FYI.

This story is over 5 years old.

Ediciones VICE

Un videojuego, un sofá y un poquito de porno

Playroom, un videojuego que se convirtió en un espacio para que la gente haga sus cochinadas frente a una cámara, con miles de personas mirándolos.
12.8.14

“Rompí mi consola Dreamcast. Mi nombre es Leonan, tengo 13 años. Parece broma pero es verdad. Todo comenzó cuando estaba jugando Crazy Taxi".

Así comienza el primer episodio del foro de internet Gozei no meo dreamcast (Disfruté mi consola).  En éste se narra una historia de pubertad, suspenso, humillación social y masturbación (un marco importantísimo para la comunidad de videojuegos brasileña y del mundo).

Los cuentos pueden ser verdad o no, pero lo cierto es que hay un trasfondo moral en esto: no se puede mezclar el empute con el videojuego porque éste puede terminar arruinado. Parece que, últimamente, las personas no siguen este principio básico.

Cuando Sony sacó el PlayStation 4, con su maravilloso control Dualshock 4, innovó con el botón de compartir que venía incorporado. La empresa sabe que, debido a que el jugador se sumerge en un mundo virtual 2.0, el potencial de los videosjuegos está, no solo en divertir al usuario, sino en que éste pueda relacionarse con amigos y desconocidos que están online. Hace diez años no era posible tener una noción de la cantidad de personas que jugaban videojuegos. Ahora, se puede compartir la misma pantalla entre varios usuarios y, a su vez, ver las caras de los demás jugadores. Me parece que eso de querer que lo vean, y ver al resto, es una demostración pura de narcisismo.

Éste es el trailer de lanzamiento de Playroom para que puedas enteder cuál era la intención inicial de la gente de Sony.

Para complementar este cambio en la forma de jugar, Sony lanzó The Playroom, un juego para PlayStation 4, que incluye una cámara y robots que están interactuando en tiempo real con la filmación. La idea parece inocente, pero, desde el lanzamiento, los jugadores han utilizado el video juego para cosas pervertidas.

Estas japonesas, por algún motivo, están en bikini comiendo ponqué.

Twitch, una plataforma de streaming de videojuegos de deportes, lanzada en 2011 y más recientemente popularizada con la epopeya deTwitch Plays Pokemon, tenía un canal directo para mostrar en vivo lo que la gente filmaba en The Playroom. Esta asociación fue anunciada en 2013, en la convención de videojuegos más importante de la industria, Electronic Entertainment Expo (E3). Pero, el 24 de noviembre, el personal de Twitch sacó el canal que transmitía los contenidos de Playroom, con el objetivo de que la gente entendiera que el contenido transmitido debía ser, necesariamente, sobre videojuegos.

Lo que me llama la atenciónn no es el robot mirando a la señora, sino el juguete en la escena.

Unos chicos, apenas compraron el PlayStation 4 con la cámara, se dedicaron a beber, tener sexo, oler cocaína y a comportarse de manera salvaje frente a las cámaras. Claro, todas son acciones normales del ser humano, pero un poco inadecuadas para hacerlas frente a personas que quieren jugar videojuegos. ¿Qué pueden hacer los jugadores de Playroom cuando este tipo de cosas suceden? Absolutamente nada, como un infeliz animal que entra a un cine porno; no entienden qué sucede y se quedan mirando pasmados.

Un caso en especial muestra cómo los jóvenes adultos pueden ser imbéciles e inconsecuentes cuando se tiene una cámara enfrente y bastante alcohol en la cabeza. Un usuario, identificado como Darkcobra, comenzó a transmitir en vivo por la cámara del Play 4, a su esposa y a él bebiendo y quitándose la ropa mientras follaban. Eso fue una semana después del lanzamiento de la consola y, en parte, gracias a este caso el personal de Twitch revirtió la decisión de transmitir en toda la zona aledaña a estos dos tontos.

No solo se vive sexo en el Playroom, también se mete enfrente de la cámara. 

Luego,  fue creado un sub de Reddit, con el objetivo de mostrar más cosas erradas del Playroom y demás contenido que dejó de mostrarse a través de Twitch. A partir de esto, YouTube y Pornhube se han dedicado a replicar los videos.  La comunidad no parece tan activa como en otros tiempo, pero si se busca se encuentran: tipos oliendo cocaína; americanos con sus novias y amigos bebiendo y mostrando los calzones; japonesas en bikini comiendo ponqué: un tipo vestido de Hombre Araña cantando un rap de mala madre; mujeres bailando mostrando las tetas; entre otros ejemplos de diversión imprudente.

Esa habitación necesita un poco de decoración en la pared. 

Como un buen jugador y ocasional consumidor del famoso Lets Plays, una de mis aficiones es ver a otras personas jugando ¿Qué diferencia hace para mí mostrar una cara fea de un sujeto que está jugando? Definitivamente nada, pero para algunas personas si la hay. De todos modos, en ese algo narcisista, que pone Playroom, hay algo de divertido, de inocente hasta que, por ejemplo, a la gente le da por mostrar sus zonas íntimas a personas completamente extrañas.

Y éste usando pañal… ¿qué carajos?

Aunque el personal de Twitch ha renunciado a mostrar el contenido de Playroom, hay otro tipo de personas que está más que dispuesto a aceptar el contenido para adultos producido por los tarados del sofá. Es probable que en este momento haya chicos con una mano con el control de juego y otra en el pene.

Pornhub es la primera página porno en aceptar, plenamente, los videos producidos con la PS4.

¿Y estos dos qué putas?

Recientemente, Sony anunció nuevas funciones de Playroom, como actualizaciones que permiten que los usuarios creen sus propios programas de televisión con escenografía virtual. Mientras que los de Sony tratan de prohibir que los usuarios pongan contenido pornográfico, esto no va a parar.

Je je je, videojuegos, je je je.

Ya que estamos hablando sobre sexo y  tecnología, dale una mirada aeste bello e ilustrativo video, de 1997, que muestra cómo tener sexo virtual en internet.

Sigue a Pedro Moreira en Twitter.