FYI.

This story is over 5 years old.

ESPAÑA

Elecciones en España: el bipartidismo se debilita frente a una nueva forma de hacer política

Mientras el Partido Popular pierde poder en todo el país castigado por la corrupción y la crisis, partidos surgidos de los movimientos sociales irrumpen con fuerza en las elecciones locales y regionales.
24.5.15
Imagen por Albert Gea/Reuters

El bipartidismo tiene fecha de caducidad pero todavía no ha muerto. La ciudadanía organizada y la nueva política han irrumpido con mucha fuerza en las ciudades más importantes de España. Elecciones municipales y regionales vistas y analizadas por todo el país como si de generales se trataran.

Cuatro años después de que los indignados del 15M gritaran "no nos representan" en todas las plazas de España, la política tradicional muestra claros síntomas de debilidad.

Publicidad

Los resultados electorales en las principales ciudades de España y en 13 las comunidades donde habían comicios autonómicos corroboran las tendencias que ya comenzaron a indicar los comicios europeos de 2014.

España, un laboratorio de ideas democráticas 4 años después del '15M'. Leer más aquí.

Pese a seguir siendo las fuerzas más votadas en toda España — el Partido Popular (PP) ha ganado con un 26,69 por ciento de los votos y 21.598 concejales, seguido del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), con el 25,23 por ciento y 19.822 concejales, con el 90,10 por ciento de los votos escrutados, según datos del Ministerio del Interior — se observa un claro fin del bipartidismo PP-PSOE en ayuntamientos y comunidades autónoma debido a la pérdida de mayorías absolutas.

Los numerosos casos de corrupción en el seno de ambas formaciones y las políticas de austeridad en el caso de los populares han mermado la capacidad de los dos partidos hegemónicos de la política española de los últimos 20 años. Los pactos en muchos ayuntamientos y cortes autonómicas serán más necesarios que nunca para la gobernabilidad de las instituciones.

Un juez considera probada la financiación ilegal del partido que gobierna España. Leer más aquí. 

A la fragmentación del panorama político también han contribuido el destacado ascenso de formaciones políticas con origen en los movimientos ciudadanos, con Podemos a la cabeza y la eclosión a nivel nacional de la formación de Ciudadanos de Albert Rivera.

Publicidad

La participación en las elecciones municipales ha sido de 64,77 por ciento, dos puntos por debajo de los registrados hace cuatro años. El número total de votantes se ha situado en 20.635.324. A la baja participación ha contribuído que el 95 por ciento de los 1,8 millones de españoles que viven fuera de España no hayan podido votar debido a la desinformación y las trabas burocráticas.

En el Ayuntamiento de Madrid, el PP de Esperanza Aguirre ha sido la lista más votada con 21 concejales seguido muy de cerca por Ahora Madrid de Manuela Carmena con 20 concejales y podría bastarle el apoyo de los nueve concejales obtenidos por el PSOE para hacerse con el gobierno de la capital española.

.— CTXT (@ctxt_es)May 24, 2015

Manuela Carmena manifestó que ha ganado una mayoría por el cambio y ha añadido que no la ha ganado ningún partido, sino "la ciudadanía". Esperanza Aguirre por su parte, defendió que "son el partido más votado", y que si no hubiera pactos "sería la alcaldesa".

En Barcelona, Ada Colau de Barcelona En Comú, ha ganado la alcaldía con 11 regidores y un 25,52 por ciento de los votos, superando a la formación nacionalista catalana de Convergència i Unió (CiU) de Xavier Trias por un regidor. Barcelona en Comú, una candidatura formada por diferentes fuerzas de izquierda y apoyada por numerosos movimientos ciudadanos, irrumpe en un ayuntamiento en el que también han obtenido unos buenos resultados Ciudadanos y Esquerra Republicana (ERC) con 5 y las Candidaturas de Unidad Popular (CUP) con 3. Socialistas y populares obtienen tan solo 4 y 3 regidores, respectivamente.

Publicidad

"¡Si se puede! ¡ Dijimos que si que se podía y lo hemos demostrado, la gente común, los ciudadanos de a pie, los que no hemos tenido poder político, ni mediático, ni judicial, lo hemos sabido aprovechar", exclamaba alegre Colau frente a un auditorio entregado.

"Es una victoria colectiva, que ha sido gracias a miles de persones anónimas que han sido capaces de demostrar que se podía hacer política de otra manera", añadía la líder de Barcelona En Comú.

.— Barcelona en Comú (@bcnencomu)May 24, 2015

"Quiero ser alcaldesa de Barcelona y gobernar obedeciendo a la gente, como siempre tendría que haber sido".

En Valencia, manchada por los escándalos de corrupción, la alcaldable del PP Rita Barberá, ha obtenido tan solo 10 concejales, seguido muy de cerca por Compromís que ha conseguido 9 regidores. Ciudadanos 6 y PSOE 5 pueden tener la llave de la alcaldía en función de si deciden dar apoyo a PP y Compromís respectivamente.

En el País Vasco, el Partido Nacionalista Vasco [PNV] se impondría al partido independentista vasco EH Bildu en Bilbao y San Sebastián tras obtener 13 y 9 respectivamente en cada ciudad

Elecciones autonómicas

Los resultados autonómicos ofrecen una estrepitosa caída del poder del PP, que sólo mantiene la mayoría absoluta en Ceuta y Melilla. En la Comunidad de Madrid podría gobernar con el apoyo de Ciudadanos, mientras que en Castilla y León y Castilla-La Mancha está a un sólo escaño de mantener el poder sin coaliciones. Podemos y Ciudadanos irrumpen en la mayoría de parlamentos y pueden ser decisivos en Aragón, Extremadura y Baleares.

Publicidad

En la Comunidad de Madrid, con el 93 por ciento escrutado el PP obtendría 48 diputados, el PSOE 37, Podemos 27 y Ciudadanos 17. En este caso están abiertas todas las posibilidades de pacto.

"Los ciudadanos han dejado claro que la opción mayoritaria es el PP. Hemos vuelto a ganar las elecciones municipales y autonómicas", manifestaba Carlos Floriano, vicesecretario de Organización y Electoral del Partido Popular. "Creemos interpretar bien los resultados de estas elecciones. La próxima legislatura será la del diálogo y la de los acuerdos", decía Floriano.

El Partido Popular ha vuelto a ganar las elecciones municipales y autonómicas — Partido Popular (@PPopular)May 24, 2015

Por su parte, Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, mostraba su satisfacción afirmando que era "una noche mágica, histórica, que apunta hacia el cambio".

"Esto es el fin del bipartidismo. Los dos grandes partidos han obtenido los peores resultados. Esta primavera de cambio es irreversible esperemos que nos lleve a ganar al PP en las generales", indicaba Iglesias.

Hay que destacar que el PP ha perdido las mayorías absolutas y la gobernabilidad, si se produce una coalición de izquierdas, en la Comunidad Valenciana y en Baleares donde numerosos escándalos de corrupción han salpicado a la formación de Mariano Rajoy.

En Navarra, donde ha vuelto a ganar Unión del Pueblo Navarro (UPN) con 9 escaños, habrá que ver si Geroa Bai con 9 y EH Bildu con 8 se alían con Podemos 7, para evitar un pacto de Partido Socialista de Navarra (PSN) 7 con PP 2 y UPN.

Después de una noche con resultados muy ajustados y sin claras mayorías ahora se abre la etapa de los pactos para formar gobiernos locales y regionales. Nada hace pensar que la fragmentación no vaya a tener el protagonismo que muchos ya vaticinan.

Quizá se tardarán días en saber quién gobernará en todas las ciudades y parlamentos regionales españoles, pero lo que sí ha quedado claro es que la corrupción ha pasado factura y que una nueva forma de hacer política es posible.

Cuatro años después de laboratorio democrático, hoy han empezado a surgir los primeros efectos de este experimento.

Sigue en Twitter a @DavidMeseguer@medirplandolit