Comida

Uno de cada tres vegetarianos come carne cuando está borracho

Un nuevo estudio sobre los vegetarianos británicos ha descubierto que uno de cada tres come carne cuando sale por la noche y se emborracha. Resulta que los kebabs suelen ser el tentempié prohibido favorito.
27 Octubre 2017, 4:00am
Foto vía usuario de Flickr Hiro - KokoroPhoto 

A todo el mundo le gusta pensar que tiene ciertos principios que le definen. Cosas típicas como, "no quejarse de los compañeros de trabajo" o "no flirtear con agentes inmobiliarios". Pero si eres vegetariano, es muy sencillo: no comer nada que tenga cara. Has elegido una vida sin carne y estás mentalizado para ceñirte a tu principio, pase lo que pase.

Supongamos, sin embargo, que vas por la quinta ronda de tequilas; entonces las cosas empiezan a irse de madre. Pero, mientras el resto de nosotros ponemos la cabeza como un bombo al camarero hablando de lo falsa que puede llegar a ser a veces Sofía, la de Marketing, y de lo guapo que está Daniel, el de la inmobiliaria, afeitado, ¿qué hacen los buenos de los vegetarianos?

Pues bien, según los resultados de un nuevo estudio, también podrían estar haciendo alguna travesura involuntaria. En un sondeo de 1789 que se realizó a los vegetarianos británicos, el sitio web VoucherCodesPro descubrió que el 37 por ciento de los vegetarianos comen carne cada vez que salen y se emborrachan.


LEE: El mundo de los transgénicos en España


Así que, básicamente, un tercio de toda esa gente que te ha echado alguna mirada de desaprobación por pedir extra de pepperoni en tu pizza se come un kebab los viernes de madrugada en el bus nocturno.

En el sondeo también se preguntó a los encuestados con qué frecuencia se pegaban atracones de carne bajo los efectos del alcohol. El 34 por ciento admitieron comer carne cada vez que se emborrachaban una noche, el 26 por ciento confesaron que les pasaba con mucha frecuencia, y el 22 por ciento dijeron que "rara vez".

Al mismo grupo de vegetarianos renegados se les pidió que explicaran qué solían comer después de haber salido una noche. ¿Se decantaban por un filete de vaca criada en las Highlands escocesas? ¿O preferían pechuga de pollo orgánica? ¿Salmón de piscifactoría?

El 37 por ciento de los vegetarianos comen carne cada vez que salen y se emborrachan

Pues no, la carne de kebab —esa sirena giratoria cuyo canto atrapa a numerosas almas ebrias—resultó ser el número uno de los tentempiés nocturnos, seguida de las hamburguesas de ternera y del azote de los vegetarianos, el beicon. El pollo rebozado y las salchichas de cerdo también fueron de los favoritos. Así se creó la lista de los cinco mejores platos de carne que provocarían un telele al mismísimo Morrissey.

Luego, con el objetivo de acabar de destruir cualquier ilusión que pudiéramos tener sobre el mundo como un lugar maravilloso con unos cuantos habitantes que intentan ayudar a los animales, en la encuesta se preguntó a los vegetarianos si han contado a alguien que comen carne cuando están borrachos. Como era de esperar, el 69 por ciento dijo que no lo había hecho, convirtiéndolos no solo en cómplices de la matanza de animales, sino también en mentirosos.

La carne de kebab —esa sirena giratoria cuyo canto atrapa a numerosas almas ebrias—resultó ser el número uno de los tentempiés nocturnos

VoucherCodesPro no han sido los primeros en cuestionar la devoción de esos que siguen una dieta vegetariana. El año pasado, un estudio del Humane Research Council (organización sin ánimo de lucro en defensa de los animales) reveló que cinco de cada seis estadounidenses que son vegetarianos en la actualidad, acabarán volviendo a la dieta omnívora.

Pero para aquellos vegetarianos que mantengan su principio de solo comer plantas, al menos cuando están sobrios, el fundador de VoucherCodesPro, George Charles, dio algunos consejos a los que les acompañan a casa. Dijo a The Publicans' Morning Advertiser: "Yo creo que es importante que los amigos de los vegetarianos les apoyen cuando sus colegas están borrachos y les animen a no comer carne, pues estoy seguro de que se arrepentirán al día siguiente".

Sí, chicos, ¡un poco de apoyo! Es muy duro querer salvar a toda la fauna y, al mismo tiempo, comerte a ese animal no identificado que cuelga al otro lado del mostrador del restaurante de kebabs.