Fermín IV
Foto cortesía del artista

Una cosa es ser MC y otra es ser rapero: Una charla con Fermín IV

Nos sentamos con la leyenda del rap previo a su concierto en el Lunario. Mira su video nuevo, "Deseos".
26.10.18

Fermín IV está sentado en un terraza de la Colonia Roma en la CDMX, con la mirada fija en algún punto del cielo. Cuando me acerco para preguntarle cómo está, se pone de pie y me responde que “Bien, gracias a Dios”. Una frase hecha, un cliché que suele repetirse sin pensar pero que, saliendo de él, se redimensiona. Porque es bien sabido que el hombre lleva trece años predicando el evangelio de Cristo, un asunto que los amantes de las teorías conspiratorias, en un tono más bien chusco, veían venir desde que el de Monterrey pregonaba aquello de “Sí señor” al mando de Control Machete. “Yo tenía fama y dinero. Tuve lo que todos quisieran tener. Pero no puedo decir que toqué fondo y que por eso encontré a Cristo”, dice al respecto el rapero, mientras se acaricia su tupida barba.

Publicidad

Para Fermín, Control Machete forma parte de un pasado atávico, Hoy todos sus esfuerzos se encuentran concentrados en Laberinto, el álbum que está a punto de editar. Antes de que la obra de marras esté en la red, el sencillo “Deseos” (con la participación de Luis Humberto Navejas) se une a “Te espero afuera” y “Laberintos” como los llamados preventivos antes del disparo de arranque. “Además de esos tres sencillos, el disco incluirá siete canciones más”, afirma el artífice del plato. “Por otro lado, tendrá participaciones de Akil Ammar, Silvana Estrada, Marcela Gándara, Melissa Hermosillo y Jafet Samayoa”. Producido por la dupla responsable de Renace, el disco más reciente de Mike Díaz (Israel Kibou y Gerardo Catsmu), Laberinto le aflojará la quijada a los escuchas del rap azteca, según cuenta su propio autor: “Es un álbum que suena fresco. No traigo beats de la vieja escuela, al contrario”.

Para cerrar, el MC ya tiene apartado este domingo 28 de octubre en el Lunario del Auditorio Nacional. “Estoy preparando un gran espectáculo. Habrá banda en vivo y algunos invitados especiales”, comenta al respecto quien se sabe semilla verdadera pues, sobrio y calmado subraya, no planea fallarle a su presente, aunque sus seguidores más aguerridos así lo deseen; “muchos raperos se inspiraron en Control Machete para hacer su propio rap malandro. Pero mírame, ¿qué soy el día de hoy? Tengo 43 años, soy papá de tres hijas, un esposo, un pastor. A lo mejor si saco un disco de rap malandro la gente estaría feliz, pero no sería honesto conmigo mismo. Soy un rapero que escribe lo que vive y siente en su momento. Esa realidad callejera y chola, ya no la vivo. ¿La gente me creería si escribo canciones de esa clase? No lo creo. Muchos dirían: ¡cuál, ese cuate es cristiano, se va a costar a las nueve de la noche!”.

NOISEY: ¿Encuentras parecido entre predicar y rapear? Vaya, ambos actos requieren del don de la palabra.
Fermín IV: Sí, hay que tener ese don. En el primer caso hay que estudiar mucho, porque literalmente se pasa del Génesis al Apocalipsis, parte por parte, y esto requiere de preparación. Hay que sentarse a leer con el diccionario al lado. Mira, aquí traigo mi Kindle. Ahora estoy leyendo El libro de Job, un texto complicado de un hombre que sufrió demasiado y que se cuestiona por qué le pasa todo lo que le pasa, pero las respuestas nunca le llegan. Es algo muy loco porque así es la vida, está llena de situaciones inexplicables, de circunstancias que jamás se nos explican, que no comprendemos. De alguna forma sí tienen qué ver entre sí los mundos que mencionas, pero bueno, para empezar hay diferentes tipos de raperos, ¿no? Hay uno en especial que vive alimentándose de las reacciones de la gente, y dependiendo de éstas dice ciertas cosas. Yo tengo una audiencia como predicador, pero mi responsabilidad es no recurrir a la emoción sentimental, porque no quiero llegar a ese nivel, sino ir más profundo: al corazón, ahí, donde te cuestionas lo que has hecho en la vida.

¿Tienes ídolos?
No, nunca ha habido algo parecido en mi vida.

Publicidad

¿Ni los de Cypress Hill?
De joven llegué a hacer una rola con ellos, pero hasta ahí. Jamás llegué al fanatismo de coleccionar posters, discos, boletos. Para nada, mis discos están regados por diferentes partes. Aunque no niego que Cypress Hill me inspiró a ponerme a rapear. Cuando los escuché rapeando en español, hice tres rolas en la misma tarde; entonces me di cuenta que se me daba fácil hacer rimas, que tenía facilidad para acomodar palabras con algún beat. Yo vivía con un amigo, estudiábamos juntos medicina y él era fanático del rap, tenía muchísimos casetes de los cuales me alimenté hasta que un día le dije: "Todo eso que escuchas yo lo puedo hacer". Me desaparecí tres horas y regresé con tres canciones que hice, así, rápido, y que grabé en casete. Mi amigo no lo podía creer. Yo tampoco. Esa cinta él se la llevó a Nuevo Laredo. Se la ponía a sus amigos cuando andaba en la ranfla. Se volvían locos con esas canciones.

1540569025979-FERMIN-IV-4

Foto cortesía del artista

Decías que existen diferentes tipos de raperos, ¿a cuál clase perteneces tú?
OK. Considero que hay raperos de punchline. Hacen frases que deslumbran, que buscan sorprender a quienes los escuchan, todo el tiempo. Yo no soy así, sino la clase de rapero que te cuenta una historia. Hay raperos que si tomas sus rimas y las cambias de lugar no pasa nada. Con mis canciones eso no es posible. El verso uno debe ocupar su lugar forzosamente, y el dos también. Hablando de temáticas, yo no soy un rapero malandro. No soy el clásico rapero de la calle que describe un mundo de drogas. Pero, a ver, los ortodoxos, los más clavados, te van a decir que una cosa es ser MC y otra ser rapero. ¿Qué, no es lo mismo? No. Un MC mueve a la gente, interactúa con ella. Un rapero se sube al escenario exclusivamente a hacer lo suyo, no le importa lo que el público haga.

Entonces estamos de cabeza. Vayamos por partes, ¿te consideras MC o rapero?
Mmmh. Creo que soy un MC. Me gusta que la gente se involucre, que reaccione ante mis palabras.

De lo que no hay duda es de que eres semilla, Fermín. Un referente ineludible del rap azteca. ¿Tienes claro eso?
Es muy loco. La gente sigue escuchando a Control Machete, como si no hubiera dejado de existir. Hay chavitos que ni siquiera habían nacido cuando salió Mucho barato…, y esa gente cree que soy el mismo de hace años porque YouTube se ha encargado de mantenerme así. Hay personas que se me acercan y me dicen que nunca imaginaron que llegarían a verme en un escenario, que están felices de finalmente haberlo conseguido. Algunos me han dicho que influí en su forma de hacer rap. Danger lo hizo hace poco: Me contó que vio a Control Machete en Tijuana y que esa experiencia lo motivó a hacer rap. Saberlo me halaga. Luego hasta me llaman leyenda y cosas así. Yo no me considero algo parecido a eso, pero entiendo la apreciación.

¿Escuchas el rap que se hace actualmente en México?
Obviamente. Incluso he compartido el escenario con Lng/SHT, por ejemplo. En realidad me gusta escuchar lo que pasa. Y me atrae lo que sucede porque hay discursos muy diversos, ya no hay miedo de rapear lo que se te antoje. La Banda Bastön tiene una gran trayectoria, Simpson Ahuevo se mueve hacia ritmos más movidos. Luego está Charles ANS, o Sabino. Me parece interesante que alguien como Alemán, que pertenece a un sello independiente, Apple Music le ponga tanta atención. Ves eso y dices, "Wow, qué onda, el mundo está volteando a escuchar a toda esa gente". Además, toda estas personas se presentan en festivales que son exclusivamente de rap. Neta, en mis tiempos no era así. O sea, hay que apreciar lo que esta pasando.

Ya contaste que te llaman leyenda. En su momento, ¿por qué hiciste a un lado el mundo que te ha llevado a ser considerado de tal manera?
Yo tenía fama y dinero. Tuve lo que todos quisieran tener. Pero no puedo decir que toqué fondo y que por eso encontré a Cristo. Con los años he entendido que uno debe reconocer quién es y cómo está para poder transformarse. Yo sé que a veces me usan de burla, luego dicen: "Dejen las drogas porque si no terminan como Fermín, en el cristianismo". Cuando leo cosas así me da risa. Esa gente que habla quizá no tenga problemas con las drogas, pero sí con el orgullo, con el ego.

Uno puede destruir su propia vida ––y las de varios alrededor–– sin jamás descubrir que se tiene un problema. Tengo una canción, “Fácil”, que dice: "Yo ya viví y vendí lo que todos sueñan,/ En un estudio fumando y grabando con la mera crema. / Fui el sueño realizado de hip hop cabezas, / Llegué a la cima y aún tenía oxigeno, pluma y libreta. / ¿Qué habré encontrado allá que cuando bajé, nadie podía creer que todo lo dejé?".

Publicidad

En 1999 yo tenía la fama que siempre había buscado. Y entonces, desde mi percepción, no tenía un problema con las drogas (aunque después entendí que sí. Pero así son los drogadictos, cuentan que llevan treinta años metiéndose de todo y que no se les ha hecho vicio. ¡Treinta años! Zape. ¿Que lo dejan todo cuando quieran? Sí, cómo no). Tú puedes creer que estás en la opulencia cuando en realidad te encuentras en la ruina total, y si tu orgullo es demasiado alto, será difícil que te enteres de lo bajo que estás. Muchos creyeron que a los tres años iba a abandonar el cristianismo, que iba a abrir los ojos; pero cada vez estoy mas seguro de mis creencias.

Con esa seguridad a cuestas, contesta, ¿qué tiene qué pasar para que Control Machete se reúna?, ¿hace falta extenderles a Toy, a Pato y a ti un cheque de verdad jugoso?
¿Un cheque jugoso? ¿Y te digo una cosa? Me lo han ofrecido. La última vez que lo hicieron, lo rechacé. Entonces, quien me hizo la propuesta me dijo: "Así que no es por dinero, ¿verdad?" Lo único que podría decirte es que yo voy hacia delante. Aprecio que la gente tenga a Control Machete en un lugar tan especial de sus vidas, pero yo no camino hacia atrás. Seria terrible de mi parte vender un concierto de Control Machete y no darle al público lo que espera. Porque la gente quiere de vuelta el Control Machete de antes, el de Mucho barato…, y eso yo no se los puedo dar. Me preguntas, ¿qué se necesita para una reunión de Control Machete?. O mejor dicho, ¿habrá alguna vez una reunión de Control Machete? Te digo que sí, pero no te voy a explicar cómo va a suceder.

***

Fermín IV tiene un magno concierto en el Lunario del Auditorio Nacional en la CDMX este domingo 28 de octubre. Acá puedes comprar boletos.