suicidios perrunos

El misterio del ‘Puente de los perros suicidas’

El puente Overtoun, en Escocia, es como el Triángulo de las Bermudas de los puentes para los perros con tendencia suicida.
03 Mayo 2018, 3:15am
Fotografía del perro: Ray Larabie, CC By 2.0 

“Yo he cruzado el puente”, afirma Jenna, una chica de 20 años de Glasgow. “La primera vez, cuando llegué a cierto punto, de repente sentí como si me faltara el aire y me dio un vuelco el estómago, como cuando te saltas un escalón sin querer bajando las escaleras. La segunda vez, no podía evitar sentir que algo malo iba a pasar. Había una mujer con un perro en el borde del puente y el perro se negaba a dar un paso más hacia delante. Luego supe que unos cuantos perros se habían suicidado tirándose desde el puente ese mismo fin de semana”.

Se trata del puente Overtoun, que cruza el arroyo del mismo nombre, en Milton, un pueblo de Dumbartonshire, en Escocia. Diseñado por el reconocido paisajista H. E. Milner, con parapetos de piedra de 45 cm de grosor, el puente fue construido en 1895 cerca de la carretera que lleva a Overtoun House, una casa de campo señorial tradicional escocesa construida 33 años antes. El caserón está ubicado sobre una colina junto al río Clyde. Aunque nunca hayas estado allí, puede sonarte por haber servido como escenario de la película épica de ciencia ficción El atlas de las nubes (2012).


MIRA:


Como no podía ser de otra forma, corre la leyenda de que la casa está encantada. En Escocia, todo lo que sea viejo y escocés está encantado. Pero, ¿y el puente? Pues al parecer también está rodeado de misterio.

La estructura, sin duda, tiene un pasado trágico. Un soleado día de 1994, un hombre de 32 años acabó con la vida de su pequeño hijo Eoghan tirándolo desde los dos últimos parapetos del puente. Lo hizo porque estaba convencido de que el niño era el anticristo. El hombre intentó quitarse la vida en dos ocasiones: la primera siguiendo a su hijo y arrojándose desde el puente —de lo cual lo disuadió su mujer— y luego cortándose las venas de las muñecas con un cuchillo. El niño murió en el hospital al día siguiente. El padre fue declarado no culpable de asesinato por unanimidad al considerarse que sufría enajenación mental, y fue internado en el hospital psiquiátrico de Carstairs, en South Lanarkshire.

Todos los perros saltan desde el mismo punto, casi al final del puente, y siempre en un día claro

Pese a esto, sea cual sea la maldición que pesa sobre Milton, los seres que más peligro corren allí no son los humanos, sino los perros, hecho que ha convertido este lugar en el centro de la atención de amantes de las noticias extrañas de todo el mundo.

Desde la década de 1950, cerca de 50 perros han muerto tras saltar de este puente de 15 metros de altura. Durante ese mismo periodo, otros 600 perros saltaron del puente y sobrevivieron. A veces incluso subieron inmediatamente después de saltar y sobrevivir solo para volverse a tirar.

Todos los perros que han saltado desde ese puente eran de razas caracterizadas por tener el morro largo —dolicocefálicos—, como el pastor alemán o el scottish terrier. Todos los perros saltan desde el mismo punto, casi al final del puente, y siempre en un día claro. Nadie se explica por qué.

La teoría más extendida es que hay cierto olor en el ambiente que atrae a los animales hacia su muerte. Se sabe que hay ardillas, ratones y, sobre todo, visones que habitan debajo del puente y cuyo olor atrae a los perros. Incluso se ha llevado a cabo una prueba científica en la que se presentaban distintos olores a ejemplares de estas razas de hocico largo para que los siguieran.

El 70 por ciento de los perros se decantó por el del visón. Esta teoría podría explicar varias incógnitas. Los visones se introdujeron en la zona en la década de 1950, coincidiendo con el momento en que los perros empezaron a saltar del puente. Además, el olor que desprende el visón resulta más intenso en los días secos o soleados.

Pero, ¿por qué esto solo ocurre en el puente de Overtoun y no en cualquier otro puente de Escocia bajo el cual también habrá visones viviendo? Y ¿por qué los perros saltan siempre desde el mismo punto?

“Si ya como humano noto una sensación extraña, no digamos un perro, que tiene todos los sentidos hiperactivos…”

Por otro lado: ¿puede un animal quitarse la vida deliberadamente? El doctor David Sands, psicólogo canino, asegura que los perros no pueden. Sin embargo, sí hay precedentes históricos en el reino animal. Un artículo del Daily Mail de 2009 informaba de que, en un periodo de tres días, 28 vacas se tiraron intencionadamente por un precipicio en los Alpes suizos.

En el documental The Cove, premiado con un Óscar y estrenado ese mismo año, el adiestrador de delfines Richard O’Barry explicaba cómo la hembra de delfín Kathy, a la que usaron para grabar la mayoría de escenas de la serie de los sesenta Flipper, se quitó la vida ahogándose estando O’Barry presente.

Hay un insecto, el Acythosiphon Pisum o comúnmente llamado pulgón del guisante, que puede estallar a voluntad cuando es atacado por la mariquita para proteger al resto de la colonia. Y también hay registros de casos de perros que se han quitado la vida. En 1845, una noticia del Illustrated London Times informaba de que un terranova se suicidó tirándose al agua. Cada vez que lo hacía, lo rescataban, pero el animal mantuvo la cabeza bajo el agua hasta que dejó de respirar.

En 2005, el doctor Sands viajó al puente con un equipo de televisión para grabar un documental y llevar a cabo una investigación por su cuenta, tal como lo ha hecho anteriormente la Sociedad Escocesa para la Prevención del Maltrato Animal. De pie en el punto exacto desde el que saltan los perros, Sands dice, “Si ya como humano noto una sensación extraña, no digamos un perro, que tiene todos los sentidos hiperactivos…”.

"Lo que está claro es que tienen que poner una valla o algo”

Sands descartó otras explicaciones propuestas. Según él, la vista no era un factor decisivo, puesto que, desde su perspectiva, un perro no puede ver más allá del muro del puente. También descartó el aspecto auditivo. La teoría de que tal vez los submarinos nucleares británicos Trident SSBN, estacionados en la cercana bahía de Faslane, pudieran generar una frecuencia de sonido que solo los perros podían oír fue desmentida por expertos en acústica, que llevaron a cabo pruebas en la zona.

“La gente de la zona tiene sentimientos encontrados respecto al puente”, explica Jenna. “Los hay que tienen miedo de cruzarlo con su perro y lo evitan por completo. Yo no he querido volver allí después de mi experiencia. Lo que está claro es que tienen que poner una valla o algo”.

@jamesjammcmahon

Este artículo se publicó originalmente en VICE UK.