FYI.

This story is over 5 years old.

Identidad

Hasta el arzobispo de Sevilla está hasta los huevos de las procesiones

La capital de Andalucía está desde hace años tomada por la Semana Santa y sus procesiones, ahora el arzobispado quiere frenar un poco esto.
12.2.15

Imagen vía Flickr

"Joder, esto de las procesiones se nos está yendo de las manos. Así no hay quien se libre del topicazo ni de tener que contar chistes de nazarenos mariquitas cuando vuelva a subir a Madrid. Haz algo, Juanjo". Algo así debió de pensar el arzobispo de Sevilla, Monseñor Juan José Asenjo, aquella tarde de enero cuando volvía a casa en coche después de una dura jornada arzobispal y la entrada a su garaje se la tenía cortada un Cristo. Enfadado por el tema del aparcamiento, aunque controlando su genio, redactó un tímido pero revolucionario decreto en el que viene a decirse algo así: "Se limitan las salidas extraordinarias de procesiones. A ver, que se pueden hacer,pero por lo menos que sea por algo. Vamos, que os cortéis un poco, copón".

Cientos de personas ateas o convertidas al ateísmo después de años de vivir en el centro, celebramos que este decreto entrara en vigor el pasado 5 de febrero. En él se especifica que "si vas a sacar una virgen por tu barrio un día cualquiera, al menos que sea su aniversario, su coronación o que necesite ir a algún sitio porque, con todas las vírgenes que son, se están empezando a chocar por las calles, colegas".

Publicidad

Cómo sería de grave esta especie de circulación cofrade, incluyendo atascos y pequeñas colisiones entre pasos siempre acabando con partes amistosos, que el propio arzobispo de la ciudad ha tenido que tomar medidas. Yo, como residente en el mismísimo barrio de la Macarena, he seguido a diario la vida social, las salidas y las entradas de esta Señora y creedme, la tía no para. Además, si algo caracterizaba a estas procesiones (hablar en pasado es muy optimista, pero lo voy a hacer) no era su carácter extraordinario como ellos lo llaman, sino el factor sorpresa con el que jugaban. Al menos para los que intentábamos vivir un poco al margen de la Movida Cofrade.

Por ejemplo, tú puedes estar volviendo de trabajar tus ocho horas deseando llegar y ponerte el pijama un martes de febrero, como queremos pensar que le pasó a Juan José, y que toda tu calle, incluida la entrada a tu propia casa, esté cortada por varios policías que se excusarán diciéndote "no se puede hacer nada, la procesión ya viene por ahí". Todo lo que podrás hacer en ese caso es expresar tu rabia en Twitter mientras ves como esa Virgen no tiene prisa por doblar la esquina y tirar para casa. "La cofradía viene por ahí".

Vivimos amenazados con que haya una virgen a la vuelta de la esquina y nadie nos manda una circular, nadie hace un grupo de WhatsApp para avisar a los vecinos de que "esta noche habrá jaleo cofrade, pásalo". Por suerte, este sufrimiento ha quedado reducido un pelín por esta decisión loca de este arzobispo radical. Este hombre, con dos cojones, exige que los que quieran sacar sus pasos a pasear sin ser Semana Santa, que se busquen un buen motivo y rellenen una solicitud como todo hijo de vecino que quiere hacer algo en la vida. Ya no tendremos un millón de procesiones "sorpresa" durante el año, a lo mejor ya solo tendremos la mitad.

Imagen vía Flickr

Y, ahora, yo querría levantar la mano y preguntar: ¿Los ensayos de procesiones son procesiones? ¿Se limitarán también los ensayos a las bandas de Semana Santa que ensayan en la calle TODAS las noches del año? ¿Puedo ensayar en la calle con mi grupo?. Pero mi decepción ha venido después y no por saber que si quiero ensayar con mi grupo yo sí que tengo que pagar un local. Ha sido al buscar las reacciones de los cofrades extremistas en lo más hondo de internet. Porque, si algo daba gustito de todo esto, no era el decreto en sí, era ver como estos señores que se reúnen para echar el rato y en vez de tomarse unas cervezas te cortan la calle, se ponían tristes por limitarles la fiesta y que, encima, lo hiciera uno de los suyos y no uno de Podemos. Sin embargo, entro en foros de Semana Santa y me encuentro con comentarios como estos (los nicks de los usuarios han sido modificados):

Cofrade-AntiPostureo: "Medida muy necesaria y adecuada por parte del Arzobispo. En no pocas ocasiones el mundo cofrade sevillano aparece como un mundo mas centrado en la relación social, el figureo y las ganas de notoriedad que en el auténtico mensaje del Evangelio".

Publicidad

¿Tenían estas "procesiones extraordinarias" un doble sentido? ¿Eran las "procesiones extraordinarias" como esos conciertos de grupos que no te gustan pero donde queda bien que te vean? ¿Tenemos que empezar a poner "procesiones extraordinarias" entre comillas? Por favor, no convirtamos el Evangelio en un botellón.

También encontré este:

Cofrade-OldSchool: "Primero somos hijos de Dios y después Cofrades".

Si esto quiere decir que "a rezar a tu casa", yo voy a tope con él.

Y por poner otro ejemplo:

Cofrade-NoMeMojo: "Veo bien las salidas extraordinarias siempre que no se abuse y que el motivo esté completamente justificado".

Entonces, ¿ni los propios cofrades querían que hubiera procesiones 24/7? ¿No se van a indignar por cortarles el rollo? Tal como he leído en una noticia sobre este tema, "Este decreto surge ante la necesidad de fijar sin más demora [¡sin más demora!] unos criterios claros sobre dichas salidas extraordinarias. Unas salidas que se han multiplicado en los últimos años". Ok, cofrades, se os había ido de las manos hace mucho tiempo, ¿no? Os estaban quitando tiempo de vuestra vida, os estaban consumiendo y ninguno os atrevíais a reconocerlo, ¿verdad? Parad. Ya pasó.