FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Cómo es mezclar LSD con otras sustancias

"¿Qué se siente si mezclo el LSD con un poco de Molly?", "¿Será que un par de tequilas me suben el trip?", "¿La mariguana me sube o me baja los efectos del ácido?", son algunas de las cientos de preguntas que debo contestar a diario.

Ilustración por NISEIKO.

"¿Qué se siente si mezclo el LSD con un poco de Molly?", "¿Será que un par de tequilas me suben el trip?", "Estoy en un tratamiento de Prozac, ¿qué pasa si tomo ácido?", "¿La mariguana me sube o me baja los efectos del ácido?", son algunas de las cientos de preguntas que debo contestar a diario desde que lidero la comunidad de psiconautas: @lisergicos.

Si bien puedes conocer los efectos del LSD en tu cuerpo y tener claro que el ácido es una sustancia prácticamente inocua desde el punto de vista de los riesgos físicos que implica para un ser humano normal, la interacción de este psicoactivo con otras drogas lícitas o ilícitas puede implicar nuevos riesgos insospechados y cambiar drásticamente la experiencia como la conoces.

Publicidad

Lancé una pregunta abierta a mis seguidores en Twitter para escuchar sus opiniones acerca de cómo les ha resultado la combinación de diferentes drogas con lisérgida.

LSD + ALCOHOL

Si existe alguna inútil y muy frecuente interacción es ésta. Es común escuchar a los viajeros tomar alcohol y a mitad de la noche, en medio de una borrachera decidir comerse un cartón. El asunto es que el alcohol en el cuerpo disminuye los efectos psicodélicos del ácido reduciéndolo a un estimulante bastante pobre, y por otro lado el trago durante el viaje de LSD pierde potencia en sus efectos embriagantes. Por último, esta combinación puede aumentar las náuseas y confusión del usuario. Es decir, pierdes un poco de uno, un poco de otro y además puedes terminar más enredado de lo que estabas inicialmente.

LSD + CANNABIS

Definitivamente es la mezcla psicoactiva con LSD más popular. Este coctel psicodélico es el favorito para muchos viajeros que además son frecuentes usuarios de mariguana. Existen diferentes momentos en los que es usado, pero se describen unos tres generalmente: 1) Fumar un porro después de comer el cartón pero antes de que el viaje arranque. Disminuyendo un poco la ansiedad y estimulando la aparición de los primeros efectos psicodélicos con un poco más de intensidad que la producida sólo por el ácido. 2) Un jalón durante el pico del viaje. Aumentando exponencialmente las alucinaciones y sensaciones asociadas al consumo de LSD. Para quienes han sentido ataques de pánico o episodios paranoides con mariguana quizá no sea la mejor idea entrarle a esa bacha al menos en este punto de la experiencia. 3) Un toque de bajada. Puede reactivar ligeramente los efectos del LSD y calmar al usuario para un suave final del trip.

Publicidad

LSD + COCAÍNA

Vas con cuatro amigos en un coche descapotable escuchando The Doors camino a la playa, disfrutando cómo los rayos del sol y la brisa golpean suavemente sus caras, cuando ¡Puf!… el coche se descompone. Es la descripción más cercana que puede haber para un pase de cocaína en pleno trip. Esta combinación constituye una de las peores posibles según casi cualquier usuario de drogas psicodélicas. Por un lado, la cocaína es la reina de las drogas que engrandecen el ego y por el otro el LSD es un psicoactivo especializado en destruir la sensación del "Yo", el resultado de tomar estas drogas simultáneamente es una experiencia tan confusa como aspirar e inhalar al mismo tiempo. Aunado a esto, la coca disminuye los efectos psicodélicos del LSD y aumenta la posibilidad de sufrir algún episodio de marcada ansiedad. Es como botar el dinero y aumentar los riesgos para terminar muy confundido.

LSD + NITRITOS DE AQUILO

"¿Nitritos de quién?" Mejor llamémoslo por su nombre común: Popper. Esta sustancia al ser inhalada brinda un golpe de euforia y calor en pocos segundos que se extiende por un período máximo de un par de minutos. Al utilizarla durante el viaje de LSD puede causar las más descabelladas alucinaciones, potenciar sensaciones de despersonalización, elevación y fusión con el cosmos, así como también molestos dolores de cabeza al día siguiente. Una dificultad notoria a considerar es la manipulación misma de la sustancia, pues el popper requiere un marcado cuidado debido a que puede generar quemaduras al contacto, y envenenamiento o incluso la muerte al consumirse por vía oral, aspectos que pueden ser "fácilmente" evitados estando sobrios completamente pero que quizá durante la experiencia psicodélica sean difíciles de controlar.

Publicidad

LSD + MDMA

MDMA, éxtasis o Molly, como quizá la conozcas, es una sustancia empatógena que al mezclarse con LSD producen en conjunto lo que en las calles se conoce como Candyflip. La suma de estos psicoactivos genera efectos muy diferentes dependiendo de la proporción en la que se ha consumido cada uno en relación con el otro. Por ejemplo, una nota más inclinada al LSD podría producir un viaje lleno de nuevas formas de realidad caracterizada por alucinaciones, sinestesia y despersonalización. Pero agregando un toque de extra sensibilidad física y emocional con una especial atención a la empatía por otros seres. Una experiencia más inclinada hacia el MDMA quizá sea un estallido energía y cosquilleos corporales con ganas de abrazar a otros, todo envuelto en colores más brillantes.

En cualquier caso, si estás decidido a combinar alguna droga con LSD, te regalo algunos consejos:

1) Todas las interacciones previamente descritas afectan tu presión arterial y frecuencia cardiaca considerablemente, elevando los minúsculos riesgos cardiovasculares asociados al LSD a niveles moderados o altos, dependiendo de las dosis a utilizar. Si posees algún historial de enfermedad cardiovascular, considera que la mezcla irá asociada a más probabilidades de que algo salga mal.

2) Evita experimentar por primera vez los efectos de una sustancia mezclándola con otra. Si has consumido LSD antes y estás decidido a probar el MDMA en un Candyflip, primero intenta sólo con Molly para que puedas ver cómo reacciona tu mente y tu cuerpo al nuevo químico, una vez habituado puedes decidir si te aventuras al mix.

Publicidad

3) Disminuye tus dosis habituales. Si vas a mezclar por primera vez, procura acortar al menos a la mitad lo que usualmente consumes de ambas sustancias. Esto te permitirá tener una experiencia menos abrumadora, más placentera y manejable.

4) Prepara con anticipación las porciones que planeas mezclar. Puede ser muy confuso intentar recortar un pedazo de papel de 0,5 cm en tres partes cuando llevas un par de horas volando con MDMA.

5) Verifica el listado de medicamentos que consumes antes de viajar. En muchos casos éstos pueden catalizar reacciones adversas o no deseadas al mezclarlos con LSD. Por ejemplo, los antidepresivos tricíclicos y el litio aumentan considerablemente los efectos del LSD, mientras que los antidepresivos inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAOs) y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina pueden disminuirlos.

¡Buen viaje!

@lisergicos