L: Bleeding Thumb. R: House Arrest. © Joshua Lutz

Sexo, adicción y salud mental a través de las fotos de Joshua Lutz

"Pasé gran parte de mi vida con miedo a volverme esquizofrénico".

|
jul. 11 2018, 3:15am

L: Bleeding Thumb. R: House Arrest. © Joshua Lutz

Desde que era un niño, Joshua Lutz ha tenido que convivir con la realidad de la enfermedad mental. A los cinco años, se dio cuenta de que algo no iba bien al ver cómo su madre luchaba contra la esquizofrenia. El miedo a que él o sus hijos la heredaran estuvo presente en su vida en todo momento.

Lutz se introdujo en el mundo de la fotografía como una manera de explorar el impacto de la enfermedad mental en su madre, su familia y él mismo. En 2012, publicó un libro muy emotivo sobre su relación con su madre, Hesitating Beauty (“Belleza vacilante”) (Schilt). Para crearlo, Lutz entró en el inframundo, un lugar en el que la realidad se filtra a través de lentes irracionales y donde los momentos de lucidez son como los rayos de sol que atraviesan las nubes.


MIRA:


El libro permitió a Lutz tanto explorar como distanciarse de la sombra de la esquizofrenia que se había cernido sobre él toda su vida. Esta capacidad de estar dentro y fuera a la vez le permitió conocer las partes más oscuras de su alma. Este mes, Lutz ha publicado otro libro que trata sobre una temática similar, Mind the Gap (“Cuidado con el hueco”) (Schilt), una conmovedora búsqueda de la verdad que analiza el espacio que existe entre la coherencia y la confusión que tienen aquellos que viven con una enfermedad mental.

Hablamos con Lutz sobre su viaje personal y cómo ha sido convivir con la oscura y desconcertante realidad de la enfermedad mental.

esquizofrenia bipolaridad sexo adicción salud mental fotos joshua lutz
L: Bonjour. R: GBFD, Levy. © Joshua Lutz

VICE: ¿Cuándo te diste cuenta de que existían las enfermedades mentales y cómo te influyó personalmente?
Joshua Lutz: Mi madre enfermó gravemente a los 18 o 19 años y se casó muy pronto. Yo nací unos años después y me di cuenta cuando era muy pequeño. Pasé gran parte de la primera mitad de mi vida con el miedo de volverme un esquizofrénico. De hecho, todavía tengo ese sentimiento.

Después de que mis padres se divorciaran, mi padre se volvió a casar para intentar recuperar algo de estabilidad. La ironía era que nos estaba ocultando su bipolaridad y alcoholismo. Actualmente, tiene principios de demencia, por lo que ahora nos estamos centrando en él. Es en este momento cuando me doy cuenta de que en aquellos primeros años ya estaba luchando, pero no quería que mi hermano y yo nos enteráramos hasta que fuéramos más mayores.

esquizofrenia bipolaridad sexo adicción salud mental fotos joshua lutz
L: House of Cards. R: Paukers. © Joshua Lutz

¿Cuándo empezaste a usar el arte como vehículo para lidiar con los temas sobre salud mental?
Empecé a revelar fotografías en el cuarto oscuro como forma de escapar del mundo. En el instituto, los estudiantes podíamos ir allí a la hora de comer, cuando la cafetería estaba tan llena que no cabía ni un alfiler. Solo hacía fotos para luego poder revelarlas, ya que solo quería estar en el cuarto oscuro escuchando música con un par de personas más que pensaban que el mundo estaba podrido (risas).

La fotografía siempre ha sido para mí una forma de encarar estos temas, pero también me ha impedido experimentar ciertas cosas. Me permitía esconderme y no afrontar los problemas debidamente. No creo que sea poco común entre los fotógrafos utilizar la cámara para distanciarse del mundo.

¿Qué te inspiró para escribir Mind the Gap?
Quería descubrir hasta dónde podía llegar la fotografía. Estoy tan involucrado en el mundo de la enfermedad mental que decidí dejar la cámara y empezar a observarlo desde un prisma diferente para expresar qué se siente al padecer algo así. No tenía ningún modelo como referencia.

Cuando terminé mi primer libro, Meadowlands (“Praderas”) (powerHouse, 2008), me inspiré en artistas de la talla de Joel Sternfeld y Stephen Shore para crear un retrato de gran formato de una gente y un lugar. Sin embargo, en cuanto al tema de la enfermedad mental, no he encontrado fotografías que me sirvan como referente.

esquizofrenia bipolaridad sexo adicción salud mental fotos joshua lutz
L: Michael Joseph Blassie. R: Nicholas. © Joshua Lutz

¿Cómo empezaste a conceptualizar las fotografías que hiciste para el libro?
El proyecto comenzó con algunas piezas escritas como “Murder of the Watcher” y “Voluntary Admission”, en las que intentaba describir cómo me sentía y qué pensaba, para después comenzar con las fotografías. Hago fotos de las cosas que son protagonistas de mis luchas y las miro de diferentes maneras para representarlas. Me ponía en situaciones que quería explorar, viajando a lugares donde había habido violencia o sentía que estaba a punto de haberla, como la discoteca Pulse (Orlando) la mañana después de la masacre o la Convención Nacional Republicana en Cleveland.

A menudo, pienso que todas estas experiencias van a ser radicalmente diferentes de lo que al final terminan siendo en realidad. En la convención, esperaba que se prendiera la chispa de la indignación y se produjera un clímax, pero lo que me encontré fue un equilibrio perfectamente coreografiado entre autoridad y confusión. No daba crédito, pero la convención se desarrolló sin incidencias.

En este libro, mezclo la ficción y la realidad para intentar unirlas en un todo, pero había un mar de dudas sobre si funcionaría. Este trabajo no trata de mi lugar en el mundo del arte, sino que me centro en crear una práctica artística sostenible. Quiero que la gente lo vea, lo lea, lo tenga, lo sienta, lo critique y se cabree con él.

esquizofrenia bipolaridad sexo adicción salud mental fotos joshua lutz
L: Pray for Orlando. R: RNC. © Joshua Lutz

¿Cómo encaras los temas del sexo y la adicción en el libro?
El sexo y la adicción son la salida, pero también son la confusión que experimentamos al evitar el problema de antemano. Quería encontrar una manera diferente de hablar sobre estos temas en lugar de usar los típicos tropos explícitos.

Recuerdo que di una clase y alguien me preguntó sobre la fotografía de la mujer que lleva un dispositivo en el tobillo y se levanta la camiseta. Quería saber quién era para mí y no le gustó el hecho de que insistiera en que esa información no era relevante. No estoy siendo impreciso por gusto, es simplemente que no creo que los detalles aporten nada a todo esto. El libro se basa en hechos reales y he contado algunas cosas, pero otras que no considero importantes me las quedo para mí.

esquizofrenia bipolaridad sexo adicción salud mental fotos joshua lutz
L: New Orleans VA. R: Thomas L Neilan & Sons. © Joshua Lutz

¿Puedes explicar qué significa el título?
A medida que nos hacemos mayores, empezamos a ver las cosas de una forma en la que nunca las habíamos visto antes. Este trabajo trata sobre un intento de mirar a través de todo. Tiene su origen en la sensación de confusión constante que va a mayores. Decidí observar mi propio papel en todo esto y usé las palabras “Mind the Gap” como una forma de hablar de ese espacio.

Empecé a pensar en el espacio que hay entre los pensamientos. Me interesé por lo que pasa en la mente en esos segundos y, a veces, hay algo que nos permite atisbar la verdadera naturaleza de este mundo. Sin embargo, cuando lo miras, desaparece de la vista. “Mind the Gap” es un aviso y una directriz.

esquizofrenia bipolaridad sexo adicción salud mental fotos joshua lutz
L: Conscious Found. R: Bedford Police. © Joshua Lutz

¿Cómo usas las fotografías para cambiar la manera en la que percibimos y consideramos las enfermedades mentales?
No soy un experto en enfermedades mentales, pero tengo mucha experiencia en el tema. Las considero un espectro y todos caemos en diferentes aspectos de ellas. Nos aferramos a una respuesta falsa mucho más rápidamente que a la incertidumbre, y cuando digo “nos”, digo “me”. Caigo en la trampa de saber que voy directo al fracaso. Para contrarrestar eso, intento huir de la seguridad. A todos nos gusta pensar que hay un lugar seguro, pero es todo una historia que nos hemos inventado.

La historia sencilla es que la sociedad nos dice que necesitamos conseguir ser felices: iPhones actualizados, internet de alta velocidad, zapatillas nuevas… Podemos estar de acuerdo en que esa felicidad no existe, pero la historia difícil es creer en uno mismo e intentar escapar de todo eso a pesar de fracasar una y otra vez.

Mis fotografías intentan alcanzar todo aquello que sé que está ahí, a pesar de no poder conseguirlo del todo. Creo que hay otra forma de vivir en este mundo y que la gente ejemplifica esa experiencia en su vida diaria. No lo he conseguido, pero lo estoy intentando: de eso trata el libro. No es un simple camino al esclarecimiento, sino que estoy intentando atravesar el lodazal de confusión que me impide alcanzar ese destino.

Sigue a Miss Rosen en Instagram.

Este artículo apareció originalmente en VICE US.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Más VICE
Canales de VICE