Jungle Empire: 17 años de trayectoria del motor que ha impulsado al drum & bass en México
Foto tomada del Facebook Oficial de Jungle Empire.

Jungle Empire: 17 años de trayectoria del motor que ha impulsado al drum & bass en México

Luego de 17, Jungle Empire se reporta listo para seguir haciendo lo que mejor les sale: construir escena.

A principios de la década de los 2000 el techno y el house predominaban en la pistas de baile de la Ciudad de México. De forma paralela, el psychedelic trance ganaba adeptos a un paso vertiginoso. Por su parte el jungle/drum and bass se abría camino por lo menos desde siete años atrás. Para entonces, la llamada bass music ya había hecho suyos sitios significativos, de la mano de Alcachofa Sound Arts y del Parador Análogo. Espacios como el Marro del Salón México, el Cabaret La Perla y los multitudinarios festivales Tecnogeist y Love Parade México, dan cuenta de ello.

Publicidad

En este contexto, en 2001, irrumpe en la escena electrónica nacional: Jungle Empire, un pequeño grupo de jóvenes entusiastas de la música de batería y bajo, retomando lo hecho por el Parador Análogo, pero sobre todo influenciados por la escena canadiense de Toronto. Jungle Empire es el motor más importante que ha impulsado desde hace 17 años al drum and bass en México. El colectivo lo fundan Godfatha, Rhythmo y Octavio Pedraza. Poco tiempo después se sumarian John, Nasty y Larry, mejor conocido en la actualidad como DJ Gross, una de las figuras destacadas del hip hop y la bass music nacional.

Cuando empezamos ya había un colectivo que se llamaba Parador Análogo, nosotros comenzamos a ir a sus fiestas ahí en La Perla. Incluso antes de ellos había otro que se llamaba Abstract Massive. En el 98 fuimos a dar el rol a Toronto: Rhythmo, Choco y Rodrigo, el Güero. Vimos el drum and bass en su esplendor, porque en ese año estaba muy en boga allá. Llevaban a ingleses, llevaban a Bryan Gee, a Goldie. Lo que a mí me atrapó fue el sound system que había en cada club, estaba increíble, ¡muy chingón! Fuimos a muchas fiestas, estuvimos como seis meses. Regresé y yo seguí yendo a las fiestas de La Perla durante un año más. Volvimos a regresar a Toronto, nos agarró una etapa de ir cada verano durante cuatro o cinco años, y nos empezamos a hacer amigos de los DJs, los empezamos a cotorrear, y ya como en el tercer año le dijimos a Slip n Slide que si quería venir a México”, cuenta Godfatha.

Publicidad

Aquella noche, a la que hace referencia Godfatha, llegaron alrededor de 100 personas. La Faena abrió de nuevo sus puertas al drum and bass con Jungle Empire debutando en el circuito capitalino de fiestas de música electrónica. El line up lo encabezó Slip n Slide de la conocida disquera canadiense Vynil Syndicate, acompañado por Linga, Godfatha, John y Rhythmo. Fue una fiesta organizada con sus propios recursos, sin patrocinador alguno, y que lejos de generarles ganancias, el saldo fue casi de pérdida total. Sin embargo, los números rojos no hicieron mella en el ánimo del novel colectivo.

Desde la primera fiesta yo estuve en el colectivo. Rodrigo (Rhythmo) y yo, nos encargábamos de buscar DJs, de hacer booking. Me acuerdo que hablé con Juju, con Suv, con varios. Les escribía y les contaba más o menos cómo era el panorama. Que éramos unos chicos queriendo levantar una escena aquí en México, que no había mucho dinero, y que si querían ayudarnos a levantar la escena acá, que ellos me dijeran cuánto era el presupuesto más o menos con el que se podía armar una fiesta. A nosotros no nos tocó el internet, nos íbamos a Coyoacán a repartir flyers, a la Lagunilla, a las tiendas de la Condesa. ¡Sí tenías que chingarle de a deberás!”, recuerda Gross.

Vía Jungle Empire.

Durante los primeros años de vida del colectivo, trajeron a México a grandes nombres de la escena internacional como: Slip n Slide, Ryan Ruckus, Mc Tragedy, Saigon, Maniak, D-Bridge, Nu:Tone, Friction, Suv, Sub Focus, Shimon, Silver, Juju y Marcus Visionary, entre otros.

Publicidad

Cuatro años después del debut de Jungle Empire, en 2005, el colectivo toma por asalto el legendario club El Colmillo de la calle de Versalles, organizando el primer Drum And Bass Fest. Una noche dedicada en su totalidad al género en las dos pistas del venue, con un line up integrado cien por ciento por DJs y productores nacionales, provenientes de distintos colectivos, en el ánimo de generar comunidad y sobre todo: escena. Todo un suceso.

2007 fue un año de cambios en Jungle Empire. La alineación experimentó ajustes importantes: salen del colectivo John y Rhythmo. Más que por diferencias, por cuestión de cambio de residencia. Ambos son considerados miembros vitalicios, y en la medida de las posibilidades colaboran a distancia. Ante dichos cambios, el ritmo de trabajo que habían alcanzado, se detuvo. Sin embargo, fue sólo una pausa momentánea. Por esos días, un par de jóvenes llegarían a inyectarle al colectivo, la dosis necesaria de energía e imaginación para retomar de nuevo el rumbo: Skull y Flavor, este último actual director de Jungle Empire.

Via Jungle Empire.

Uno de los proyectos relevantes que surgen en el contexto de la segunda etapa de vida del colectivo es el portal Urbanbits, dirigido por Skull y Flavor. El sitio genera contenidos especializados referentes al acontecer de la bass music nacional e internacional. “La historia de Urbanbits tiene poco más de 10 años. En un inicio nació como un blog para que se pusieran fotos tanto de nuestras fiestas como otras cosas que sucedían alrededor de la escena del drum and bass. Era un blog de los de blogspot. Con el paso del tiempo fue mutando y fuimos compartiendo primero mixes y tracks gratuitos en Soundcloud, que nos parecían buenos. En 2013 fue cuando le dimos un giro a un portal más en forma, como un ente independiente de Jungle Empire, con una línea editorial abierta a distintos géneros musicales emparentados con el bass o los breakbeats, además de arrancar una serie de podcast con productores y DJs locales”, cuenta Skull.

Publicidad

Luego de los primeros 10 años de vida, en 2011, el colectivo experimenta de nuevo ajustes en su alineación. Gross decide irse a vivir una temporada a Playa del Carmen. A su regreso a la Ciudad de México toma su propio rumbo. En la actualidad sigue cerca del colectivo, tocando en sus eventos, a la par de su labor en Homegrown Entertaiment.

Jungle Empire ha desarrollado distintos conceptos de fiesta desde su nacimiento, dos de ellas han perdurado al paso del tiempo: Mr. Happy y las Wicked Nites. La primera consiste en una fiesta dirigida a un público masivo, con un DJ internacional como invitado. Las Wicked Nites son un ciclo de noches de club, por lo regular, con talento nacional proveniente de la Ciudad de México y del interior del país.

El 2014 fue un año clave en la trayectoria del colectivo: Jungle Empire y Apolorama unen fuerzas, aunque cabe aclarar que desde 2013 ya venían colaborando de manera informal. Apolorama es una revista electrónica dedicada a difundir contenidos relacionados con arte y cultura. El 14 de febrero de ese año realizan su primera fiesta oficial con el célebre productor brasileño DJ Marky, una de las figuras más importantes de la escena internacional. Más de 800 personas atestiguaron una de las sesiones de drum and bass más poderosas de que se tenga memoria.

Via Jungle Empire

Un año después, en 2015, Jungle Empire y Apolorama se anotan un hit más con la primera edición de Bajo Fest, el festival en su tipo más importante en nuestro país, con un line up constituido exclusivamente por talento nacional, exponiendo las múltiples vertientes que han tomado las llamadas frecuencias bajas. Bajo Fest es un punto de convergencia de la comunidad creativa que integra la escena en nuestro país, lo mismo incluye a DJs, productores y VJs.

Publicidad

La segunda edición de Bajo Fest originalmente se llevaría a cabo el 30 de septiembre de 2017, lamentablemente el festival resultó afectado por el sismo que sacudió a la Ciudad de México y a otros estados vecinos, el día 19 de ese mismo mes. Por respeto a las víctimas y a los damnificados y por las afectaciones que sufrió el venue, la fecha se recorrió al 15 de diciembre en otra locación. A pesar de los contratiempos que surgieron de último momento, como la cancelación de la presentación de Makoto, por cuestiones climatológicas en Estados Unidos, el festival fue todo un éxito. Más de 1100 personas colmaron el dancefloor del club Cosa Nostra de la Colonia Doctores. Aunado a la fiesta, el festival organizó conferencias y master class gratuitos denominados Bajo Lab en el SAE Institute, con la finalidad de generar interés en las nuevas generaciones por la producción, tanto sonora como visual.

Via Jungle Empire.

A lo largo de casi dos décadas, Jungle Empire se ha mantenido como un colectivo incluyente. Por sus filas han pasado artistas que mantienen activa a la escena nacional, como Dizzo, Mc Mega Zim Ze, HMC y los internacionales DJ Maniak, Mc Frequency (Toronto), Miss Ly One (Suiza) y Error (República Checa), entre otros.

Luego de 17 años de camino recorrido, Jungle Empire se reporta listo para enfrentar nuevos desafíos, pero sobre todo para seguir haciendo lo que mejor les sale: construir escena. Experiencia, juventud y creatividad caracterizan a su actual alineación, integrada por Godfatha, Flavor, Skull, VJ Sicario, Sergio Su de Apolorama, Mc Weedow, Mukiyare y su último fichaje estelar: Isaac Maya, el productor y DJ mexicano de drum and bass más destacado en el plano internacional.

El colectivo se ha abierto paso remando contra la marea, construyendo una escena que en su momento era casi inexistente, y que pocos volteaban a ver. Si en la Ciudad de México, e incluso, en el resto del país, se escucha, se produce y existe una escena de bass music, se debe en gran medida al trabajo que emprendió el colectivo hace casi dos décadas. En pocas palabras, la historia de la música electrónica mexicana no se podría entender sin la labor de Jungle Empire, como lo afirma Chuck Pereda, uno de los DJs y periodistas musicales más respetados: “Me parece súper valiosa, son uno de los colectivos más duraderos de la CDMX (y de la República por extensión), pero además, fueron pioneros en su momento, y han sabido mantenerse a pesar de que es dificilísimo. Sin duda, creo que son una de las principales razones por las que podemos tener una cultura del global bass”.

Alejandro Arámburo está en Twitter @AlexAramburo

Conéctate con Jungle Empire en https://www.facebook.com/jungleempiremx/