El coronavirus afecta a la economía global

Pueblos fantasmas, cancelaciones de vuelos y fábricas cerradas.
26.2.20
Gente abordo de transporte público
Fotógrafa: Francesca Volpi / Bloomberg a través de Getty Images

Artículo publicado originalmente por VICE Noticias Estados Unidos.

El coronavirus ha comenzado a infectar la economía global.

Además de Wuhan, China, donde se detectó el virus por primera vez, otras ciudades han quedado desiertas en lugares tan lejanos como Rusia e Italia. En Londres, el dueño de una boutique no ha podido recibir extensiones de cabello de China, según CNN. Otra comerciante en Estados Unidos tampoco puede importar sus suministros de arte, según CNBC.

Publicidad

A medida que aumenta el número de muertos en Italia, el epicentro del brote en Europa, los mercados se han desplomado: en Europa cayeron entre un 3 por ciento y casi un 6 por ciento el lunes, y los economistas advirtieron que Japón y Alemania —la tercera y cuarta economías más grandes de el mundo, respectivamente— podrían estar al borde de la recesión.

El mercado estadounidense también está sintiendo los efectos del virus: el Dow había alcanzado máximos récord la semana pasada; el lunes, todos los mercados de Estados Unidos cayeron alrededor de un 3 por ciento.

La Organización Mundial de la Salud aún no ha declarado el brote de coronavirus como una pandemia, pero más de 2.500 personas han muerto a causa del virus en todo el mundo. Seis han muerto en Italia, y los casos confirmados en el país se triplicaron durante el fin de semana. Además, el lunes pasado, nuevos casos fueron dados a conocer a cada hora, mientras que en Corea del Sur llegaron hasta 833.

La gran mayoría del total de 80.000 casos de coronavirus surgieron en la parte continental de China, donde las fábricas se vieron obligadas a cerrar porque los trabajadores se negaron a cumplir con su asistencia. Esta acción, junto con miles de cancelaciones de vuelos, ha llevado a una caída en la demanda mundial de petróleo por primera vez en una década.

El brote también está creando pueblos fantasmas en todo el mundo. Uno es Codogno, al sureste de Milán, donde las calles están vacías. "La gente está encerrada en sus casas,", reveló una mujer llamada Paola a Agence-France Presse.

Lo mismo ocurre en Daegu, Corea del Sur, donde el número de casos reportados se triplicó durante el fin de semana. "Las cosas están sumamente calmadas aquí", dijo Kim Tae-woo, residente de Daegu, a The Guardian. "Se siente como si estuviera en un centro de meditación".

Publicidad

En la ciudad rusa de Blagoveshchensk, en la frontera con China, no se ha confirmado un solo caso de coronavirus. Sin embargo, Rusia cerró la frontera, y Blogoveshchensk —que apostó por tener una relación económica más estrecha con China en el futuro— ha detenido sus actividades.

El brote del virus también está afectando rincones inesperados de la economía global. En las celebraciones del Año Nuevo Lunar chino, donde las toneladas de mariscos abundan y significan un auge para los pescadores en el Estrecho de Torres, no sucedió lo que se esperaba. China canceló las festividades anuales este año con la esperanza de contener la epidemia.

"La mayoría de los pescadores han dejado de realizar incursiones en el mar, porque no se puede ganar dinero con lo que está sucediendo", dijo a The Guardian Boggo Billy, quien generalmente envía sus pepinos de mar y langostas a los mercados de China.

Si existe un aspecto positivo, podría ser que las emisiones de gases de efecto invernadero están disminuyendo debido al coronavirus. Se espera que las emisiones de China tengan una reducción aproximada del 25 por ciento en el primer trimestre de 2020.

Portada: Pasajeros viajan en un vagón vacío en un tranvía en Milán, Italia, el lunes 24 de febrero de 2020. Aturdida por la mayor oleada de coronavirus en Europa, Italia parece estar al borde de un pánico generalizado.