De cacería con las Black Mambas

FYI.

This story is over 5 years old.

The Creators Project

De cacería con las Black Mambas

Las Black Mambas son un grupo formado exclusivamente por mujeres africanas que patrullan la sabana para encontrar y detener a los cazadores furtivos. La fotógrafa Julia Gunther las acompañó para documentar sus patrullajes.
30.9.15

Imágenes cortesía de la artista.

Este artículo fue publicado originalmente en The Creators Project, nuestra plataforma de arte, diseño y tecnología.

Te despiertas a las 5AM, te pones tus desgastadas botas de combate y tus pantalones camuflados, te metes en un jeep con tus camaradas y sales a la arena. Estás patrullando con la unidad premiere femenina contra la caza furtiva de África: su nombre, las Black Mambas. El equipo, conformado por 23 fuertes mujeres y fundado en 2013, patrulla un área de 400 kilómetros cuadrados de la Reserva Natural Balule en Sudáfrica. Este año fueron nombradas Campeonas de la Tierra por las ONU "por coraje excepcional en la lucha contra el comercio ilegal de vida silvestre a nivel comunitario". La fotógrafa y cineasta alemana Julia Gunther se incorporó recientemente al grupo con la finalidad de capturar su vida cotidiana en la más reciente edición de una serie llamada Proud Women of Africa (Mujeres orgullosas de África).

Publicidad

"Mi objetivo es tratar de cambiar la imagen estereotipada que el mundo 'desarrollado' tiene de la mujer en África", le explica Gunther a VICE. "Las mujeres a las que les saco fotos se sienten orgullosas de sus vidas y de lo que son. Tienen sueños y están cansadas de ser vistas como víctimas".

Gunther ha estado documentando desde 2008 las historias de mujeres que le hacen frente a la opresión, a la adversidad y al horror. Gunther patrulló con las Black Mambas mientras desmantelaban trampas y buscaban cazadores furtivos en la sabana, sobre todo en las noches brillantes que son óptimas para la caza ilegal. "Quería seguir a las Black Mambas para capturar su vida cotidiana", dice. "Eso significaba hacer todo lo que ellas hacían. Me levantaba con ellas a las 5AM, iba con ellas a patrullar a pie o en uno de los jeeps de techo abierto".

En un mundo post-Cecil, donde el comercio ilegal de vida silvestre se estima en 10 mil millones de dólares, las fotos de Gunther no sólo resaltan el poderoso papel que las mujeres están tomando cada vez más en el África moderna, sino que además ayudan sustancialmente a estas mujeres de botas que pelean contra el mercado de miseria mundial.

Hablamos con Julia Gunther sobre acompañar a las Black Mambas, conocer sus historias, y por qué decidió contar historias de empoderamiento femenino en África.

VICE: ¿Cómo te pusiste en contacto con las Black Mambas?
Julia Gunther: He estado trabajando en un proyecto a largo plazo llamado Proud Women of Africa, en el que documento las vidas de diferentes mujeres en África. Durante mi investigación me encontré con un artículo sobre las Black Mambas. Tan pronto como lo leí supe que había encontrado mi próximo sujeto.

Publicidad

¿Cómo les explicaste a ellas tu proyecto en curso de documentar mujeres en África?
Les expliqué el proyecto a las Mambas mostrándoles ejemplos de algunas de las otras mujeres a las que había fotografiado para Proud Women of Africa, y discutiendo mis planes con ellas en detalle. De esa manera, pudieron hacerse una buena idea de la clase de fotos que yo quería tomar.

¿Cómo fue la toma de estas fotografías?
Yo quería seguir a las Black Mambas para capturar su vida cotidiana. Eso significaba hacer todo lo que ellas hacían. Me levantaba con ellas a las 5AM, iba con ellas a patrullar a pie o en uno de los jeeps de techo abierto. Las patrullas duraban más o menos seis o siete horas, y durante ese tiempo yo intentaba fotografiar todo lo posible: examinando las cercas en busca de agujeros, encontrando y eliminando trampas, etcétera. También salíamos en patrullas nocturnas cuando había luna llena. Durante la luna llena, las Black Mambas están en alerta máxima, porque ese es el momento en que los cazadores furtivos son más activos.

Cada black mamba que conocí era diferente en su acercamiento hacia mí y hacia la cámara. Algunas disfrutaban la atención más que otras. Algunas al principio eran más desconfiadas, pero todas fueron muy cálidas conmigo rápidamente. Así que supongo que reaccionaron como cualquier otra persona en el mundo.

Háblame de algunas de las mujeres.
En mi primer día en el campamento de las Black Mambas me uní a Joy y Felicia en una patrulla de 16 kilómetros de la cerca perimetral. Las dos habían sido entrenadas por Protrack, una organización que enseña habilidades para luchar y rastrear la caza furtiva. Ellas buscan huellas humanas y animales y revisan si la cerca ha sido manipulada de alguna manera, o si hay una señal de que los cazadores furtivos hayan entrado en la reserva. Revisan las cámaras y revisan que la corriente eléctrica de la cerca se haya interrumpido.

Publicidad

Cada hora deben reportarse con la sala de control en el campamento base, diciendo cuál es su ubicación, y si hay alguna situación que informar.

Joy, de 24 años, es callada, y parece un poco reservada. Las Mambas han recibido una gran cantidad de atención mediática en el último año y a las 7AM nadie quiere tener una cámara y un flash apuntados directamente a sus rostros. Joy está orgullosa de ser una Mamba y está feliz de ayudar a salvar la naturaleza para las siguientes generaciones. Eventualmente, sin embargo, quiere ser enfermera. Felicia, de 27 años, nunca se sintió completamente en confianza conmigo pero aceptó mi presencia y me cuidó. Ella quiere estudiar Conservación de la Naturaleza para salvar a los animales. Es una de las primeras Black Mambas y dice que procurará enseñarle a sus hijos sobre la naturaleza.

En mi tercer día me fui a caminar con Yenzekile y Proud. Cuando le dije a Proud que mi proyecto se llamaba Mujeres orgullosas de África pensó que yo estaba loca… Escucho eso con frecuencia. Me encantó el hecho de que yo estaba patrullando con Proud (que en inglés quiere decir "orgullosa") siendo ella una mujer orgullosa que participaba en mi proyecto. Proud tiene 25 años, está casada, tiene una hija de cinco años y ha sido una Black Mamba desde 2014. Ella se convirtió en una BM porque le encanta la naturaleza y espera detener la matanza de rinocerontes y elefantes. Proud me dijo: "Cuando estoy haciendo esto, estoy protegiéndo la naturaleza. Porque quiero que mi hijo y las generaciones futuras conozcan al rinoceronte y al elefante y al resto de los animales. Me gustaría ser piloto, y tal vez pilotear a las personas sobre las reservas".

Publicidad

Yenzekile, de 23 años, quiere seguir su carrera. Ella fue a la escuela de la fauna Timbivati para aprender sobre la naturaleza y allí se enteró de las Black Mambas. Empezó como Black Mamba en 2013 en las primera admisiones. Le gustaría seguir siendo una Black Mamba hasta 2020, y en ese momento le gustaría ser paramédica y guardabosques. Le gustan particularmente las patrullas nocturnas. En mis dos patrullas nocturnas Yenzekile estuvo ahí conmigo.

¿Te encontraste con algún cazador furtivo cuando viajabas con ellas?
Afortunadamente no nos encontramos con ningún cazador furtivo. Pero vi un montón de ellos en las imágenes registradas por las cámaras escondidas en toda la reserva. A las Black Mambas se les enseña a reportar las actividades de cazadores furtivos a los Rangers de ProTrack (que están armados) y a tratar de no enfrentarse con un cazador furtivo ellas solas. Ellas informan su ubicación y la situación en el terreno.

Las Black Mambas patrullan a lo largo de las cercas, y apuntan sus focos al camino por delante buscando cazadores furtivos entre los arbustos y los árboles. Ellas montan barricadas y cuestionan a la gente con amabilidad. También establecen puntos de observación, donde las mujeres se sientan en silencio, atentas a cualquier sonido de disparos, cualquier movimiento, luz de linternas, o sonidos irregulares y movimientos en los arbustos.

¿Qué te motivó a empezar tu proyecto The Proud Women of Africa?
Estaba trabajando en una empresa de producción en Ciudad del Cabo en 2008. Nunca antes había estado en Ciudad del Cabo y decidí tomarme un año de mi vida laboral en Amsterdam y descubrir el mundo un poco.

Publicidad

Mientras trabajaba en Ciudad del Cabo conocí a Philipa, y enseguida nos volvimos amigas. Poco después de que nos conocimos le diagnosticaron cáncer de mama y juntas decidimos documentar su enfermedad, con la idea de mostrarle al mundo por lo que ella había pasado una vez que se hubiera recuperado. Pero, tristemente, Philipa murió en febrero de 2012, después de que el cáncer se extendiera a su cerebro.

Esta serie de imágenes se convirtieron en la primera parte de Proud Women of Africa. Philipa estaba orgullosa de quién era, y nunca dejó que su enfermedad la definiera. Quedé impactada con la determinación y la tenacidad de Philipa durante su batalla contra el cáncer, y posteriormente decidí buscar otras mujeres en África que vivieran la vida con el mismo orgullo.

Durante mis viajes frecuentes a Ciudad del Cabo para acompañar a Philipa y para documentar su lucha contra el cáncer, también empecé a documentar a otra amiga mía llamada Ruth. Ruth vive en un township (un área reservada para gente negra) llamado Manenberg, y fue violada por un empleado en la piscina local cuando tenía 14 años. Ahora es madre, y es la líder mayor en la brigada de su iglesia y se enorgullece de su papel como una trabajadora por la juventud, además de trabajar a tiempo completo en la misma compañía de producción en la que yo solía trabajar. Esta serie de imágenes se convirtió en la segunda entrega de Proud Women of Africa, Ruthy Goes to Church (Ruthy va a la iglesia).

Publicidad

Mi objetivo es tratar de cambiar la imagen estereotipada que el mundo 'desarrollado' tiene de la mujer en África. Las mujeres que fotografío se sienten orgullosas de sus vidas y de lo que son. Tienen sueños, y están cansadas de ser vistas como víctimas.

¿Qué has aprendido sobre el continente que tu público podría no esperar?
Que la esperanza existe en los lugares donde creemos se ha perdido.

¿Qué sigue en tu proyecto?
Proud Women of Africa todavía está en curso y estoy empezando a mirar a dónde podría ir después. Tengo algunas ideas iniciales, pero me gustaría identificarlas un poco más antes de discutirlas públicamente. Pero, obviamente será en algún lugar de África y sobre mujeres.

¿Y después de eso qué sigue?
Gracias a Proud Women of Africa he aprendido que lo que más me gusta es darle voz a las personas que lo merecen a través de mis fotografías. Así que quiero seguir concentrándome en eso. Hay tantas personas alrededor del mundo que merecen ser escuchadas y que son tan orgullosas y fuertes como las de Proud Women of Africa. Sus historias son las que me gustaría seguir contando.

¿Qué quieres que la gente se lleve de tu serie sobre las Black Mambas?
Las Black Mambas necesitan apoyo para continuar con sus esfuerzos contra la caza furtiva. Ellas dependen en gran medida de las donaciones y de los patrocinios de la comunidad local e internacional. Los artículos de patrullaje, tales como botas y uniformes, son escasos y deben ser reemplazados periódicamente. Los neumáticos que tienen son generalmente de segunda mano. El combustible es caro y vital para las actividades diarias.

Las donaciones se pueden hacer a través de su página web www.blackmambas.org.