Drogas

¿Qué pasa cuando mezclas antidepresivos con drogas recreativas?

Consumir drogas recreativas cuando estás tomando antidepresivos puede causarte depresión, ansiedad y espasmos musculares.
DS
traducido por Daniela Silva
11.2.21
MP1MK0
Foto: Anton Dos Ventos / Alamy Stock Photo  

Poco menos de una de cada seis personas adultas en Inglaterra toma antidepresivos, mientras que una de cada diez admite consumir drogas ilegales. Este crossover representa algunos posibles problemas: cuando se combinan, los antidepresivos y las drogas recreativas tienen sus propios efectos secundarios y riesgos.

Pero a pesar de que existen vínculos estrechos entre el uso de drogas, la dependencia y la depresión, existe poca información sobre lo que le sucede a tu cuerpo cuando mezclas estas drogas. Así que hablamos con algunos expertos para comprender mejor.

CANNABIS

El impacto de mezclar cannabis y antidepresivos puede depender de los diferentes tipos de ambas drogas, dice James Giordano, profesor de neurología y bioquímica en el Centro Médico de la Universidad de Georgetown en Washington DC. "Si el cannabis tiene un valor de THC ligeramente más alto, experimentarás más excitación, euforia y, en algunos casos, ansiedad", dice.

Tom, de 25 años, tomó antidepresivos desde los 16 hasta los 22 y solía fumar marihuana a diario. "Cuando fumaba con antidepresivos, a veces me ponía muy ansioso", dice. "Si fumo ahora, cuando no los estoy tomando, no me da ansiedad".

Publicidad

Cualquier bajón de cannabis también puede prolongarse si estás en antidepresivos, dice Giordano: “A medida que el cannabis comienza a desaparecer, las personas pueden experimentar un poco de agitación, insensibilidad o sentirse emocionalmente agotadas. El efecto que tienen los antidepresivos es que extienden este bajón un poco más".

La principal preocupación de Giordano es mezclar productos de cannabis con alto contenido de THC con un tipo de antidepresivos llamados  inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO): “Con los productos de cannabis con alto contenido de THC, es posible que comiences a ver algunos efectos cardiovasculares. Esto se debe a que los IMAO pueden aumentar la disponibilidad de norepinefrina en nuestro sistema, lo que puede provocar respuestas cardiovasculares alteradas, como cambios en la presión arterial, la frecuencia cardíaca y el ritmo".

MDMA

La MDMA es conocida por su sensación eufórica, pero cuando Dora, de 22 años, comenzó a tomarla mientras tomaba inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), casi no sentía nada. “Miraba a mi alrededor y sentía que todos la estaban pasando mejor que yo”, dice. "Yo estaba al 10 por ciento y los demás al 100 por ciento".

Esta reacción, o la falta de ella, es común en personas que toman una dosis estable de antidepresivos, dice Adam Winstock, especialista en medicina de adicciones y fundador de la Encuesta Global de Drogas. “Las personas que toman antidepresivos y que llevan tiempo tomándolos presentarán respuestas emocionales debilitadas al consumir MDMA. La MDMA provoca una mayor liberación de serotonina, lo que proporciona esa sensación de euforia. Pero los ISRS regulan los niveles de serotonina, evitando que no solo disminuyan, sino que también aumenten.

Publicidad

Al tomar más MDMA para tratar de alcanzar ese nivel, Winstock dice que quienes toman ISRS no solo corren el mismo riesgo de sufrir los mismos efectos adversos de la MDMA que los demás, sino que también corren el riesgo de sufrir el síndrome serotoninérgico. Aquí es donde tu sistema se inunda de serotonina. Los síntomas incluyen irritabilidad, rigidez y espasmos musculares, confusión y náuseas, y si no se tratan, pueden llegar a ser fatales.

Winstock dice, por lo tanto, que "el consejo para las personas que toman dosis estables de antidepresivos debe ser: no tomen MDMA".

COCAÍNA

Consumir cocaína, otro estimulante, mientras tomas antidepresivos también te pone en riesgo de que tu cuerpo se inunde de serotonina. Winstock advierte que la cocaína puede socavar gravemente los efectos de los antidepresivos.

"Siempre pienso que los antidepresivos son como poner un tapón en el fregadero, porque estás tratando de llenar tu cerebro con buenos químicos", dice. "Y lo que hace la cocaína es quitar el tapón". Si bien todavía puedes sentir esa euforia a corto plazo, el bajón será "terrible".

Esto es lo que le pasó a Ben, de 21 años, que consumió cocaína durante una parte "particularmente baja" del confinamiento. "Recuerdo que me dio más ansiedad en el bajón", dice. "Pero creo que en parte fue porque me preocupaba que, al combinar la coca con [el antidepresivo] fluoxetina y alcohol, la fuera a cagar horrible".

ALCOHOL

Cuando a Emily, de 22 años, le recetaron antidepresivos por primera vez a los 16, continuó su ritual de borracheras los fines de semana. Con el tiempo, se dio cuenta de que no era bueno para ella. "El alcohol me provocaba pensamientos suicidas", dice. "Todos mis intentos de suicidio fueron generalmente después de haber estado bebiendo, o mientras todavía estaba borracha".

También es probable que muchas personas que sufren de depresión beban, pero "el alcohol hará que muchos antidepresivos no actúen", dice Winstock. Esto se debe a que el alcohol altera la capacidad del antidepresivo para cambiar tu desequilibrio químico y puede exacerbar tu estado de ánimo. Por lo tanto, si ya estás deprimido o ansioso, podrías sentirte peor.

La reacción a los diferentes tipos de antidepresivos dependerá de la droga y la dosis. Y, por supuesto, todo el mundo tiene respuestas físicas únicas a las drogas y al mezclarlas.

"Tratamos a muchas personas que tienen 'patologías duales', cuando tienen un problema de salud mental y de drogas", dice Nuno Albuquerque, líder en el UK Addiction Treatment (UKAT). "La forma en que una persona reacciona a las drogas siempre difiere dependiendo de su situación física y psicológica en el momento de su uso".

Si estás tomando antidepresivos y deseas obtener el mejor resultado posible, Winstock recomienda tomar tu medicamento todos los días y evitar cosas que puedan reducir su eficacia, como las drogas recreativas. “La gente nunca debería dejar de tomar sus antidepresivos de forma repentina para consumir drogas recreativas”, dice.