FYI.

This story is over 5 years old.

Video sobre los violentos enfrentamientos por la construcción de una mina de cobre en Perú

Un muerto y siete heridos tras los violentos enfrentamientos entre policía y manifestantes que se oponen al proyecto minero de 1.400 millones de dólares.
24.5.15
Imagen por Martin Mejia/AP

El Gobierno de Perú declaró el viernes el estado de emergencia en la provincia de Islay tras los violentos enfrentamientos entre la policía y manifestantes que protestaban contra un proyecto minero de 1.400 millones de dólares con el resultado de un muerto y al menos siete heridos.

En un vídeo publicado en las redes sociales se puede ver a la policía utilizando hondas para lanzar piedras contra los manifestantes y estos respondiendo con más lanzamientos de piedras contra los agentes. Durante los enfrentamientos también se utilizaron gases lacrimógenos. Las imágenes también muestran a un hombre en el suelo con lesiones graves en la cabeza y la cara.

La víctima ha sido identificada como Ramón Colque, de 55 años. En declaraciones a la prensa local, el sobrino del fallecido, culpó al ministro del Interior de la muerte de su tío quien asegura fue alcanzado por una bala mientras vendía papas rellenas en la manifestación.

Las manifestaciones contra el proyecto minero de cobre Tía María en Perú, el tercer mayor productor de cobre del mundo, se han sucedido en los últimos meses, obligando a Grupo México, propiedad del multimillonario minero mexicano Germán Larrea Mota Velasco, a pedir un máximo de dos meses tregua. Otras tres personas han sido asesinadas y ha habido más de 200 heridos en los enfrentamientos entre las autoridades y los manifestantes.

Publicidad

A finales de marzo, las comunidades de la región de Arequipa, no lejos de la frontera sur de Perú con Chile, expresaron su temor de que la producción anual de 120.000 toneladas de cátodos de cobre pudiera contaminar sus tierras y el agua. El gobierno peruano respondió enviando 2.000 policías a la zona, y el ejército desplegó 1.000 soldados para respaldarles. Los policías fueron autorizados a usar armas de fuego de "una forma racional" si eran atacados por los manifestantes, según un comunicado emitido el martes por el ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe.

La agencia de noticias EFE informó el viernes que Oscar González Rocha, director general y presidente de Southern Copper, una subsidiaria de Grupo México, anunció una "pausa" de 60 días para que la empresa y sus opositores pudieran "presentar sus inquietudes y temores, identificar las soluciones, convenir el camino y definir las responsabilidades que cada uno debe asumir en un plazo razonable".

"Ningún proyecto puede ser impuesto por la fuerza, una tregua sería lo más adecuado", dijo Carlos Gálvez, presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, una asociación empresarial sin ánimo de lucro del Perú, según El Economista de México.

El anuncio aparentemente no hizo nada para calmar la indignación de la comunidad. Los grupos civiles de siete regiones en el sur de Perú pidieron un paro de 48 horas el 27 y el 28 de mayo para exigir la anulación total del proyecto minero.

Publicidad

Los sindicatos que representan a los trabajadores en los EEUU, Canadá y México ofrecieron apoyo a los manifestantes peruanos en un comunicado emitido el lunes. Los dirigentes sindicales dijeron que "condenan la brutal represión militar dirigida por el gobierno peruano y Grupo México / Southern Copper contra el pueblo de Arequipa que se opone al proyecto Tía María."

"La riqueza mineral de un país se debe utilizar para el beneficio de las personas, incluyendo a los trabajadores, y no destruir el medio ambiente en beneficio de las corporaciones y los políticos", dijo el comunicado del sindicato.

En un comunicado publicado en El Comercio de Perú la semana pasada, Grupo México, el mayor consorcio minero y de infraestructuras de México, dijo que el proyecto Tía María ha obtenido todos los permisos requeridos, y ha tomado en cuenta a las comunidades locales mediante la creación de un mecanismo de consultas públicas y la participación ciudadana.

El Ministerio de Energía y Minas de Perú, dijo en abril que Southern Copper había garantizado que no iba a tocar el agua destinada a ser utilizada para la agricultura, y que el polvo del proceso minero también iba a ser controlado. En su declaración, el Grupo México informó que la mina Tía María sólo utilizaría el agua del océano a través de la nueva planta desalinizadora de 95 millones de dólares.

El portavoz de Southern Copper en Perú, Julio Morriberón, anunció a finales de marzo que la empresa iba a cancelar el proyecto debido al "terrorismo antiminero" en la zona, pero sus comentarios fueron modificados por los altos ejecutivos de Grupo México. El presidente ejecutivo de Southern Copper González Rocha dijo a Reuters que el anuncio de Morriberón "no recogen la voluntad de la compañía".

Sigue a Purvi Thacker en Twitter: @purvi21