Hablemos del machismo implícito en el juicio a La Manada

Una jurista responde nuestras dudas al respecto.

|
16 Noviembre 2017, 5:30am

Imagen vía ARCHIVO.

Lo que hizo la chica presuntamente violada en San Fermín por La Manada en las semanas posteriores al incidente es relevante, según el juez que lleva el caso. Una investigación, encargada a un detective privado por familiares de uno de los acusados, ha sido admitida como prueba. En ella se demuestra que la joven disfrutó, tras la presunta violación, de unos días de vacaciones en Madrid con su familia y amigos. Quizá para la Justicia, además de ser víctima, haya que parecerlo.


MIRA: La reconstrución de clítoris tras la ablación


También se rastrearon sus redes sociales, que van a ser contempladas como "prueba", algo que choca con la decisión de, en su momento, desestimar como tal los mensajes de WhatsApp de La Manada en los días anteriores a la presunta violación. En ellos podían leerse cosas como "¿Llevamos burundanga? Tengo reinoles tiraditas de precio. Para las violaciones".

Contactamos con Gema Fernández, abogada, agente de Igualdad y miembro del colectivo jurídico Internacional Women's Link, para que nos respondiera algunas preguntas respecto a lo que muchos consideran un gesto jurídico con claras bases machistas.

¿Por qué hay polémica con las pruebas en el juicio a La Manada?

"El problema es que, en su momento, la Audiencia rechazó como prueba los mensajes de WhatsApp de los acusados, que tenían un grupo llamado La Manada, de donde se ha cogido el nombre con el que todos nos referimos a ellos.

Por parte de la acusación, que engloba a la chica, pero también como acusación popular al Ayuntamiento de Pamplona y a la Diputación Navarra, se quiso demostrar, con los mensajes previos al día de la supuesta violación, sus intenciones, su plan de "cazar mujeres" en el viaje a los sanfermines, la manera en la que se comunicaban con un claro desprecio a las mujeres... la intencionalidad que llevaban, al fin y al cabo.


LEE: La humanidad está perdida: comentarios en el vídeo de Torbe sobre La Manada


La Audiencia decidió no admitirlos como prueba, sino solo contemplar como tal las grabaciones y mensajes del día en que sucedieron los hechos. Esto es algo que en procesos penales se da frecuentemente, ya que, por temas de garantías procesales y de los derechos de las personas acusadas, por lo general pocas veces se admiten datos que sirvan como información de contexto, más allá de los hechos, aunque estos sean útiles. Lo que se intenta es delimitar la condena y el proceso judicial al clarificar si se produjeron los hechos delictivos en un momento concreto, no la actitud previa de las personas que delinquen.

Lo que ocurre ahora es que la familia de uno de los acusados contrató a un detective privado para que investigara a la víctima, y la Audiencia ha decidido admitir ese informe para incorporarlo a la causa. Es decir, que lo va a tomar en consideración. El problema es que no se están admitiendo como prueba grabaciones y mensajes anteriores, pero sí que se va a tener en cuenta una investigación posterior en la que se demuestra que la chica ha estado con sus amigos y familiares en la piscina, para "poner en contexto".

¿Qué lectura podemos hacer de esto?

"Esto significa muchas cosas. Obviamente, lo que se está buscando es mostrar que, de alguna forma, esta chica miente. Cuestionar su testimonio y su credibilidad porque parece que, si una lleva una vida normal y se ha podido reincorporar a su rutina, haciendo actividades propias de verano y de una persona de su edad, no es una víctima.


LEE: Por qué las víctimas de violación no pueden defenderse durante la agresión


¿Cuál es el objetivo de presentar un informe de investigación de una persona que ha denunciado una violación? ¿Ratificar si va llorando por la calle o no? Todo ello se basa en la idea estereotipada de que una no tiene que ser víctima sino, además, parecerlo. Hay todo un ideario social estereotipado en torno a cómo debería comportarse una víctima de determinados delitos, pero sobre todo en los delitos que afectan a las mujeres: víctimas de violencia de género, de violación... Y, cuando no se cumple con esa imagen, se le castiga o se cuestiona su credibilidad. Esto es algo muy grave y muy preocupante".

¿Está reproduciendo la judicatura el machismo de la sociedad?

"Las sociedades (todas) son machistas, y la judicatura reproduce ese machismo, por supuesto. Pero una esperaría que, a cierto nivel, la Justicia actuara como corrector del machismo social. La compone gente que está muy formada, muy preparada, y digamos que la labor que tienen que llevar a cabo no es reproducir estereotipos y vulnerar otros derechos de las víctimas.


LEE: ¿Qué empuja a algunos jóvenes a violar chicas en grupo?


¿Cuál es el mensaje que se está enviando con este caso concreto, aceptando esa investigación como prueba y no los mensajes de WhatsApp previos? Que una chica de 18 años que se atreve a denunciar una agresión brutal puede ver cómo el sistema de justicia se le vuelve contra ella y la acaba marcando. Esto es muy contradictorio, además, con las campañas que se lanzan animando a las mujeres a denunciar cuando son víctima de agresiones, sexuales o de género. La imagen que se da es que, si denuncian, se desata toda la maquinaria institucional y del sistema de justicia que acaba vulnerando sus derechos y revictimizándolas".

¿En qué consiste la revictimización?

"La revictimización se da cuando una mujer que vive o experimenta situaciones de discriminación o de violencia se gira hacia las instituciones, hacia el Estado, que se supone que la tiene que proteger a través de denuncias.

Entonces, a veces se encuentra con que todo el aparato del Estado que, supuestamente, debe responder a esas vulneraciones de derechos y repararlas (Justicia, Policía, etc.) actúan vulnerando sus derechos, no permitiéndoles el acceso a la Justicia, cuestionando su testimonio, poniéndolas en la tesitura de repetir una y mil veces su historia. La revictimización se da porque no se cree a las víctimas, porque se toman decisiones claramente discriminatorias e injustas. Como, por ejemplo, rechazar los mensajes de los acusados como prueba e incorporar la investigación del detective".


LEE: ¿Qué ha sido de La Manada un año después?

¿Está el sistema de justicia hecho para los hombres?

"Efectivamente. Cuando se dice que la Justicia es androcéntrica y patriarcal, como la sociedad, significa que todo, desde las normas penales y civiles y el establecimiento de las normas de justicia, está pensado para un sujeto único universal.

Se dice "la justicia es igual para todos". Pero, ¿qué "todos" se han tomado en cuenta para establecer un sistema de justicia igual para todos? El sujeto del derecho siempre ha sido el varón y eso es algo que viene de siglos atrás, del Derecho Romano, del Napoleónico... en el que a veces basamos nuestras leyes.

El sujeto de derecho en que se piensa es el varón. Por ello, el desarrollo normativo y de jurisprudencia relativo a delitos que afectan a las mujeres, como son la violencia sexual, la violencia de género no está adaptado a esos delitos. No es amigable ni facilita el tipo de juicios como el que estamos viendo en el caso de La Manada".


LEE: Tíos: estos expertos responden a vuestras dudas sobre acoso sexual


¿Se dan este tipo de problemas en otros casos judiciales?

"En infinitos. En muchísimos casos de violencia sexual, violación, acoso sexual, y en tantos otros de violencia de género, al final se acaba haciendo un juicio popular a la víctima más que a los acusados. Además, se activa esta idea de la mentira, de la denuncia falsa, la venganza por parte de la mujer...

Alarmadas por esa situación, en Women's Link damos unos premios desde hace años, los "Género y Justicia al descubierto", en el los que premiamos las mejores sentencias en términos de protección a los derechos de las mujeres y también mostramos cuáles son las peores, aquellas que perpetúan los estereotipos machistas y se basan en ellos. Y de estos últimos hay miles de casos al año. Lo curioso es que se dan en todos los países en los que operamos: Kenia, Uganda, Estados Unidos, Canadá, Brasil, España....".