FYI.

This story is over 5 years old.

Música

VICE investiga la música electrónica japonesa, Parte 1: Los productores que tienes que escuchar

La electrónica japonesa es una escena prolífica y muy imaginativa, poco común a comparación con otros lugares del mundo. Esta serie mirará a fondo este fenómeno, analizando su estado, su evolución y su impacto global. A continuación, nuestra primera...
8.8.14

Claro, Japón es el hogar del Nintendo, del sushi, de máquinas expendedoras de casi cualquier cosa que se pueda vender y finalmente del Pokemón; pero si miramos un poco más allá (por favor), en el terreno de la música electrónica, por ejemplo, nos encontraremos con una escena prolífica, productiva y muy imaginativa, poco común a comparación con otros lugares del mundo. Por eso, decidimos hacer esta serie que mirará a fondo este fenómeno, analizando su estado, su evolución y su impacto global. A continuación, nuestra primera parte. Cinco productores, frescos e innovadores, que cubren un amplio espectro de lo que Japón está logrando en el campo de la electrónica actual.

Súbanle al vatio.

QRION

Qrion es en este momento muy conocida por haber participado con Ryan Hemsworth en uno de sus sencillos, “Every Square Inch”, que se estrenó en junio. Sin embargo, parece haber más historia de fondo, con su SoundCloud repleto canciones que se han estado estrenando constantemente durante los últimos dos años, incluyendo un remix para TokiMonsta y Glitch. Su último lanzamiento es un EP titulado Sink, seductor por su cálido y melancólico sintetizador y unos cuantos acordes de guitarra. Muestras de audio japonés corren por debajo de la música, como si se tratara de música tradicional de geisha. En “Mizu”, ella lanza un beat con notas de deephouse, mostrando un conocimiento de qué es lo que está de moda en Occidente, mientras todavía mantiene su estilo distintivamente japonés. La música se lanza a través de una disquera radicada en Sapporo llamada Sense, que tiene una curaduría de cosecha propia, lo cual es un ejemplo claro de la fuerza que tiene la música electrónica en el país.

AZUpubschool

AZUpubschool es un productor de Kyoto que está sacando canciones que suenan como el house de Chicago mezclado con sonidos de ánime sintetizado. Notas de house clásico se encuentran pulsando junto con notas de  sintetizador ruidosas y juguetonas, con un tempo que parece estar saliéndose de control; cualidades similares al estilo de las caricaturas japonesas. La mayoría de sus canciones están alrededor del marcador de 140 BPM y brillan con vocales de alta frecuencia y una energía incansable. Solo escucha su último EP, Angel Whim, para compararlo con productores australianos como Wave Racer y LDRU, cuando se trata de percusiones en cascada y el paisaje etéreo de Mario Landesque. Es interesante que el enigmático AZUpubschool lanzara Angel Whim en la disquera independiente polaca Sequel One Records, que generalmente solo contrata a artistas polacos. También ha lanzado canciones vía el sello Maltine Records, radicado en Tokio, que rápidamente se está convirtiendo en la productora más innovadora de música electrónica local.

Tofubeats

Otro artista que está sacando música con Maltine Records es Tofubeats, que recientemente recibió el apoyo de Diplo. A principios de mes produjo un set muy aventurado y lleno de Jpop para el show de Diplo en BBC1Xtra, Diplo y Amigos. El productor nativo de Kobe tiene una clara admiración por el Jpop, mientras oscila entre dicho género y beats llenos de funk. Luego de escuchar su Soundcloud, se te podría perdonar que estuvieras un poco confundido con el resultado. Un minuto está haciendo un remix para el DJ parisino Paraone, con un delicado y tranquilo R&B, y al siguiente está sacando una canción llamada “God of Disco” que suena como una repuesta japonesa a Pharell. Es música llena de energía y bipolar que ejemplifica muy bien el encanto japonés del momentol: un país que está caminando en una hermosa y delgada línea entre lo cursi y lo cool.

Taquwami

Este productor radicado en Tokyo es otro orfebre de los beats formado por Ryan Hemsworth. Hemsworth se ha vuelto tan fan suyo que incluyó su remix de “Perfectly” en su EP del 2013, Still Awake. En términos de estilo, el sonido de Taquwami resuena mucho con el estilo inspirado en el hip hop de Hemsworth. A diferencia de muchos de los productores japoneses, Taquwami es cuidadoso y sutil, creando melodías dispersas, con el ocasional ruido irregular. Su último sencillo, “Kamakura”, es exactamente eso. Una canción burbujeante que se sienta encima de un bajo irregular, creando una melodía que claramente tiene la intensión de escucharse de la misma manera que escucharías a un productor como Flying Lotus, en vez de escucharla en una discoteca. Piensa en algo como Lapalux y Nosaj Thing en vez de Jpop y anarquía.

Mii

El remix que esta productora de Tokio hizo de “Sad Machine”, de Porter Robinson, es su canción mas popular. De todos los artistas que ya hemos mencionado, ella es la que menos suena como japonesa. Su fuerte ataque a los sonidos del dubstep suenan a algo entre Knife Party y la banda sonora de Tekken. En vez de dibujar aquellas referencias al ánime japonés y al Jpop, ella reúne la intensidad de los videojuegos de guerra junto con las fiestas de garaje alborotadas, para crear un sonido que es tanto excitante como incómodo. Acaba de sacar un mini-álbum, Textural Nightmare, su producción más pesada hasta ahora. Saca su música con la disquera independiente Murder Channel.

Sam Murphy escucha música en múltiples zonas horarias y está actualizado con ambos hemisferios. Escribe para The Interns, quienes nos están trayendo esta serie sobre la música electrónica japonesa.