas del himno sí que cobraron sentido.

Y llegó la paz, pero ya sabemos, no quiere decir que con ella se vayan todos los problemas.

Sobre todo los técnicos.

¿Qué putas le pasaba al sonido de la transmisión? ¿Por qué sonaba como a banda sonora de thriller psicológico setentero? ¿Quién estaba a cargo de la ambientación sonora? ¿David Lynch? Pues qué chimba si sí, felicitaciones a la organización por la apuesta. Muy progresiva la vaina. Pero si no, ¿por qué nos tiene que pasar esta vaina justo el día más importante en la historia reciente del país? Estábamos pegados del techo del susto… pero bueno, ya qué.

A ese ingeniero de sonido no le deseamos que lo echen a pata del camello, porque pues estamos en tiempos de paz ¿verdad? Le deseamos un buen diplomado, un cursito bien halado que no lo deje tan mal parado en el panorama laboral actual.

La verdad es que a pesar de que muchos en un comienzo dijimos "qué desgracia ese sonido", pronto nos dimos cuenta que tenía su encanto. Hasta le imprimió cierta tensión al momento, y no podemos negar que fue la antesala perfecta al susto más hijuemadre que se ha visto en televisión nacional. Aún más duro que los que le metían a la gente en "También Caerás".

Aceptémoslo, no solo Timochenko se zarandeó, más de uno de nosotros se alcanzó a timbrar también con la bromita.

Bueno y por si no se acuerdan o tenían el tv en "mute", aquí está un fragmentico en el que se aprecia bien ese tan especial arreglo sonoro. Esa nota larga y tensa interrumpida solamente por golpetazos fuertes que vienen y van y que asustan hasta al guerrillero más ducho.