FYI.

This story is over 5 years old.

La pura puntita

La pura puntita: La Czarigüeya escribe

Nunca volverás a ver a Bruce Willis en un libro de poemas tan hermoso.
11.2.15

Traemos adelantos, reseñas y entrevistas de los libros que te van a ensartar las mesas de novedades.

"Una czarigüeya se disfraza de Splinter y vaga por las coladeras de Nueva York, espera su apoteosis. Las ratas canguro la ignoran ". Este maravilloso libro de poemas se presenta solo. Escrito por Diana Garza Islas y Sergio Ernesto Ríos fue publicado por Editorial Analfabeta, de Monterrey, en 2014.

Pueden comprarlo aquí. Y a continuación pueden leer algunos poemas.

Publicidad

Exordio

Es: un príncipe en la playa, con tutú.
Un batallón. Polacos, presumiblemente.
Un baúl de colirios. Elefantes importados,
de marfil.
Se trata de Amapolaman en el país de las czari­güeyas.
O saque usted sus conclusiones.
Y usan cementerios, paso a paso. Y usan ojos.
Todo usan. Usan yo. Mírenme,
acá voy yo incluso sin máscara,
y acá voy yo dormida barco adentro
y en esta otra es donde fui,
yo solita, una expedición entera de ni ñas en la nieve,
y dejaron, en la nieve, el dibujo de sus pies.

Foto vía.

¡Véalo en czarigüeyascopio!

Una czarigüeya manicurista en Londres asesina a un pretendiente y a su casero. Tiene pesadillas de manos en las paredes, grietas y que un negrote le da violín. Dirige Roman Polanski.

Una czarigüeya prehistórica atrapada en ámbar es usada para poblar un ultracapitalista parque de diversiones isleño. Arrasan con todo.

Una czarigüeya de Nueva York llamada John McClane treintona y a punto del divorcio viaja a Los Ángeles para hacer las paces con su esposa, quedan secuestrados, en vísperas de Navidad, en el edificio donde ella trabaja el Nakatomi Plaza.

McClane tendrá que destripar a los terroristas, sal­var a la esposa y a la Navidad, todo eso sin zapa­tos y con calvicie prematura; su chofer de limo se queda ligando con morras por teléfono. Y con un oso de peluche gigante en el asiento de atrás, pro­bablemente se acabaron la champaña.

La historia de Murphy, una czarigüeya que lue­go de ser ejecutada por los peores criminales de la ciudad: un chino, un negro, un italiano y dos gringos calvos, es reconstruida con un cuerpo de kevlar y titanio y ultrafuerza, visión térmica, pun­tería milimétrica y sentido del deber asimoviano, con cuatro directrices (una oculta). Aunque el dueño del nuevo cuerpo de la czarigüeya Murphy es una corporación que le vende seguridad a un estado carroña. El vicepresidente de la corpora­ción es el titiritero de los criminales étnicamente peligrosos.

Publicidad

Un asteroide del tamaño del estado de Texas apunta directamente hacia la Tierra. En la NASA sólo encuentran una posible solución: enviar a un equipo de czarigüeyas al espacio para que destru­ya el meteorito antes de que colisione con nuestro planeta, para ello recurren a Harry S. Stamper el mayor experto en czarigüeyas petrolíferas, y a su cualificado equipo de czarigüeyas para que ate­rricen en la superficie del asteroide, lo perforen e introduzcan una czarigüeya nuclear… que al esta­llar consiga desviar su trayectoria y poder salvar el planeta.

Czarigüeyas completamente heterosexuales bailando "Zorba el griego"con Anthony Quinn.

Cinema Czarigüeyiso y otros poemas

Salvados por la Czarigüeya.

Czarigüeyas 90210.

¡Para o mi czarigüeya dispara!

¡Cuidado, czarigüeya suelta!

¡Cuidado, czarigüeya suelta II!

Una czarigüeya se disfraza de Splinter y vaga por las coladeras de Nueva York, espera su apoteosis. Las ratas canguro la ignoran.

–No czarigüehollarás el nombre de Splinter en vano.

XVII

Que no engañe a nadie Octavio Paz, la primera estrofa de "Piedra de sol" describe el movimiento de una czarigüeya montada en un monociclo.

XXVI

Que no quede czarigüeya / que no que / no / que no que degüeeeeella.

VII

Y yo que me la llevé al río creyendo que era czarigüeya.

X

Ser estridentista es ser czarigüeya.

¡Sólo los eunucos no estarán con nosotros!

[La veloz carigüeya hind úcomía feliz cardillo y kiwi. La czarigüeya toca el saxofón detrás del pa­lenque de paja.]

Publicidad

XVIII

Bajo las matas, en los pajonales, sobre los puentes, en los canales, Hay Czariüeyas.

Negra czarigüeya del amanecer la bebemos de tarde la bebemos a mediodía de mañana la bebemos de noche.

Extracción de la czarigüeya de la locura.

I'm with you in Czarigüeyland, where you're madder than I am.