FYI.

This story is over 5 years old.

Por primera vez en la historia moderna un Papa visitará una zona de guerra

Garantizar la seguridad en una visita papal nunca es fácil. ¿Pero cómo se consigue cuando el líder de la iglesia cristiana se dirige a la República Centroafricana, un país devastado por la violencia sectaria entre cristianos y musulmanes?
La garde suisse en habit de cérémonie - Photo par Laudio Peri/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El 29 de noviembre el Papa Francisco visitará la República Centroafricana, lo que supondrá el primer viaje en la historia moderna de un Pontífice a una zona de guerra activa.

Durante su estancia, el Papa oficiará dos misas, una en la Catedral de Bangui — la capital del país — y otra en el Bartolomé Boganda Stadium, con capacidad para 20.000 personas sentadas. El Pontífice irá a un campo de desplazados en la Parroquia San Salvador, y visitará la mezquita central de Bangui, una parte del itinerario que el Vaticano ha calificado de "muy peligrosa".

Publicidad

La República Centroafricana ha soportado más de dos años de violencia sectaria brutal entre musulmanes y milicias cristianas. Más de 6.000 personas han muerto y más de 800.000 han sido desplazadas de sus hogares, de acuerdo con un informe de octubre de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

El líder de la Iglesia Católica está a punto de visitar al país en medio de este escenario, justo semanas después de una serie de ataques masivos por parte de terroristas afiliados al grupo Estado Islámico — el cual ha prometido en recientes vídeos de propaganda que invadirá Roma y ondeará su bandera en el Vaticano.

Después de los ataques del 13 de noviembre en París, el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, expresó en un comunicado que era importante ser "prudente y no irresponsable". La seguridad papal de agentes vestidos de civil se incrementó de 12 a 20 durante la audiencia general celebrada cinco días después en la Plaza de San Pedro. Anteriormente, Lombardi había declarado ante la prensa que el Vaticano está monitoreando continuamente la situación sobre el terreno en la República Centroafricana, pero que el Papa definitivamente estará allí.

Al menos 21 muertos por altercados en República Centroafricana a un mes de los comicios. Leer más aquí.

Existe un cierto grado de peligro en Kenia y Uganda — las dos paradas anteriores del Papa en su viaje de África — al igual que en la República Centroafricana, pero ésta es la más peligrosa, explica Andreas Widmer, un profesor de la Universidad Católica de América que ejerció de soldado de la guardia suiza en durante el pontificado de Papa Juan Pablo II. Widmer califica el simbolismo del viaje como de "tremendo", destacando que la difícil situación de los menos afortunados siempre ha sido el foco principal de Francisco, y que hay pocos lugares que sufren más en el momento que esta República de África central.

Publicidad

En septiembre la ONU condenó un ataque con granadas realizado por hombres no identificados en motocicletas en los barrios de Petevo y Fátima, matando a dos personas. Las granadas fueron lanzadas en mercados públicos y cortejos fúnebres. Son fáciles de conseguir.

Bruno-Serge Piozza, residente de Bangui y activista político explica a VICE News que actualmente las granadas se venden por unos 100 francos centroafricanos, aproximadamente 16 centavos de dólar. Un pollo cuesta hasta 4.000 francos, alrededor de 6,50 dólares.

Durante más de un año, la seguridad en la República Centroafricana ha estado en manos de un contingente de las fuerzas de paz multinacionales de la ONU,que ha resultado una medida ineficaz, y varios de sus oficiales han sido acusados de abusar sexualmente de niños locales.

Francia, que cuenta con 900 tropas en su antigua colonia, ha dicho que no podría proporcionar la seguridad adecuada para Francisco durante su visita, y le pidió al Vaticano que cancelara el viaje. Un funcionario del Ministerio de Defensa francés no identificado, dijo a la agencia de noticias AFP que las fuerzas francesas no "cuentan con los medios para garantizar la seguridad" durante la visita papal.

"Hemos informado al Papa de que su visita a la República Centroafricana implica altos riesgos para él, y en particular para los cientos de miles de peregrinos procedentes de Camerún, Chad y el Congo", afirmó el funcionario. "Nuestras propias fuerzas [francesas] pueden asegurar el aeropuerto y proporcionar una capacidad de evacuación médica a las autoridades en caso de un accidente. Pero no llegan más allá".

Publicidad

Mira el documental de VICE News 'El costo humano de la guerra en la República Centroafricana' (pronto con subtítulos en español)

En el pasado, Francisco ha dicho que su vida "está en las manos de Dios", aunque en la práctica, su seguridad personal es responsabilidad de la Guardia Suiza Pontificia. Fundada en 1506 por el Papa Julio II, es el más antiguo y más pequeño ejército del mundo aún en servicio.

La responsabilidad reside en el vice-comandante de la Guardia Suiza, que ha hecho al menos un viaje precio al país. El equipo de viaje del Papa irá, como siempre, con ropa de civil. Será un escuadrón de policías del Vaticano también vestidos de civil, en un procedimiento operativo estándar. A nivel de anticipación, las fuerzas de seguridad del Vaticano tienen frecuentes intercambios y consultas con sus homólogos de otros países, y son miembros de la Interpol.

"Este Papa es un Papa difícil de proteger", dice Widmer, señalando el afán de Francisco de moverse entre multitudes y mezclarse entre los fieles. "Todos los Papas modernos son difíciles de proteger, pero este es un momento en que la protección se está convirtiendo en trabajo muy duro dadas las circunstancias".

Un portavoz del Vaticano dijo a los periodistas que el Papa, quien se negó a viajar en el papamóvil blindado durante un viaje de 2014 por Oriente Medio, también ha vetado la idea de usarlo en la República Centroafricana y la de usar un chaleco a prueba de balas. Sin embargo, hay algunas maneras simples para ayudar a controlar al menos algunos de los riesgos, opina Widmer. Hacer cambios de último minuto al meticulosamente planeado horario de Francisco [de alto conocimiento público] es una buena forma de protegerlo de potenciales ataques planeados. Dado que la previsibilidad aumenta las posibilidades de un ataque, poner algo de incertidumbre en su agenda es una de las mejores armas protectoras que el Papa puede utilizar.

Publicidad

Francisco, un Papa latinoamericano con todo lo barroco e intenso que eso significa. Leer más aquí.

Por supuesto, la Guardia Suiza, al igual que la policía del Vaticano, también estará equipada con armas reales. El público generalmente sólo ve a la Guardia Suiza en sus desfiles en Roma, con sus sombreros flexibles o cascos de estilo renacentista y pantalones holgados. Sin embargo, ellos están tan bien equipados como cualquier otro servicio de seguridad moderna, con una amplia gama de armas de fuego a su disposición, incluyendo la pistola Glock 19, y al menos una variante de la metralleta MP5 Heckler & Koch.

"Le damos al Papa la seguridad óptima de acuerdo con su ministerio", comenta Widmer. "Si el Papa no puderia bendecir a la gente y realizar misa, besar a los bebés y abrazar a los recién casados, entonces no sería realmente el Papa".

La accesibilidad es parte absoluta de la misión de Francisco, pero su estilo abierto implica riesgos sin precedentes, opina el historiador David Álvarez, autor de Soldados del Papa: Una Historia Militar del Vaticano Moderno.

"No hay duda de que es un potencial objetivo para un ataque, y se dirige a un país que está en medio de un gran conflicto sectario entre cristianos y musulmanes", destaca Álvarez a VICE News. "Es una situación muy peligrosa para él estar allí".

Cuando Francisco visitó los Estados Unidos en septiembre, su equipo de protección personal fue apoyado por lo que los funcionarios federales describieron como una de las mayores movilizaciones de seguridad en la historia estadounidense. La República Centroafricana, evidentemente, no tiene el alcance y la capacidad de ofrecer seguridad como el gobierno de Estados Unidos, pero su ministro de Seguridad Pública, el general Chrysostome Sambia, recientemente trató de calmar el nerviosismo sobre el inminente viaje del Papa, asegurando que el gobierno de su país había "implementado un plan para asegurar la visita del Papa", y que él mismo va "a hacer todo lo posible para asegurarse de que el plan esté bien implementado".

Por las dudas, Alvarez dice: "Crucemos los dedos".

Sigue a Justin Rohrlich en Twitter: @JustinRohrlich

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs