Publicidad
actualidad

Cinco preguntas para los tipos que le dieron 'cocaína' a un anciano de Lugo

O sea, realmente, ¿qué coño pretendían?

por Pol Rodellar
28 Diciembre 2018, 10:58am

El sitio se conoce como Lugo pero a partir de ahora la gente se referirá a esta ciudad como El Sitio Donde Unos Chavales Le Dieron Coca A Un Anciano Que Paseaba Tranquilamente Por La Calle, o sea, “ESDUCLDCAUAQPTPLC”. Tenéis que ir a ESDUCLDCAUAQPTPLC, joder, la catedral de ESDUCLDCAUAQPTPLC es una preciosidad.

La noticia no tiene más, esto es básicamente lo que sucedió. Unos chicos le entraron a un abuelo que cargaba con una bolsa de los supermercados gallegos GADIS y le ofrecieron algo parecido a la cocaína —yo no soy un experto, el tema es que los chavales le dijeron que se trataba de coca—.


MIRA:


Le prepararon un rulo con un billete de diez euros, se lo metieron en la nariz, le acercaron un móvil con varias clenchas planchaditas y el anciano únicamente tuvo que “tirar p’arriba”. Después de una sutil preocupación —”es que padezco un poco del corazón”—, los muchachos le tranquilizan y le dicen que le irá incluso bien. Todo esto lo grabaron con el móvil y lo subieron a internet por eso de “echarse unas risas”. Fin de la historia.

Se supone que después “ardieron las redes” por lo que la policía se movilizó y finalmente dieron con los chavales, que fueron detenidos por un delito contra la salud pública y otro contra la intimidad por difundir las imágenes por internet.

Ahí van las preguntas que genera este caso.

¿PERO ERA COQUETA O NO ERA COQUETA?

El tema es, ¿hasta dónde llega la broma? La broma consistía en “drogar a un anciano que sale del súper” o “hacerle creer a un anciano que va por la calle con una bolsa del súper que se está metiendo coca”? ¿Qué opción es mejor? ¿Qué es más inmoral? Me imagino al tipo llegando a casa, sacando el bote de garbanzos y las latas de atún de la bolsa del súper y pensando “joder, que me acabo de drogar” y realmente tiene las fosas nasales repletas de tiza. Esos momentos de sufrimiento del tipo, esas gotas de sudor que resbalan por su rostro en vano.

¿SON LOS ANCIANOS QUE VAN POR LA VIDA CON UNA BOLSA DE PLÁSTICO DE SUPERMERCADO CON SUS “COSITAS” LAS VÍCTIMAS PERFECTAS PARA ECHARSE UNAS RISAS?

El tema de la bolsa GADIS me inquieta. ¿El anciano viene de un súper o es que es de esas personas que las utilizan a modo de “tote bags”? No sé por qué pero tengo la sensación que es más bien la segunda opción. La gente que va por la vida con bolsas de plástico para transportar bienes personales tienden a generar una ternura y una tristeza tan intensas que algunas personas no saben gestionarla bien y necesitan, en un intento de reafirmar su masculinidad o yo qué sé, destruir ese generador de cariño. Contrarrestar la empatía con el terror. Este es el caso, probablemente.

¿ES EL BILLETE DE DIEZ EUROS EL MEJOR MATERIAL PARA FABRICAR UN RULO?

Pregunto, porque no tengo ni las más mínima idea. Puede que el de cinco de un poco de grima porque siempre están hechos mierda y los de 20 ya hay que mostrarles un poco de respeto. Los de 50 ya ni hablar. ¿Es el billete de 10 el punto donde coinciden lo mediocre y lo excelso?

¿SE PUEDE REGALAR COCA POR NAVIDAD?

Pongamos que —fuera de toda inmoralidad—, los tipos querían hacerle un regalo de Navidad al tipo. Después de mucho debate, los amigos llegan a la conclusión de que lo que realmente necesita el anciano es una buena anchoa de coqueta. ¿Podría trasladarse esta situación a un evento familiar? ¿Sería correcto que, mientras Javi e Irene (los pequeños de la casa) abren sus regalos infantiles, el tío Dani descubriera que bajo esa bolita recubierta con papel de regalo se esconden dos gramos de cocaína? ¿Llegará en algún momento la sociedad a tolerar estos regalos? ¿Podría ser la cocaína los nuevos pijamas?

BUENO, ¿ESOS TIPOS VENÍAN DE FIESTA O ES QUE NORMALMENTE VAN POR LA VIDA ESNIFANDO?

Hay gente que lleva la fiesta muy adentro, esto es indiscutible. Ver el tercer sol salir sin haber dormido ni veinte minutos. Gente pillándose días de fiesta para marcarse todo un puente de fiesta sin parar, estas locuras. Pero también están esos empresarios que necesitan una rayita de coca para inaugurar la jornada laboral, como quién se toma un café porque “es que si no me tomo un café por la mañana no soy persona”: comerciales, banqueros, pescadores o profesores de lengua española. ¿De qué tipo de personas estamos hablando? ¿Estos estaban de fiesta o se iban a vender unos paquetes de 50 GB con llamadas ilimitadas por solo 25 euros? Todo es posible, y esto es lo maravilloso.

Sigue a Pol en @rodellaroficial.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.