'¿En qué momento está bien renunciar a un trabajo que odio?'
Dinero

'¿En qué momento está bien renunciar a un trabajo que odio?'

Dejar tu trabajo cuando la economía se hunde no es la mejor opción, pero también debemos tener en cuenta otros factores.
21.12.20

Alison Green ofrece muy buenos consejos sobre el área laboral en su blog Ask a Manager o en su libro del mismo nombre. A continuación responde a una consulta por parte del público.

Tomé un puesto de trabajo dentro de mi campo de estudios en marzo. Este es mi primer puesto en la industria con un título profesional vinculado a mi certificación, por lo que para mí es un paso importante en mi carrera.

Publicidad

Una semana después de haber empezado a trabajar allí, tuvimos que confinarnos debido al COVID. He estado trabajando desde casa por primera vez en mi vida y ha sido muy, muy difícil. En realidad, estoy haciendo muchas cosas por primera vez: mucha planificación de alto nivel y la supervisión de un equipo pequeño. Este es también mi primer empleo de tiempo completo; anteriormente solo tuve trabajos de medio tiempo. No he tenido mucho apoyo por parte de mi gerente porque ha estado muy ocupada con los aspectos operativos de su puesto y eso no va a cambiar.

Quiero renunciar. Es probable que mi trabajo continúe así y estoy realmente a disgusto. No siento que este sea el trabajo para mí. No quiero sentirme mal e incompetente todo el tiempo. En última instancia, muchas de las funciones principales de este puesto no son lo que quiero hacer, y ello está teniendo un terrible impacto en mi salud mental.

Pero sé que sería estúpido renunciar. Antes de esto, mis puestos dentro de la industria habían sido temporales. Esto se debió en parte a los contratos, a que me mudé de país y a que dejé mi puesto anterior muy rápido para poder aceptar este trabajo. También está el asunto del nuevo y mejor título de puesto de trabajo y el hecho de que tengo un empleo bien remunerado y de tiempo completo durante una pandemia mundial (este tipo de trabajos son notoriamente difíciles de encontrar en mi industria, punto).

Publicidad

Sé que si renuncio en algún momento del futuro cercano, será como dispararme en el pie. Pero no sé qué hacer. ¿Cuánto tiempo tengo que seguir batallando antes de que esté bien que renuncie?

Si solo se tratara de un poco de insatisfacción, te diría que te quedaras. Te diría que tu primer trabajo dentro de tu campo de especialidad a menudo puede distar un poco de lo que realmente deseas hacer, porque las primeras etapas de una carrera suelen ser diferentes a las etapas más avanzadas. Te diría que adaptarte a cosas nuevas que no has hecho antes es parte de la mayoría de los trabajos nuevos y no es razón para entrar en pánico; el período de adaptación es difícil pero generalmente todo mejora. Y te diría también que a veces tiene sentido esforzarse en un trabajo poco menos que ideal porque es un trampolín hacia algo mejor.

Pero no suena a que solo experimentas un poco de insatisfacción. Suenas muy infeliz y tu salud mental se está viendo afectada. Es posible que simplemente estés en el trabajo equivocado. Sucede, y está bien corregir el rumbo cuando eso pasa. No tienes que sacrificar tu bienestar mental por tu carrera, ni deberías hacerlo.

Dicho esto, me pregunto si has hablado con tu gerente sobre tus preocupaciones. Si no lo has hecho, yo lo intentaría (¡y pronto!) antes de tomar cualquier decisión. Cuéntale sobre los desafíos que estás enfrentando, solicítale más apoyo y ve qué te dice. Sí, está ocupada, pero, por lo regular, incluso los gerentes ocupados pueden encontrar tiempo para brindarle más apoyo a las personas cuando es necesario. Sin embargo, necesitan saber que es necesario, así que tienes que hablar con ella antes de inferir que no es posible.

Si hablas con ella y nada mejora... bueno, esa también es información útil. En ese momento, sabrías que has tomado medidas razonables para intentar que la situación funcione y, si sigue sin funcionar para ti, puedes determinar con más confianza que el trabajo no es el adecuado. Tal vez lo hubiera sido si no estuviéramos atravesando una pandemia y no tuvieras que trabajar de manera remota. Tal vez no. De cualquier forma, está bien concluir que el trabajo, tal como es, no es adecuado para ti. (¡También está bien llegar a esa conclusión sin hablar con tu jefa si te sientes terriblemente mal! No tienes la obligación de intentar que funcione).

Nada de esto tiene la intención de desestimar tus preocupaciones sobre renunciar a un trabajo bien remunerado en un campo competitivo durante una pandemia. Esas son preocupaciones válidas y merecen una consideración real. Además, cuando todos tus puestos anteriores han sido temporales, idealmente deseas que en tu curriculum aparezca un empleo donde te hayas desempeñado por un tiempo prolongado para que otros empleadores no se pregunten si también los dejarás rápidamente. Pero aquí estamos hablando de tu salud mental. No se trata de un "Estoy aburrido en mi trabajo" o "el trabajo no es lo que pensé que sería". Se trata más bien de "mi trabajo me hace sentir miserable y daña mi salud mental". Construir una carrera es importante, pero proteger tu salud es más importante.

Y te prometo que muchas personas exitosas tuvieron retiradas, nuevos comienzos y reveses al inicio de sus carreras. (¡Es más, a lo largo de sus carreras, para el caso!) Probablemente, esta no es tu última oportunidad de trabajar en tu campo. No quiero ser demasiado optimista al respecto, porque el mercado laboral está en un mal momento y no hay garantía de que encuentres el trabajo perfecto. Dejar un puesto difícil de conseguir es un riesgo y existe la posibilidad, por remota que sea, de que dejarlo te ponga en un camino diferente al que habías imaginado. Pero cuando sopesas tu salud y tu carrera, siempre elige tu salud.

Por supuesto, qué tan pronto puedas hacerlo dependerá de tus finanzas y la red de seguridad que tengas. Si tienes ahorros y/o una familia que esté dispuesta a apoyarte mientras buscas tu siguiente trabajo, tus opciones serán diferentes a si tienes la necesidad de quedarte hasta que encuentres algo más. Pero sí puedes renunciar a un trabajo que te hace sentir miserable.