Drogas

¿Los cárteles mexicanos están intentando hacer su propia cocaína?

Se descubrieron campos de coca en México por segunda vez.
1.3.21
planta de coca
Un campesino cosecha hojas de coca en Vallenato, en Nariño, suroeste de Colombia, 10 de noviembre de 2018. Cada vez se encuentran más plantaciones de la droga en México y Centroamérica. Foto: LUIS ROBAYO, AFP vía Getty Images.

CIUDAD DE MÉXICO - El 8 de febrero el ejército mexicano descubrió y destruyó más de cuatro hectáreas de coca y un laboratorio para procesar el alcaloide.

Esta es la segunda vez que se descubre una plantación de coca en México, pero podría ser el comienzo de una tendencia preocupante, si los traficantes locales finalmente logran encontrar una manera de cultivar la planta a suficiente escala dentro del país.

Publicidad

La planta de coca se cultiva desde hace mucho tiempo en los Andes sudamericanos, principalmente en Bolivia, Colombia y Perú. Pero el descubrimiento de pequeñas plantaciones de coca fuera de esos países sugiere que los ambiciosos narcotraficantes podrían estar intentando incursionar en el negocio de la producción de cocaína, para así romper el monopolio que actualmente disfrutan esas naciones andinas.

La primera plantación descubierta en México fue en el estado sureño de Chiapas, cerca de la frontera con Guatemala en 2014. Los reportes noticiosos en ese entonces afirmaban que las autoridades encontraron 1,639 plantas en aproximadamente un tercio de acre de tierra. Sin embargo, desde entonces, no se había tenido nuevos reportes de plantíos de coca en México, hasta ahora.

La plantación de hace un par de semanas era mucho más grande y fue descubierta en el suroeste del estado de Guerrero, a casi 150 kilómetros de la ciudad costera de Acapulco.

“En el Estado de Guerrero no se ha tenido registro alguno de este tipo de siembra y cultivo de estos plantíos”, le dijo posteriormente a la prensa el coronel Enrique Benítez Campoy. "Es el primero que se encuentra".

En años recientes, también se han descubierto plantíos de coca en países centroamericanos. En Honduras, el año pasado las autoridades encontraron y destruyeron seis hectáreas de la planta en las selvas de la provincia costera de Colón. En 2020, los funcionarios hondureños afirmaron haber destruido más de 40 hectáreas de cultivos de coca. El país vecino de Guatemala descubrió sus primeros campos de coca en 2018.

Publicidad

Pero el descubrimiento por segunda vez de plantaciones de coca en México es particularmente preocupante, debido a la gran cantidad de grupos de crimen organizado en la región y su proximidad con Estados Unidos, que es el mayor consumidor mundial de cocaína. Los sindicatos criminales mexicanos han ganado miles de millones de dólares transportando cocaína cultivada y fabricada en países de América del Sur durante décadas, pero nunca han cultivado ni procesado coca en suelo mexicano.

Si la tendencia actual se expande, esa dinámica tiene el potencial de convertir a México en un centro de producción de cocaína, no solo en un país de tránsito.

Luego de la destrucción de la plantación en Guerrero, el oficial militar reconoció que la zona era ideal para el florecimiento de la coca.

“La combinación del clima, el calor y la altura dio como resultado que se haya podido cultivar la coca”, dijo Benítez Campoy.

Guerrero es uno de los estados más violentos de México, pues cuenta con la presencia de varios de los más grandes cárteles de la droga y numerosas pandillas pequeñas que compiten por el control del mercado local, las rutas de tráfico y la producción de diversas sustancias como marihuana, heroína, fentanilo y ahora, aparentemente, también cocaína.