venezuela

Venezuela al límite: crisis sanitaria, alimentaria, política y económica

La situación en el país ha llegado a niveles alarmantes: los hospitales no cuentan con los insumos básicos para atender emergencias, la escasez de comida obliga a los ciudadanos a comer dos veces al día, y las tasas de mortalidad infantil han aumentado...
26.10.16
Imagen vía Cristian Hernández/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Para Deysis Pinto, cuidar a su hija diabética de nueve años se ha vuelto todo un reto en medio de la crisis política y económica que golpea a Venezuela desde 2014. La tambaleante economía del país ha resultado en una escasez de todos los productos básicos, incluyendo suministros médicos vitales, como la insulina que Pinto necesita para mantener equilibrados los niveles de azúcar de su hija.

Buscar la medicina, muchas veces en partes alejadas del país a través de las redes sociales es "lo que nos ha permitido conseguir el tratamiento que mantiene a nuestra hija con vida", contó Pinto a Human Rights Watch, quien presentó su historia y otras más en un amplio artículo publicado a inicios de esta semana. En éste, los defensores de los derechos humanos señalan una creciente crisis humanitaria y de salud, que tiende a empeorar si el gobierno no toma acciones inmediatas.

Publicidad

En los últimos dos años, mientras una decadente economía ha empujado al gobierno del presidente Nicolás Maduro al caos, la calidad del sistema de salud en Venezuela se ha deteriorado en medio de la continua escasez de suministros médicos, desde aspirina y antibióticos hasta guantes quirúrgicos o gasas, así como medicamentos que pueden salvar vidas.

Así es pasar una noche en un hospital de Venezuela en plena 'crisis humanitaria'. Leer más aquí.

Y las cosas sólo han empeorado en los últimos meses. Doctores, pacientes y la oposición política han dado ejemplos de la deteriorada situación en la salud del país. En septiembre pasado, el principal partido opositor publicó fotografías de bebés recién nacidos durmiendo en cajas de cartón en la guardería del hospital.

A principios de este mes, la agencia de noticias Associated Press reportó que una niña de tres años estuvo a punto de morir después de estar en la sala de emergencias con una herida en la rodilla infectada, la cual no podía ser atendida por la falta de equipo apropiado y antibióticos. Seis niños murieron bajo circunstancias similares en el mismo hospital, de acuerdo a AP.

Human Rights Watch afirma que el deterioro del sistema de salud venezolano ha desatado tendencias alarmantes. La organización acusa al gobierno de "minimizar" la seriedad de la crisis y de convertir en blanco de ataques a quienes hablan al respecto.

"El gobierno venezolano parece estar más preocupado por negar la existencia de una crisis humanitaria que por trabajar en resolverla", dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. "Sus fallas han contribuido al sufrimiento de muchos venezolanos que ahora luchan todos los días para tener acceso a la salud básica y a una nutrición adecuada".

Falta luz, agua y alimentos: la crisis en Venezuela se agudiza. Leer más aquí.

La falta de equipo y las pobres condiciones de los hospitales han sido responsables del aumento en el índice de mortandad infantil, hasta en un 45 por ciento en los primeros cinco meses del 2016, comparado con el de hace tres años, de acuerdo a un reporte reciente.

Los 4.074 bebés que murieron antes de junio representan un aumento del 18,5 por ciento más que el mismo periodo del año pasado, informó el Wall Street Journal. Entre 2009 y 2016, los índices de mortandad materna también crecieron en un 79 por ciento, un número que impacta directamente la supervivencia infantil y su desarrollo.

Publicidad

La falta de alimentos que padece el país ha agravado los problemas médicos, y los doctores reportan un aumento en los casos de desnutrición infantil. Cuando los niños carecen de los nutrientes necesarios, están más propensos a contraer enfermedades comunes y morir. Las crisis actuales podrían añadir más estrés al ya tambaleante sistema de salud.

La crisis en materia de salud es producto de la crisis económica que se agudizó en 2014 debido a la devaluación del bolívar, la moneda oficial del país, y a la caída de los precios internacionales del petróleo, su principal exportación. De acuerdo con la empresa estadounidense de servicios petroleros, Baker Huges Inc. la cantidad de plataformas de perforación cayó 25 por ciento entre septiembre de 2014 y finales de 2015, lo que provocó un encarecimiento de los productos básicos en el país.

Incluso países como Omán tienen más plataformas petroleras en operación que Venezuela, a pesar de que sus reservas petroleras son de apenas 1,7 por ciento del total de las que tiene el país sudamericano. En ese sentido, el diario argentino La Nación informó que ante la crisis, empresas petroleras como Schlumber Ltd., Halliburton Co., y la misma Baker Huges, las cuales perforaban yacimientos petroleros y gestionaban el flujo del gas, han salido del país.

El Congreso de Venezuela aprueba el juicio político contra el presidente Nicolás Maduro. Leer más aquí.

Aunado a eso, en febrero pasado, el presidente Nicolás Maduro anunció un incremento del 6.000 por ciento en el precio de la gasolina, lo que significó el primer aumento en el costo del combustible en 20 años. Asimismo, en ese mismo mes el gobierno anunció la devaluación de la moneda en un 58,7 por ciento, y el Banco Central señaló que la inflación era del 180 por ciento anual y que se había registrado una caída en el PIB de cinco por ciento en los últimos meses.

La crisis económica derivó en una crisis alimentaria que ya pasa factura al estómago de los venezolanos, los cuales hacen filas por horas para recibir paquetes de alimentos que no satisfacen sus necesidades. En el país es difícil poder comprar los productos de la canasta básica como leche, huevo o arroz, debido a la escasez de los mismos.

Publicidad

Medios locales han reportado que mientras el gobierno culpa a los empresarios por la crisis alimentaria, buena parte de los ciudadanos realizan sólo dos comidas al día, y en algunos casos llevan hasta tres meses sin probar carne o productos lácteos, ya que resulta muy costoso comprar pollo o carne de res, por eso deben de improvisar comidas en las que sólo hay verduras o harina precocida de maíz.

En mayo pasado, un informe de la encuestadora Datanálisis reveló que la escasez de alimentos básicos supera el 80 por ciento tan sólo en Caracas, la capital, la cual es irónicamente la ciudad más abastecida del país. Sin embargo, el gobierno no ha publicado datos sobre la escasez alimentaria desde 2014.

Crisis en Venezuela, paz en Colombia, bloqueo en Cuba: temas de interés del Vaticano. Leer más aquí.

Toda esta serie de problemas que atraviesa Venezuela, sumieron al país en una profunda crisis política en la que el gobierno y la oposición se culpan mutuamente de ser responsables de la situación. Por un lado Nicolás Maduro acusa al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de estar detrás de los problemas que existen en el país, y lo señala de promover el imperialismo en Venezuela. Por otro lado, la oposición dice que la corrupción y los malos manejos de la economía por parte de Maduro son la causa del sufrimiento del pueblo venezolano.

Por ello, a pesar de que el pasado lunes el Vaticano había anunciado que autoridades gubernamentales y opositores se reunirían para tratar de dar solución a las crisis que golpea al país, el día de ayer la Asamblea Nacional confirmó el inicio de un juicio político contra el presidente. Un proceso que podría terminar en sanciones administrativas y penales al mandatario y que podría generar una convocatoria a nuevas elecciones presidenciales extraordinarias.

Después del anuncio de la Asamblea Nacional, representante del poder legislativo, cientos de manifestantes marcharon al Palacio de Miraflores, sede del poder ejecutivo para mostrar su lealtad al gobierno y su apoyo al presidente. De la misma forma, el día de hoy la oposición convocó a una manifestación masiva para mostrar su rechazo a Nicolás Maduro en Caracas. Se planea que la protesta sea tan grande que fue anunciada como "La Tomade Caracas". Henrique Capriles uno de los líderes opositores más visible señaló que la manifestación es para defender el orden constitucional quebrantado por Maduro.

Hasta el momento no se ve el camino por donde Venezuela pueda salir de la amarga situación que atraviesa; mientras, personas como Deysis siguen padeciendo una realidad lacerante.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs