FYI.

This story is over 5 years old.

ESPAÑA

La ciudadanía organizada toma las alcaldías de las principales ciudades de España

Los resultados electorales en las elecciones municipales del 27 de mayo constatan el fin del bipartidismo, la irrupción de las candidaturas lideradas por movimientos ciudadanos y la necesidad de recorrer a múltiples pactos entre formaciones.
15.6.15
Imagen por Albert Gea/Reuters

Los resultados electorales en las elecciones municipales del 27 de mayo constataron el fin del bipartidismo, la irrupción de las candidaturas lideradas por movimientos ciudadanos y la necesidad de recorrer a múltiples pactos entre formaciones, algo poco habitual hasta ahora en la política española.

Un cambio radical en el panorama político español que necesitaba su ratificación en la constitución de los ayuntamientos. Hecho que finalmente se produjo el sábado como reflejan la constitución de los gobiernos municipales de algunas de las principales ciudades de España.

Publicidad

En Madrid, Manuela Carmena, la cabeza de lista de 'Ahora Madrid' — una candidatura ciudadana de unidad popular donde se integran formaciones políticas como Podemos — fue elegida alcaldesa de la capital gracias a los votos de su formación y a los del Partido Socialista (PSOE), evitando que Esperanza Aguirre del Partido Popular (PP), la fuerza más votada con 21 concejales, accediese a la alcaldía.

El '15M' asalta las instituciones en España, pero el régimen aguanta el golpe. Leer más aquí.

La llegada de Carmena al Ayuntamiento de Madrid comienza con polémica por unos tuits de 2011 del nuevo concejal de Cultura, Guillermo Zapata, en los que se le acusa de burlarse del holocausto y de víctimas de la organización terrorista ETA como Irene Villa. La policía española ha anunciado que investigará los tuits por si son constitutivos de delito.

¿Qué ha pasado con Zapata en Twitter? Recopilamos sus tuits y las reacciones generadas — Europa Press (@europapress)June 15, 2015

Finalmente, la presión ejercida desde la oposición y sectores internos de 'Ahora Madrid', ha forzado Carmena a destituirle como concejal de Cultura pero seguirá como edil del distrito de Fuencarral-El Pardo.

En el centro de la polémica también se ha situado el nuevo concejal del área de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Pablo Soto, que en 2013 escribió textos ofensivos contra el ex ministrode Justicia Alberto Ruiz Gallardón.

Publicidad

Para mi que el Pablo Soto se va a librar. — El Ríchal (@Er_Richal)June 15, 2015

"Los resultados de las elecciones municipales confirman que las demandas de transformación surgidas en las plazas se han convertido en procesos de cambio desde dentro de las instituciones", explica a VICE News, Arnau Monterde, investigador del Internet Interdisciplinary Institute.

"El nuevo escenario confirma el agotamiento de las calles y plazas como espacios de protesta puesto que no recibían respuestas desde las instituciones", destaca.

"La vieja política no ha visto venir la marea de cambio porque para ellos la política no está en la ciudadanía. Todo el trabajo que hemos hecho hasta ahora como sociedad civil había sido ninguneado. Y ahora, de repente, la ciudadanía ha tomado las instituciones", explica Simona Levi, cofundadora de Xnet.

"Cuando el 15M abandonó las plazas algunos movimientos mantuvieron la estructura asamblearia pero otros se organizaron en red, lo que es mucho más eficiente que las asambleas para crear contenidos", cuenta la cofundadora de Xnet.

"Los contenidos producidos por la marea blanca o 15MpaRato han sido básicos para organizar el sistema de salud, auditar la deuda o meter en prisión a los causantes de la crisis. Con su trabajo, la ciudadanía organizada ha creado las posibilidades de trabajar en el espacio electoral como un espacio más", añade Levi.

"Se constata un cambio de realidad producido por el crecimiento del pluralismo, el fin del bipartidismo y de las mayorías absolutas", detalla a VICE News, Joan Subirats, Catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Publicidad

"Estos cambios han venido para quedarse y a los ejes tradicionales izquierda - derecha y unionista - independentista, en el caso de Cataluña o Euskadi, hay que añadir uno nuevo: vieja - nueva política", explica Subirats.

En Barcelona, la activista Ada Colau y su formación 'Barcelona en Comú' también han conseguido hacerse con la alcaldía gracias a los votos favorables de ERC, PSC y un edil de la CUP.

"En Barcelona existe una sociedad civil muy fuerte y organizada. Xnet y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) han surgido aquí. Las asociaciones de vecinos están muy bien estructuradas. Son indicativos que indican a pensar que Barcelona puede ser el epicentro de esta corriente de cambio", cuenta a VICE News Simona Levi.

En su primer día al frente del ayuntamiento de Barcelona, Ada Colau se ha desplazado al distrito de Nou Barris para parar un desahucio.

"El gesto de Ada Colau parando un deshaucio tiene una elevada carga simbólica. Pero debe saber mantener la distancia entre su activismo y el cargo institucional. No es posible que el Ayuntamiento pare cada día todos los desahucios, por eso hay que cambiar las políticas estructurales para que no se produzcan más desahucios", destaca Joan Subirats.

'Los resultados confirman que las demandas de transformación surgidas en las plazas se han convertido en procesos de cambio desde dentro de las instituciones'.

En ciudades como Valencia o Zaragoza también se han producido importantes cambios en la alcaldía. En Valencia Joan Ribó de Compromís se ha convertido en el nuevo alcalde después de 24 años de Rita Barberá, del PP, al frente del Ayuntamiento. En la capital aragonesa, Pedro Santisteve de 'Zaragoza en Común' ha sido elegido alcalde con el apoyo del PSOE y de la Chunta Aragonesista.

Publicidad

España, un laboratorio de experimentación democrática 4 años después del '15M'. Leer más aquí.

Los casos de corrupción, los recortes, el empobrecimiento de la población y la pérdida de poder adquisitivo por parte de la clase media, han sido algunos de los factores que han motivado el voto por formaciones como 'Ahora Madrid' o 'Barcelona en Comú'.

"No puede producirse el fin de la corrupción si no es con el control de los ciudadanos. Son necesarias estructuras de la sociedad civil para fiscalizar y controlar las instituciones", remarca Simona Levi.

"Se observa cómo las clases medias han modificado su voto preocupados por la pérdida del estado del bienestar. Los partidos tradicionales no han dado respuesta a estas preocupaciones desde las instituciones", indica Joan Subirats.

En Pamplona, se ha producido un hito histórico y es la llegada por primera vez a la alcaldía de la formación independentista vasca Bildu.

"Los partidos políticos tradicionales han ignorado las demandas ciudadanas que en más de un 80 por ciento la gente defendía. Por ejemplo, la ILP (Iniciativa Legislativa Popular) de la PAH, que pese al gran apoyo popular el Gobierno decidió no llevarla al Parlamento para su aprobación", apunta Arnau Monterde.

En relación al fenómeno de las mareas ciudadanas, Monterde destaca que "son iniciativas ciudadanas conectadas que tienen el mismo ADN. El gran cambio se producirá en la introducción de nuevas formas de democracia, como es la participación directa que permitirán institucionalizar las demandas de la ciudadanía".

Sigue a David Meseguer en Twitter: @DavidMeseguer