narcotráfico

Los narcos de Algeciras cada vez se parecen más a los de Colombia y México

Algunos medios ya empiezan a hablar de "la pequeña Medellín" y lo cierto es que los narcos del estrecho se parecen cada vez más a los narcos sudamericanos.
31.8.18
Una lancha de los narcotraficantes quemada. Todas las fotografías por el autor

España ha tenido un papel relevante dentro del mundo de las drogas tanto a nivel europeo como internacional desde hace décadas y a pesar de ello, a día de hoy solo un grupo de periodistas especializados y algunos funcionarios públicos intentan poner de relevancia el drama de esta lacra. Una larga historia que pasa por el narcotráfico en Galicia o las drogas de laboratorio en la Ruta del Bakalao y que ahora tiene su núcleo en Algeciras, una ciudad a la que algunos medios de comunicación han empezado a llamar “la pequeña Medellín”, un término que atrae titulares y ayuda a dar luz a un problema importante, pero que no refleja la realidad de la zona y nos debe hacer tener en cuenta los paralelismos que se dan entre el narcotráfico latino americano y la situación en el Campo de Gibraltar.

Publicidad

Tenemos que entender que el narcotráfico es una de las mayores industrias del mundo que mueve más 550.000 millones de euros al año y que, como si de una multinacional se tratase, crea patrones similares y desarrolla su propio entorno cultural. El Informe Europeo sobre Drogas de 2018 continua destacando el rol de España como la puerta en Europa del narcotráfico. En nuestro país, el narcotráfico mueve 5.500 millones de euros al año.

estrecho de gibraltar algeciras narcos

El estrecho de Gibraltar

Las cifras provisionales del Ministerio del Interior para 2017 acusan un incremento en los kilos de cocaína aprehendidos, 32.795 en ese año frente a los 15.238 del año anterior, lo que nos hace suponer un aumento también en el número de kilos movidos en la zona. El total de kilos de coca incautados además supone el 40 por ciento de lo incautado en toda Europa.

Respecto a la segunda droga, el hachís, se capturaron 145.372 kilos frente a los 100.423 de 2016. Aquí, sobre el total europeo, el porcentaje incautado por España aumenta hasta un 70 por ciento. Teniendo en cuenta que como decíamos, los éxitos de las autoridades suponen un pequeño porcentaje respecto a lo que no se consigue detectar, las cifras de negocio son las que cualquier multinacional querría.

Los paleros y el auge de la violencia

En México, país que ha tomado el relevo a Colombia como líder en el tráfico de coca, "la guerra contra el narco", declarada por el expresidente Mexicano Felipe Calderón, que sacó al ejército a las calles del país y que se ha prolongado 10 años, ha provocado 150.000 muertos en el país. Esa cifra supera con creces las peores etapas del Medellín de Pablo Escobar. Por lo tanto, cuando hablamos de una guerra contra el narco en España, como la que clamaba el Ministro del Interior Juan Ignacio Zoido, significa tomar medidas leves, que la sociedad civil de la zona de hecho considera insuficientes.

Pero obviamente, de momento no se puede comparar la violencia en el Campo de Gibraltar con los niveles de violencia latinoamericanos. Este es uno de los motivos por los que la sociedad española está adormecida ante el rol de España como puerta de entrada del hachís y de la cocaína en Europa.

Publicidad

Aún así, como empresa multinacional el narcotráfico del Campo de Gibraltar solo tiene que mirar a sus homólogos colombianos y mexicanos para ver por dónde desarrollar sus niveles de violencia, como han reportado las autoridades y las manifestaciones de plataformas ciudadanas antidroga en Algeciras.


MIRA:


Prueba de esta violencia, es la presencia de ‘paleros’ grupos dentro de un clan que se dedican a robar la mercancía a otros grupos introduciendo armas de asalto en los golpes. Por otro lado, la AUGC (Asociación Unificada de Guardias Civiles) ya ha denunciado el uso de vehículos pesados todoterreno utilizados para empotrarse contra la Guardia Civil y facilitar la huida. Y si un narco de Algeciras no está familiarizado con la violencia extrema solo tiene que subcontratar las tareas a las mafias de Europa del este que operan en la costa del sol. Acuerdos clásicos en el mundo del narco. Se paga en kilos de droga la protección solicitada.

Además, se ha multiplicado el número de clanes en competencia por un trozo del pastel, lo que ha aumentado la violencia. Algo similar pasó en México tras la detención de El Chapo Guzmán, cuando se desestabilizó la estructura y surgieron numerosos subgrupos que luchan por su cuota de poder. Colombia ha seguido un proceso parecido tras los difíciles acuerdos de paz que han hecho que muchos de los grupos implicados hayan cambiado la bandera de la guerrilla por la del crimen organizado.

Publicidad

Es importante puntualizar que en España estamos lejos de los niveles de violencia latinoamericanos porque los propios narcos españoles saben que no les conviene que la puerta de la droga a Europa sea un campo de batalla y promueven que así sea. Incremento de violencia sí, pero sin desmadre, aunque es un principio que los narcos más jóvenes no siguen.

Francisco Mena, presidente de la plataforma "Por tu seguridad, por la de todos", que aúna asociaciones antidroga y sindicatos policiales, ha presentado ante el Congreso de los Diputados de España, a finales de mayo de este año, un informe sobre la situación del Campo de Gibraltar, pidiendo medidas ante la situación de urgencia que vive la zona y la falta de impunidad de los narcos y destacando la necesidad de una fiscalía especializada y el endurecimiento de penas.

A día de hoy si un narco no es ingenioso solo tiene que copiar los métodos de empresas más exitosas que la suya.

lanchas narcotrafico algeciras lancheros gomas

Gomas incautadas

El desempleo endémico

México tiene más de 53 millones de habitantes en la pobreza y unos 13 millones en Colombia, este es un caldo de cultivo que todos los narcotraficantes aprovechan. Depresión económica, falta de alternativas sociales y desarrollo son factores que coincide en cierto modo con el Campo de Gibraltar, que tiene unos porcentajes de desempleo muy elevados. Sobre un 30 por ciento dependiendo de la zona concreta y el rango de edad. Es muy difícil que un joven sin expectativa laboral a largo plazo, rechace 1.000 euros por hacer de punto (vigilante para los narcos que avisa de la presencia de policía) durante unas horas en La Línea de la Concepción.

Luego se dan sueldos de entre 30.000 y 60.000 euros si escalan en la organización y pueden atravesar el estrecho conduciendo una goma, las lanchas rápidas con potentes motores fuera borda recientemente prohibidas por el gobierno como medida contra el narcotráfico. Una fortuna para un trayecto de 20 minutos, un sueldo que no conseguiría una familia media si tuviera trabajo. Si la perspectiva es tentadora a ojos de un joven, para un padre que no tiene para darle de comer a sus hijos, la respuesta es obvia.

algeciras

La narco-cultura y la aceptación popular

Vivimos una corriente hollywoodiense de exaltación de la narco-cultura con series sobre los narcos colombianos y mexicanos, de sus sicarios, de sus mujeres… y es complicado no crear un halo de atractivo alrededor de este mundillo con series que a lo largo de sus 60 capítulos ensalzan un tipo de vida supuestamento aventurero, lleno de adrenalina, en el que honor es importante… y en los que son pocas las ocasiones en las que los narcos protagonistas mueren o terminan en la cárcel.

No se habla de los aspectos negativos del oficio porque no venden. Cualquiera quiere ser narco después de ver tres temporadas. Además, del mismo modo que en México tenemos los narco-corridos con tanta influencia social que los más radicales fueron prohibidos por el gobierno Mexcicano —pero que corren a sus anchas por él país— en los que se alaba el modo de vida narcotraficante, en España ha calado fuerte el trap, ese que habla en sus letras de armas y drogas, lo que ayuda a que entre los jóvenes se de una aceptación popular del narcotráfico, no solo en la zona de Algeciras, sino en toda España.

Además, en el Campo de Gibraltar hay muchas familias que tienen el narcotráfico como modo de vida y al no existir, como ya se ha dicho, una violencia que riegue las calles de cadáveres, se aleja la sensación de que es algo perjudicial. “Mi hijo come gracias a esto y si tú te drogas la culpa es tuya”, es una frase lapidaria común en los debates sobre el negocio con narcos. ¿Y qué grupo de amigos no ha fumado un porro, o quién no se ha metido una ralla en una discoteca? La demanda de hachís es lo que compra la gasolina de las gomas en el estrecho y, la de coca, las balas para los fusiles de asalto aquí y en Colombia. Todo esto normaliza el narcotráfico y progresivamente lo convierte en algo aceptado.

En el Campo de Gibraltar, un ejemplo de la aceptación popular son las manifestaciones a favor de lancheros fallecidos o ser capaz de rescatar a un detenido de un hospital entrando en tropel decenas de personas haciéndolo desaparecer y dándose a la fuga.

puerto de algeciras

El puerto de Algeciras

La institucionalización del narcotráfico

En Algeciras, a no ser que hay una fiscalía que trabaje en serio, se den posibilidades de desarrollo económico en la zona, se ataje el blanqueo de capitales y se eduque a la ciudadanía en las repercusiones del consumo el narcotráfico crecerá.

Dentro de este crecimiento, como en México y Colombia, el narco querrá llegar a las instituciones políticas. No es difícil pensar en los tiempos que corren y el precio que pagamos los españoles por la corrupción política, que sea muy difícil sobornar a un funcionario español.

De hecho, ya se hace: los narcos pagan a policías y a guardia civiles, para que les faciliten el trabajo, algo reconocido por las propias autoridades, pero del que no se facilitan datos específicos. Un desembarco de droga implica muchas bocas que alimentar, lancheros, conductores, puntos, porteadores y policías entre otros, muchas veces en operaciones de más de 50 personas.

El siguiente paso de desarrollo del narcotráfico es pagar campañas políticas, numerosos son los casos de gobernadores mexicanos o expresidentes colombianos de los que se han destapado casos de relaciones con el narcotráfico. Como primer paso no será difícil para un narco desembolsar la financiación de una campaña local y conseguir ayudas o facilidades.

lanchas narcotrafico algeciras lancheros gomas

Más lanchas y gomas

Blanqueo de capitales

El narcotráfico no podría financiarse sin el lavado de dinero. Aquí ya no solo hablamos de paralelismos latinoamericanos si no de algo global, todos los países tienen su caja de seguridad en paraísos fiscales, España tiene Andorra, Francia Luxemburgo, México y Colombia tienen Panamá y todos tienen Suiza. Ayudados por el sistema financiero bancario que en España, -después de una gran crisis y falto, de liquidez- ha relajado sus requisitos crediticios para aceptar dinero y se ha facilitado la circulación opaca de capitales. España es un país con tal nivel de economía sumergida que no se ve mal pagar sin factura. Por lo tanto, el dinero negro es algo cotidiano.

Futuro, soluciones estructurales y legalización

La evolución del narcotráfico pasa por la política. Dentro del mundo de las drogas se habla de la necesidad imperativa de que los narcotraficantes se relaciones con políticos para motivarlos a que luchen contra cualquier idea relativa a la legalización de las drogas. Un equilibrio, con una mano ayudo al narco y con la otra lucho contra él, ese es el papel de un político corrupto. Para tener una buena imagen y que sea más barato mantenerlo en el poder mientras que el narco expande su empresa.

Son muchos y complejos problemas que trae el narcotráfico y para ello la batería de soluciones debe ser variada tal y como hemos mencionado. Soluciones que, en el mejor de los casos se tardará generaciones en implementar. Por eso se habla de la legalización. Si tardamos décadas en implantar desarrollo social y educación y si no se puede controlar la demanda, la alternativa es legalizar la droga, así el narcotráfico dejaría de ser rentable. Los propios narcos dicen que siempre existirá el contrabando, es cierto, pero no sería tan rentable, sobre todo son los riesgos que implican algunos modos de contrabando, no es igual una cajetilla de tabaco y una multa que morir ahogado en el estrecho por un fardo de hachís.