Tech

Se ha descubierto un anticuerpo que neutraliza casi todas las cepas del VIH

El VIH es un virus en constante mutación y evolución. Sin embargo, se ha observado que algunos pacientes han acabado desarrollando anticuerpos neutralizantes de amplio espectro.
23.11.16

Un grupo de investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud estadounidenses han logrado aislar un anticuerpo de un paciente seropositivo capaz de neutralizar el 98 por ciento de las cepas de VIH. Este porcentaje de éxito lo convierte, sin duda, en el anticuerpo contra el virus más potente y de más amplio espectro hasta la fecha, cuyas implicaciones en el tratamiento y la prevención de la enfermedad pueden ser de gran calado. Los hallazgos de la investigación se han publicado en el último número de la revista Immunity.

Publicidad

Los anticuerpos podrían ser potentes armas con las que combatir el VIH. En general, un anticuerpo es una proteína producida por el sistema inmune cuya función es la de neutralizar agentes patógenos como virus y bacterias. Actúa fusionándose químicamente con el elemento invasor, "identificándolo" para prevenir al sistema inmune en posibles futuros ataques o incluso bloqueando alguno de los mecanismos de los que se sirve el patógeno para invadir las células amigas.

Este último aspecto es crucial en la lucha contra un virus, puesto que su existencia se basa precisamente en la invasión de las células sanas, a las que el virus inocula nuevo material genético. Si un virus intentara invadir una célula humana a la que estuviera asociada un anticuerpo, este podría bloquear la actividad del virus. Se trata, al menos en la teoría, de un mecanismo de defensa muy efectivo.

El problema es que existen numerosas cepas distintas del VIH y también muchos sitios a los que el virus puede atacar. El VIH es un virus en constante mutación y evolución. Sin embargo, se ha observado que algunos pacientes han acabado desarrollando anticuerpos neutralizantes de amplio espectro, capaces de atacar a un gran número de cepas y, por tanto, de frenar de forma muy efectiva una infección del virus causada por cepas mutadas y de diversa naturaleza.

Imagen: interactive-biology

Hasta este momento, el porcentaje de éxito en la neutralización del virus era del 90 por ciento, gracias a la acción del anticuerpo VRC01, que actualmente está siendo analizado por sus posibles aplicaciones clínicas. El anticuerpo que se ha logrado aislar ahora, denominado N6, debe su enorme efectividad al hecho de que atacan a una región del recubrimiento exterior del VIH (llamada V5) que suele permanecer inalterada durante la evolución del patógeno.

El N6 presenta, además, otras ventajas. En primer lugar, resulta muy efectivo para combatir cepas del VIH que han desarrollado resistencia a anticuerpos de su misma clase. En segundo lugar (y en estrecha relación con lo anterior), su estructura le permite evadir un mecanismo de defensa muy común del VIH, el impedimento estérico.

Hay que aclarar que no estamos hablando de curas, ya que la aplicación más inmediata de este hallazgo será el desarrollo de una vacuna, si bien posiblemente también contribuya a mejorar la efectividad del tratamiento. En cualquier caso, todavía quedan por delante muchos años de estudio y observación del N6. Para hacernos una idea, el VRC01 se descubrió en 2010 y todavía hoy está en fase de ensayo clínico.

Traducción por Mario Abad.