FYI.

This story is over 5 years old.

News

A la chingada con la banda

Las concesiones de los medios de comunicación se hicieron al gusto del primer círculo de Felipe Calderón Hinojosa.
17.8.12

Javier Lozano Alarcón tiene un imán especial para los problemas. Para crearlos, amasarlos, darles forma, propulsión y luego hacerse pendejo y preguntar quién sería el maquiavélico personaje que orquestó eso contra el incorruptible gobierno federal. El caso de la concesión del espectro de la banda de 2.5 GHz a MVS a cambio del despido de la periodista Carmen Aristegui vuelve a encuerar al gobierno federal mexicano, que ya en su último tramo y habiendo perdido –o concesionado como se quiera ver– la presidencia de la República ha abandonado toda vergüenza pública en cuanto a las formas. Si esta columna fuera “El pendejo de la semana iría dedicada al ex Secretario del Trabajo y ahora senador y golpeador oficial del gobierno calderonista, pero aquí hay más banda involucrada en algo que debería ser por ley un proceso institucional. Las concesiones de los medios de comunicación, sabemos ahora, se hicieron al gusto y capricho del primer círculo de Felipe Calderón Hinojosa.

Dionisio Pérez-Jácome: Aparentemente funge como Secretario de Comunicaciones y Transporte. ¿Por qué entonces las negociaciones en privado con Javier Lozano sobre un bien público, como lo es el espectro radiofónico y televisivo? Los vicios en los cuales han caído tanto los concesionarios como quienes otorgan las concesiones, fueron exhibidos en el pasado proceso electoral como una de las prácticas más rechazadas y más vergonzantes. ¿Por qué Televisa o Azteca son casi concesiones simbólicas muy por debajo de su costo real –como en el caso de Iusacell–, y MVS es un escándalo que costó un dineral a final de sexenio? Fue lo mismo que pasó en el caso de concesiones de casinos a Televisa en tiempos de Santiago Creel como Secretario de Gobernación: la manipulación de la información. Si Dionisio Pérez-Jácome cuenta entre sus funciones como articulo decorativo lo está haciendo muy bien.

Alejandra Sota, a.k.aLa Pinche Sota vocera de la presidencia: ¿Qué carajo tiene que estar haciendo la vocera presidencial tratando temas que no corresponden a su cargo? En el sexenio de Vicente Fox, la entonces vocera de Los Pinos y luego primera dama Martha Sahagún intervino sin éxito la posibilidad de que Felipe Calderón fuera candidato a la presidencia. A diferencia de la vocera calderonista, su sobrio y a veces fúnebre estilo le hizo la vida imposible a la candidata del PAN Josefina Vázquez Mota. El primer círculo del presidente, entre ellos su delfín Ernesto Cordero son responsables de la campaña para detener a la candidata a la presidencia a como diera lugar. ¿Por qué la vocera excede sus funciones y sirve como gestora? Pinche Sota.

Foto: La Jornada Jalisco.

Javier Lozano Alarcón: El linebacker del sexenio con la capacidad de tomar ramilletes de chingadazos y mentadas de madre al mismo tiempo para defender al presidente Felipe Calderón. ¿El ex Secretario del Trabajo debe cabildear los deseos del presidente de manera personal con los concesionarios de los medios de comunicación? ¿Puede el ahora senador amenazar con mandar a la chingada a una empresa que sea adversa al sistema? Sí. En sus propias palabras las reuniones privadas en las que se reunía con Joaquín Vargas Guajardo no niega ser un vínculo directo del presidente para advertirque no se le volvería a conceder la banda de 2.5 GHz a menos que se despidiera a la periodista Carmen Aristegui. La responsabilidad legal de muchos de los problemas en que Javier Lozano se ha metido por defender al presidente puede no llegar a ningún lado.

En el caso de las acusaciones de Zhen Ly Ye Gon y la desaparición de Luz y Fuerza del Centro, el hombre fuerte del presidente ha mantenido una inmunidad que seguramente conservará ahora en su posición en el senado.

Joaquín Vargas Guajardo y Carmen Aristegui:¿Victimas o victimarios? Al parecer, ambos cayeron en el juego del primer círculo del presidente al creer que usar los medios con fines de presión política no tendría consecuencias con el iracundo presidente del empleo. La familia Vargas se ha mantenido cercana al poder y ha sabido utilizar la presión mediática cuando ha sido necesario. Joaquín Vargas en el año 2000, como presidente de la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión, la CIRT, se habría negado a transmitir el debate entre Vicente Fox, Francisco Labastida y Cuauhtémoc Cárdenas, debate que sería definitivo en la sucesión presidencial. Hoy acusa de censura al gobierno federal. ¿Por qué hasta hoy Joaquín Vargas denuncia la extorsión del gobierno?

Carmen Aristegui, beata para algunos, no deja de hacer política en los medios a pesar de que en su percepción esto no sea cierto. Pienso que es de gran importancia su posición y el hecho de haber denunciado casos como el de Televisa, que pretendía esconder su financiamiento de la campaña de Enrique Peña Nieto. Pero jugar a ser moneda de cambio de los poderes fácticos pone en riesgo el trabajo de muchos otros comunicadores que deberán aprender las reglas del juego de cómo domar a los grupos de poder. No todos los periodistas tienen la misma capacidad de exposición que Carmen Aristegui o de Lydia Cacho. Aún con todo lo cuestionable que pudiera parecer su posición política, se conserva firme en su credibilidad como periodista, y el caso MVS da la razón en muchos sentidos sobre cómo la administración en turno capitalizó la censura.

Quienes están a concesión por la banda que ya se va y no quiere irse con los bolsillos medios llenos se les ha olvidado que los traen llenos de agujeros. No basta con remendarlos al final de sexenio.

@RomanCotera