¿Es seguro comer alimentos en los que se paró una mosca?

"Además de regurgitar, la mosca podría defecar mientras explora la nueva superficie".
19.5.18
Robert Recker/Getty Images

Artículo publicado originalmente por Tonic Estados Unidos. Leer en inglés.

El escenario
La primavera finalmente ha llegado. Para celebrar el tan esperado clima cálido, tus amigos deciden hacer un picnic en el parque. Pero justo cuando tu amiga se lleva el sandwich a la boca, se encuentra a una mosca parada sobre su pan. La espanta y luego te mira. Probablemente esté bien comerse el sandwich a pesar de eso, ¿verdad?

Publicidad

La realidad
Cuando una mosca aterriza, comienza a explorar el nuevo terreno en busca de alimento. Si considera que la sustancia es digna de comer, regurgitará saliva sobre la superficie, dice Dana Nayduch, bióloga molecular del Departamento de Agricultura de EU. Las moscas no tienen dientes, por lo que expulsan saliva de su hocico para licuar la comida y así, luego, poder succionarla y tragarla. Este proceso comienza minutos o segundos después de que la mosca aterriza. Además de regurgitar, la mosca podría defecar a medida que explora la nueva superficie.

Lo que la mosca le transfiere a tu comida depende de los viajes previos que haya hecho antes de aterrizar en tu almuerzo. El insecto podría haber visitado algunos lugares desagradables, como contenedores de basura y excrementos de perros en un área más urbana, o granjas y cadáveres de animales en una zona más rural. La mosca también podría haber ingerido bacterias o transportarlas en sus patas, alas u hocico. De hecho, Nayduch y sus colegas han identificado más de 200 patógenos encontrados en moscas domésticas adultas.

Una serie de factores, como los viajes de la mosca, determinan qué sucede exactamente cuando aterriza sobre tu comida. El resultado depende de la especie de bacteria que albergue la mosca, la cantidad de bacterias, si la bacteria está dentro o fuera de la mosca, la proximidad a la fuente de la bacteria e incluso el sexo de la mosca, dice Nayduch.

Lo peor que sucederá

Publicidad

El peor de los casos ocurriría si la mosca albergara bacterias dañinas y esas bacterias tuvieran tiempo de crecer en tus alimentos. Por ejemplo, si la mosca explorara un bote de basura o excrementos de animales, y luego pasara una cantidad significativa de tiempo en tu sandwich o tu plato. Quizás estabas distraído y no viste a la mosca parada en tu comida, o decidiste volver por unos cuantos segundos después de que la comida estuviera afuera durante horas. En casos como esos, podrías contraer una infección por salmonela o E. coli, dice William Kern, un entomólogo de la Universidad de Florida. Esto te provocaría tener algunos días muy desagradables, pero tal enfermedad no pondría en peligro la vida de un adulto sano.

Esa es la peor situación en los Estados Unidos, pero las moscas representan una amenaza mucho mayor en otras partes del mundo. En países que no cuentan con sistemas de fontanería o saneamiento establecidos, las moscas pueden albergar patógenos de los desechos humanos y transmitir enfermedades mortales como el cólera, la vibriosis o la disentería, dice Nayduch.

Lo que probablemente sucederá

Probablemente nada. Si no estás sentado cerca de un área especialmente infestada de gérmenes, y alejaste a la mosca con bastante rapidez, puedes sentirse más seguro de que no consumirás bacterias dañinas. Nuestros cuerpos también son expertos en enfrentar los innumerables microbios que encontramos a diario. "Todos los días tocas las perillas de las puertas, el dinero y las tarjetas de crédito, y luego te muerdes las uñas o te frotas los ojos y te inoculas con bacterias, pero nuestro sistema inmune se ocupa de ellas", dice Nayduch. "Así que las moscas representan una amenaza muy pequeña en un país que tiene buenas condiciones sanitarias y donde la suciedad se mantiene aislada".

Qué decirle a tu amiga
Contemplar una mosca realizar sus funciones corporales en tu comida no es especialmente agradable, pero los riesgos reales para la salud son muy bajos. Así que dile a tu amiga que no se detenga y disfrute su almuerzo. Y si quiere ser muy cautelosa, puede cumplir con la regla de oro de Nayduch. "Te diré lo que hago", dice ella. "Sólo corto la parte donde aterrizó la mosca, y luego me como el sandwich".