Alquila una cabra para tus reuniones en Zoom

Algunos granjeros están tratando de ganar algo de dinero durante esta pandemia alquilando sus cabras para reuniones virtuales, y Motherboard de VICE probó este nuevo servicio.
LC
traducido por Laura Castro
30.9.20
Una cabra.
Getty Images

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Como muchas redacciones en el mundo, Motherboard de VICE fue desterrada de su oficina física para trabajar desde casa durante los últimos seis meses. Al principio, las reuniones virtuales tenían encanto y eran divertidas: saludar a la gente estando en mi departamento, en lugar de estar quedándome dormida en una fría mesa de conferencias, era un remanso de normalidad en medio del caos del Covid-19,

Publicidad

Sin embargo, más de medio año después, las reuniones virtuales ya no son ninguna novedad. Cuando vi el servicio de renta virtual de cabras de Cronkshaw Fold Farm, el cual agrega una cabra en vivo a tu reunión de Zoom (o Hangouts, Skype, y cualquier otra plataforma que uses) por una pequeña tarifa, me pareció algo que podría sacarnos de la rutina virtual al menos durante unos minutos.

Las cabras se encuentran en Lancashire, Inglaterra, donde la granjera Dot McCarthy las ha estado ofreciendo como invitadas para reuniones virtuales desde que dio inició el confinamiento por Covid-19 en el Reino Unido, en el mes de marzo.

Cronkshaw Fold no es el único servicio de renta virtual de cabras: Sweet Farm, al sur de San Francisco, ofrece citas "Goat-2-Meeting" en las que hay un mayor involucramiento que cuando solo se trata de la aparición repentina de una cabra en Zoom, pues incluye un recorrido por la granja en el que conoces a una variedad de llamas, cerdos y cabras que fueron rescatados y que se sientan listos para aparecer en cámara ese día, según anuncia el sitio.

La aparición por 5 minutos de una cabra de Cronkshaw Fold cuesta un poco más de $6 dólares. La granja utiliza las ganancias obtenidas para continuar con su objetivo de ahorrar y así poder instalar tecnologías de energía renovable en la granja.

"El cambio climático es una mierda y queremos hacer todo lo que podamos tan pronto como podamos para contribuir a frenarlo", me dijo McCarthy en un correo electrónico. Las ganancias de las apariciones de las cabras en las reuniones virtuales también les han ayudado a pagar los salarios de los trabajadores de la granja durante la pandemia de Covid.

Publicidad

"Empezamos a las 6:30 am y tenemos una reunión virtual cada 10 minutos hasta las 9:30 pm, hora del Reino Unido, los siete días de la semana", dijo McCarthy. "También lo hacemos en otros horarios para aquellos que llaman desde diferentes zonas horarias, ¡pero cobramos un poco más para cubrir el esfuerzo de levantarnos en medio de la madrugada e ir hasta el granero en pijamas a despertar a las cabras!".

Yo reservé a una de estas cabras para una reunión de 4-4:05 pm, hora del este, en Lancashire eran alrededor de las 9 pm. Si bien el sitio te permite elegir qué cabra deseas que se sume a tu reunión y te proporciona descripciones de la personalidad de cada una, como ya era tarde, decidí dejar que McCarthy decidiera cuál sería la cabra estrella.

La reunión del personal de Motherboard de VICE, más una cabra.

La reunión del personal de Motherboard de VICE, más una cabra.

Les pedí a mis compañeros de trabajo que ingresaran a la reunión temprano si es que querían disfrutar de cinco minutos de alegría con una cabra, pero se unieron a la reunión un poco más tarde (de hecho, justo cuando el director editorial de Motherborad, Jason Koebler, estaba anunciando que el equipo de Waypoint recaudó más de $ 150,000 dólares durante su recaudación de fondos Save Point para National Bail Out). Afortunadamente, poco después de eso Cronkshaw Farms solicitó unirse a la reunión, lo que provocó un alegre y momentáneo caos.

En el cuadro de chat, la cabra se presentó como Daisy (quien fue expulsada de las clases de yoga con cabras, debido a que le dio cabezazos a otras cabras, según su descripción en el sitio) y apareció con sus hijos, Lulu y Sebastian.

Daisy, la cabra, charlando en nuestra reunión.

Continuamos con la reunión mientras las cabras deambulaban por ahí en un recuadro de una esquina inferior de la pantalla, escuchando los planes de Motherboard para la semana, supongo. Para ser honesta, fue un poco incómodo para mí, ¡pero me han dicho que otros integrantes de Motherboard lo disfrutaron bastante!

McCarthy me dijo que, aunque yo sí les advertí a mis compañeros de trabajo que una cabra se aparecería en medio de nuestra reunión, algunos equipos contratan este servicio como una broma. "Ha sido un éxito unirse a videollamadas en todo el mundo, y vemos a aquellos que contrataron la cabra tratando (en su mayoría sin éxito) de mantenerse serios mientras sus colegas completamente desconcertados intentan averiguar '¿¡POR QUÉ HAY UNA CABRA !?'", dijo. Pero, de aquí en adelante, la pregunta que yo haría para todas las reuniones es: ¿por qué no hay una cabra?