FYI.

This story is over 5 years old.

argentina

El giro de Argentina: Macri regresa a Davos en busca de inversiones

Tras 12 años de ausencia argentina, el nuevo presidente desembarca en el Foro Económico Mundial como el hombre fuerte de la centroderecha sudamericana. Sin embargo, obtener financiamiento en la 'Montaña Mágica' no le será tarea fácil.
20.1.16
Mauricio Macri durante la toma de posesión del cargo presidencial. (Imagen por Presidencia de Argentina/HANDOU/EPA)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.
Subir una montaña con una costilla rota para meterse en una cueva de lobos no parece lo más aconsejable. Sin embargo, eso es precisamente lo que hizo el presidente argentino Mauricio Macri al llegar hoy al Foro Económico Mundial en Davos.

Ni una inoportuna lesión — por la que casi cancela el viaje —ni las críticas de la oposición argentina por regresar tras más de una década al exclusivo cónclave que concentra al poder económico global, impidieron que el mandatario se presente a cumplir dos objetivos: exhibir la reapertura de su país al mundo y buscar inversiones para el nuevo gobierno.

El primero de ellos no será difícil. Luego de arrebatarle el triunfo al peronismo en las elecciones presidenciales en noviembre, Macri dio todas las señales posibles para distanciarse políticamente de su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner.

Publicidad

De hecho, con poco más de un mes al mando en Argentina, el ex alcalde de la ciudad de Buenos Aires ya se convirtió en el nuevo referente de la centroderecha en Sudamérica y se descuenta que recibirá un tratamiento privilegiado en la gélida ciudad suiza.

En cambio, hacerse con dólares para reactivar la alicaída economía argentina podría resultarle bastante más trabajoso.

Debido al escenario económico mundial, sacudido por los temblores financieros en China y el derrumbe de los precios de las materias primas, el panorama no es nada alentador para América Latina.

¿Se está convirtiendo Argentina en un narcoterritorio como México?. Leer más aquí. 

Según un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) difundido ayer, la región cerrará el 2016 con un retroceso de 0,3 por ciento con respecto al año pasado, arrastrada por la caída de Brasil. En tanto, la Comisión Económica de la ONU para América Latina y el Caribe (CEPAL) pronostica un crecimiento de apenas 0,2 por ciento.

"Este Foro se da en un mundo que transcurre por un proceso económico complicado. No obstante, Argentina puede ser una novedad entre los emergentes y por lo tanto una oportunidad para aquellos que buscan nuevos destinos", analiza Mariano Lamothe, economista de Abeceb, una consultora argentina, en diálogo con VICE News.

Para seducir a los 2.500 inscritos de unos 100 países, entre los que se cuentan CEOs de las empresas más importantes del planeta, celebridades de los negocios y unos 40 jefes de Estado, el Gobierno argentino definió una frenética agenda de reuniones.

Publicidad

Como si se tratara de un soltero en una noche de speed dating, Macri tiene confirmados unos 30 encuentros cronometrados con distintos actores del poder económico global durante los próximos dos días.

Según fuentes oficiales, el presidente argentino se sentará frente a mandatarios de la talla del británico David Cameron, el israelí Benjamin Netanyahu, el mexicano Enrique Peña Nieto, el francés Manuel Valls y el vicepresidente del estadounidense Barack Obama, Joe Biden.

El titular de Google, Eric Schmidt; la CEO de Facebook, Sheryl Sandberg; el fundador de Virgin, Sir Richard Branson; y el número uno de Coca Cola, Muhtar Kent, son solo algunos de los empresarios que tendrán su cara a cara con Macri.

"Estar aquí es clave porque es la plataforma en la que podemos presentar la nueva administración y sus proyectos, encontrándonos con interlocutores en el área política, en el sector privado y en el área financiera", dice la canciller argentina, Susana Malcorra, en diálogo con VICE News. Y agrega: "La idea es contarle al mundo cuáles son las prioridades que tiene la Argentina. Vamos a mostrarnos muy abiertos y previsibles".

Por su parte, el ministro de Economía argentino, Alfonso Prat Gay, podría tener reservado un cruce especial si es que se encuentra con el multimillonario norteamericano Paul Singer, la voz cantante del fondo 'buitre' que lleva adelante una feroz disputa judicial contra el país por la deuda en default.

Publicidad

"Son pasos indispensables para avanzar en la facilitación del acceso a los mercados de capitales, al financiamiento de la infraestructura y para mostrar a las grandes empresas que Argentina va a ser un lugar seguro para las inversiones", opina Lamothe.

De esta forma, el gobierno argentino espera recuperar la confianza de los mercados, perdida tras casi una década de aislamiento y de restricciones económicas impuestas por el anterior gobierno.

¿El socialismo latinoamericano tiene los días contados?. Leer más aquí. 

Sin embargo, los más optimistas son los empresarios argentinos. A contramano del mundo, el 65 por ciento de los CEOs argentinos considera que hay más oportunidades de crecimiento en relación al año anterior, según la encuesta anual de PWC presentada esta semana en Davos.

"Con tanta gente dispuesta a invertir, será como salir a cazar en un zoológico", se ilusiona fuera de micrófono un ejecutivo porteño, conocedor de la forma de cerrar acuerdos en Davos.

El retorno tras 12 años de ausencia a la Montaña Mágica, cómo inmortalizó Thomas Mann en su novela homónima al idílico centro alpino, es casi un declaración de principios por parte del nuevo gobierno.

La antecesora de Macri, Fernández de Kirchner, desairó siempre al Foro Económico Mundial por considerarlo poco menos que la cuna del neoliberalismo y de los negocios concentrados.

No es la única. Las masivas manifestaciones contra el Foro en las calles de Davos ya son tan tradicionales como la cumbre misma. Es que, a diferencia de Las Vegas, lo que pasa en Davos no queda en Davos; las decisiones que allí se toman afectan a miles de millones de personas en todo el mundo.

Publicidad

Al respecto, Oxfam Intermon denuncia el avance de "una economía al servicio del 1 por ciento" en su último informe, que revela cifras estremecedoras: las 62 personas más ricas del mundo tienen una fortuna equivalente a la mitad más pobre del planeta.

La creciente desigualdad es una de las sombras que se extiende sobre Davos. Otra es la que el propio Foro denominó la "Cuarta Revolución Industrial". Es decir, la pérdida de siete millones de empleos en los próximos cinco años por la automatización de la economía global.

"Sin una acción urgente y específica para organizar la transición y contar con trabajadores con la formación necesaria, los gobiernos tendrán que lidiar con más desempleo y más desigualdad", advirtió Klaus Schwab, director del Foro, esta semana.

Mientras tanto, si se mide por a la presencia de líderes mundiales, la cumbre luce algo devaluada este año: ni Barack Obama, ni el ruso Vladimir Putin serán de la partida. Tampoco asistirán el mandatario en funciones de España, Mariano Rajoy, ni la alemana Angela Merkel.

Con respecto a América latina, estarán presentes, además del presidente argentino, solo tres líderes más: el mexicano Peña Nieto, el colombiano Juan Manuel Santos y el peruano Ollanta Humala.

Ajeno a los debates, Mauricio Macri se concentra en mostrar al mundo la nueva cara de la Argentina. "El lugar y el momento son ideales para volver a reinsertarse en el mundo", concluyen desde el entorno presidencial.

Si 62 personas tienen la misma riqueza que la mitad más pobre del mundo, estamos jodidos. Leer más aquí. 

Sigue a Manuel Torino en Twitter: @manutorino

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs