Creators

París y Nueva York están poblándose de extraños visitantes steampunk

Ardif convierte en máquinas a sus personajes orgánicos para después soltarlos en la mancha urbana.
1.11.17

El arte urbano del francés Ardif se asoma de las calles en París, reclamando un nuevo puente entre lo natural y lo arquitectónico, la biología natural con la mecánica humana. Híbridos animales con tintes steampunk se dividen, casi de manera literal, entre la creación humana con la natural a través de mecanismos que inspiran una nueva comprensión arquitectónica basada en el esqueleto de dichos animales o formas de vida orgánica.

Publicidad

Ya sean cebras, corazones o insectos y escasos humanos, las composiciones de Ardif se interceptan en el ojo del espectador, resaltando por su pulcro cuidado, prácticamente arquitectónico, del más mínimo detalle de la coherencia mecánica en cada una de sus obras. Revelando, de fondo, que podría ser que la diferencia que hemos creado entre mecánica natural y artificial no es tan diferente en realidad.

Si quieres ver más obras de Ardif, no dudes seguirlo en Instagram y Facebook.

Relacionados:

Las grietas y hoyos de todo el mundo están siendo reparadas con LEGO

Una serie sobre Hunter S. Thompson se está cocinando

Un fotógrafo japonés se dedica a capturar gatos en posiciones ninja