Quantcast
En el Zoo de Barcelona están matando cachorros de animales

La asociación animalista Libera y la Liga para la Defensa del Patrimonio Natural, han denunciado al zoo por estos hechos.

Todas las fotos son del Zoo de Barcelona vía Libera

Bajo el paraguas de la conservación animal todo cabe. O así quiere vender el zoo de Barcelona la justificación al asesinato de las crías de nilgó, un tipo de antílope asiático, el pasado mes de diciembre. Aseguran que buscaban su bienestar y que esto sucede de manera excepcional, pero la asociación animalista Libera y la asociación ambientalista DEPANA, Liga para la Defensa del Patrimonio Natural, han denunciado al zoo por estos hechos. Una de las crías de antílope, nació sana y fue asesinada con solo dos días de vida. De la malformación que al parecer sufría la otra, no se sabe nada.

La actuación del centro vulneraría así la Ley 31/2003 de 27 de octubre de conservación de la fauna silvestre en los parques zoológicos según la abogada que interpone la denuncia, Anna Mulà. Estarían, por tanto, incurriendo en una falta muy grave al "dar muerte intencionada a los animales del parque zoológico o la eliminación de sus restos intencionadamente sin causa justificada". Se enfrentan a multas que van de los "60.101 a los 300.500 euros, e incluso el cierre temporal o definitivo, total o parcial del parque zoológico".

Las dos crías de antílope se suman a los asesinatos ocurridos en el zoo de Copenhague en febrero y marzo del año pasado dela célebre jirafa Marius, despedazada delante de los espectadores del zoo; y delos cuatro leones que mataron por cuestiones de espacio al no poder reubicarlos. ¿Cómo es posible que dejen a los animales reproducirse para luego matar a aquellos que consideren un inconveniente? Leonardo Anselmi, portavoz de ZOOXXI, una campaña que pretende transformar los zoos revolucionando así su concepto tradicional, explica a VICE las consecuencias del uso del culling: "es un método de control poblacional que se basa en matar crías recién nacidas sanas de varios tipos de animales por razones normalmente logísticas y en ocasiones científicas". Anselmi afirma que en el caso del zoo de Barcelona solo atiende a razones de espacio ya que no tiene "ningún tipo de capacidad de crecer". Además, las dos asociaciones internacionales de carácter privado, la EAZA (European Association of Zoos and Aquariums) y la WAZA (World Association of Zoos and Aquariums), recomiendan el culling en sus manuales de buenas prácticas. Sin un observatorio internacional que vele por los derechos de los animales, las directrices de estas asociaciones privadas prevalecen sobre la razón y la moral.

Con respecto a la moralidad de los hechos, Aselmi lo tiene claro: "la sociedad ya no permite ese tipo de prácticas, como por ejemplo la matanza de un animal sano recién nacido. En el caso de las crías que estamos hablando tenían solo dos días". Más de 27.000 firmas se recogieron en la plataforma Care2 para intentar salvar la vida de la jirafa Marius y la noticia de su muerte dio la vuelta al mundo.

No es la primera vez que el zoo de Barcelona es acusado por la sociedad tras hacersepúblicas unas imágenes de las condiciones en las que malviven los animales allíencerrados. Conocido como 'el Guantánamo animal' o 'los sótanos de la vergüenza', son muchas las veces que han protagonizado polémicas a raíz de las denuncias por parte de asociaciones animalistas, quienes se infiltraron en sus instalaciones con cámaras ocultas.

Pero, aunque las condiciones mejorasen, los asesinatos se prohibiesen y se diera a los animales el enriquecimiento ambiental real del que hacen gala en sus folletos informativos, los zoos han comenzado ya su cuenta atrás en el calendario de la historia. Perpetúan la idea injusta y anacrónica de que los animales son objetos. Se acaba su época a medida que la sociedad se vuelve más crítica con estos coleccionistas de animales.

La ciencia también está del lado de los animales. La comunidad científica ya ha reconocido que los animales en cautiverio sufren trastornos alimentarios, son capaces de llegar a la automutilación y tienen conductas redirigidas o escapistas. No solo están reaccionando, tratan de escapar. Como sucedió el pasado mes de noviembre con los pingüinos del zoo de Dinamarca que fueron pillados y devueltos a sus jaulas. Este conjunto de anomalías psicológicas o estereotipias se comprenden cuando entendemos que los animales son como nosotros. Así lo firmaron los neurocientíficos reunidos en la universidad en su Declaraciónde Cambridge sobre la Conciencia en 2012. Philip Low concluía entonces: "Es obvio para todos en este salón que los animales tienen conciencia, pero no es obvio para el resto del mundo. No es obvio para el resto del mundo occidental ni el lejano Oriente. No es algo obvio para la sociedad".

Anselmi habla de "oscurantismo" por parte del zoo ante los medios e insiste en la necesidad de "un modelo de reconversión totalmente paradigmático" porque es urgente "romper con esa visión mercantilista". El portavoz y el resto de promotores de la campaña ZOOXXI insisten: "Lo que nosotros estamos planteando con esta denuncia es un debate público con respecto al modelo de zoo que tenemos hoy en día".

Cerrar los zoos no parece una medida viable, ¿cómo asegurar las vidas de los miles de animales que ya viven en cautiverio? Para dar opciones plausibles y adaptadas a nuestro contexto, la campaña ZOOXXI apuesta por reconvertir los zoos, comenzando por el de Barcelona.

Por ello, proponen las siguientes medidas para reconvertir los zoos para que, en esencia, sean santuarios y refugios válidos para los animales.

1.Un centro más autóctono, donde se dé cobijo a los animales heridos, incautados o rescatados. Frenar la reproducción en estos espacios y ubicar a los animales bien en su hábitat natural, bien en reservas o santuarios.

2.Formar un comité de ciudadanos. Una institución que supervise las buenas prácticas y vele por el interés de los animales.

3.Incrementar el uso de la tecnología para poder ver a los animales en sus hábitats naturales e integrar el conocimiento de estas especies interactuando en libertad.

4.Apuesta fuerte por la ciencia que tiene un papel capital en el desarrollo de los elementos audiovisuales obtenidos en los hábitats naturales. Recopilar toda la información necesaria, sin hacer daño.

5.Educación como pilar imprescindible del ZOOXXI. Siguiendo las recomendaciones de expertos contra la violencia, desarrollarán materiales educativos que ayuden a educar en la empatía para así fomentar una cultura de la paz.

Son profundos los contrastes que se perciben en este cambio de paradigma que estamos viviendo. La mentalidad inmovilista y acomodada de quienes sacan beneficio de los animales aún resiste el empuje de los critican ese cómodo paraguas del conservacionismo bajo el que esconder impunes los asesinatos. Urge dejar atrás el exhibicionismo y ridiculización de quienes consideramos diferentes para pasar a convertirlos en lo que son: animales refugiados secuestrados lejos de su hogar y cuyas vidas corren constante peligro. No obstante los zoos son las únicas cárceles donde todo el mundo es inocente.