FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Ahorcad A O.j.

El 12 de junio, en el enclave rocoso de Brentwood, en Los Ángeles, apuñalaron hasta la muerte a la ex mujer de O.J. Simpson y a Ronald Goldman, un camarero de 25 años. Nunca había oído hablar mucho de Brentwood, que...
1.12.09

porjeff johnson

Vice: La gente te considera un holgazán, un oportunista. Un tipo que quiere tomarse una hamburguesa con uno de los mejores jugadores de la historia de la NFL y ni siquiera tiene ni el detalle de llevarle a un In-N-Out en vez de al McDonald’s.

Kato Kaelin:

Esa es la idea más equivocada que he oído de mí. Trabajo. Tengo la tarjeta del Sindicato de Actores de Hollywood desde hace siete años.

Publicidad

Hiciste anuncios en los 80, ¿verdad?

Mi primera audición en California fue para un anuncio de Coca-Cola y me dieron el papel. Después hice de prota de una película llamada

Beach Fever.

Deberías verla si alguna vez trabajas en un portaaviones. Después pensé que las cosas podrían ser fáciles pero es un mundo muy competitivo. Así que me puse a trabajar en un restaurante llamado Bobby McGee’s, donde los empleados van disfrazados de personajes, hacen reír a los clientes y se divierten. Todos éramos actores.

También te casaste y tuviste un hijo, ¿no? Nadie habla de eso.

Sí. Me casé muy joven. No sé si sabes de alguien que llegara virgen al matrimonio, pero yo lo hice. Fue culpa de mi educación católica. Pero con el paso del tiempo, me di cuenta de que era un ERROR. Cuando tu banquete de boda se celebra en una pizzería te das cuenta de que eres demasiado joven.

Quizás se deba a que tu juventud transcurrió en “provincias”. Creciste cerca de Milwaukee y fuiste a la universidad en una pequeña ciudad de Wisconsin. ¿Cuándo y por qué abandonaste un lugar tan apacible como Eau Claire, Wisconsin?

Me fui a California porque tenía un programa de televisión en el colegio con mis amigos y me dije “Ay, Dios. Tengo que hacer algo más grande que lo que pueda hacer en Eau Claire”. Tenía esa obsesión. Me fui a California en 1980.

¿Me pareció oír que te fuiste a California pensando que podrías jugar al béisbol?

Publicidad

En el instituto mi equipo de béisbol ganó el campeonato del Estado y jugué en el mejor equipo de Eau Claire durante mi primer año de universidad. Me volví un poco chulo. Me trasladaron a Cal State, Fullerton, una gran escuela de béisbol. Llegué, vi el equipo y, comparado con ellos, yo aparentaba 12 o 13 años. Era la época en la que Mark McGwire jugaba para USC, y estaban en nuestra liga. Todos esos tipos eran armarios. Así que dije “NO” y empecé a presentar eventos en el bar de la universidad. Y a continuación hice una obra. Y ya.

¿Cuáles fueron las circunstancias que te llevaron a conocer a O.J. Simpson?

Después de un tiempo, empecé una agencia de cásting con un socio, un actor llamado Grant Kramer. Grant también tenía un estudio de actores y actuaba en la telenovela

Hospital General.

Formamos una empresa de extras. Teníamos un contrato con una compañía que hacía películas de serie B en esa época. Lorenzo Lamas salía en muchas de ellas. Y Don “El Dragón” Wilson, que era un karateca. Yo era un vaquero, así que trabajaba 14 o 15 horas al día, y eso era prácticamente lo único que hacía. El negocio iba bien, así que Grant y yo nos fuimos de vacaciones a Aspen, donde conocí a Nicole. Grant ya la conocía. Congenié con ella y nos hicimos amigos. En esa época vivía en Hermosa Beach y desplazarme todos los días hasta el trabajo era un coñazo, así que ella dijo que podría mudarme a su casa de Brentwood. Así empezó todo. Viví un año en casa de Nicole y seis meses en casa de O.J. hasta que pasó lo que pasó el 12 de junio.

Publicidad

Así que, ¿un día normal en tu vida previa al 12 de junio consistía en vivir a costa de O.J. y salir con él todo el día?

O.J. y yo no somos gente de salir mucho. Vivía en la casa trasera, lejos de su casa, pero si me lo encontraba, era muy simpático. Si llamaba, salía para decirle, “Hey, ¿qué pasa?”. Tiene muchos amigos, pero si estaba solo, siempre quería hacer algo. Llamaba a mi puerta cuando lo necesitaba…

¿Mantuvisteis conversaciones profundas en esos seis meses, o vuestra relación era bastante superficial?

Al principio la relación era bastante superficial. Después quedábamos con chicas, él se preguntaba por qué no encontraba a la chica adecuada o por qué Nicole salía con otros hombres, y bueno, hablábamos de eso. Haciendo balance, creo que O.J. es la clase de tío que quiere su parte del pastel y después comerse también el pastel de los demás. Y lo consigue. Le gusta que lo adulen. Le gusta que se le acerquen. Pero no sé realmente qué estaba pasando en su casa. Salía mucho. Realmente no soy un fiestero ni un tío que se ponga hasta el culo cuando sale, pero siempre estoy rodeado de amigos. Siempre tengo algo que hacer.

¿En qué consistía una noche de fiesta antes del asesinato?

Supongo que salir con chicas, porque conocía a muchas en los rodajes. Y cuando digo salir, me refiero a salir y a pasarlo bien. ¿Sabes que ahora hay gente que tiene teléfono en el coche y que además funciona? Solía conducir con mis amigos y llevábamos un teléfono de disco, de coña. Fingía hablar por teléfono. Después nos deteníamos junto a otro coche, bajaba la ventanilla y decía “Disculpa, es para ti…“ y así hablaba con la chica que estaba en el coche de al lado.

Publicidad

Travesuras típicas de Los Ángeles. ¿No crees que a O.J. se le ha ido la olla?

Juega mucho al golf y a las cartas. En esa época tenía un contrato con la NBC, creo, anunciando los partidos de fútbol de Notre Dame. Trabajaba con 12 empresas distintas y ahora, durante el juicio, todas le han despedido. Una de las empresas era Swiss Army Knives.

¿Te cobraba el alquiler?

Me han acusado de ser un aprovechado, pero cuando vivía donde Nicole, pagaba el alquiler; y con O.J., él me dijo “no necesito tu dinero”. Le ofrecí dinero todos los meses.

La noche del asesinato fuiste con O.J. al McDonald’s. ¿No pudiste haberle llevado al In-N-Out o a un sitio mejor?

Corro 15 ó 20 kilómetros al día. Corro maratones en Los Ángeles. Estaba muerto de hambre y le invité. No sabía que íbamos al McDonald’s. Con el paso del tiempo, creo que O.J. no quería venir conmigo, como si estuviera pensando, “Oh, no, ¿qué estoy haciendo?”. Creo que estaba planeando algo. Y creo que le jodí los planes.

 foto, de AP

¿Las casas estaban cerca una de la otra?

Sí. La casa de Nicole en la que vivía estaba en Gretna Green, no en Bundy. Pero se mudó a Bundy y O.J. vivía en Rockingham. Durante el juicio, calcularon la distancia y se tardaba un minuto o así en coche.

Cuando vivías con O.J., ¿aún salía con Nicole?

Más o menos. Nicole y O.J. lo habían dejado, pero intentaron reconciliarse y salían juntos y tal. Creo que ella pensaba que me caía mal, pero no era cierto. Simplemente, yo no salía con la gente de Brentwood y sus Range Rovers. A mis amigos les gusta ir de bares.

Publicidad

¿Encontraste un sitio para vivir después de los asesinatos?

Me mudé casi inmediatamente. Me fui con unos amigos a West Hollywood.

¿Te acosaron?

No salir de casa era lo mejor que podía hacer. Soy un extrovertido que tuvo que aprender a ser introvertido. Odio todo lo relacionado con este caso. Salgo en la tele todos los putos días. La gente quiere pelear conmigo continuamente.

¿A puñetazos?

Recibí amenazas de muerte. ¿Te acuerdas de

Hablando con la muerte

, la película de Oliver Stone? Así me sentía yo. Tenía tres guardaespaldas. Todo el mundo tenía su propia opinión sobre el juicio, y si las cosas no salían como ellos querían… Bueno… todo el mundo quiere meter baza. Es la realidad televisada.

¿Un reality show?

Sí, así es como será la televisión en el futuro. Lo de O.J. es tremendo. No sé, espero que en diez años pueda decir que las cosas me van fenomenal. La gente debe entender que soy una buena persona, que estaba en el punto de mira. Quizás haga dentro de 15 años algún número de comedia en algún club en el que diga, “Nunca un hombre había hecho tan poco para que hablen tanto de él”. Lo único que hice fue convivir con jugadores de la NFL. Subiré de categoría y trabajaré con Phil Spector o algo así. ¡Hago espectáculos con coches! Eso sí que daría pasta.

Suena bien lo de Phil Spector. Parece un tío muy agradable. ¿Tienes fans?

Sí.

¿Te aprovechas de eso?

Sólo diré que ahora mismo estoy soltero. Y sé que en este momento de mi vida no hay forma de iniciar una relación y meter a una chica en todo esto porque sería una locura.

Publicidad

¿Crees que tu opinión sobre la inocencia o no de O.J. podría cambiar las cosas?

En cualquier caso, lo que puede pasar es que con el tiempo esté cada vez más y más seguro de que O.J. es culpable. No es que al principio pensara que era inocente. Era más bien en plan, “no me lo puedo creer”. Creo que en un futuro pensaré, “sí, este tío es culpable, pero seguro, vamos”.

Y aún no quieres pensar así simplemente porque lo conoces demasiado.

Eso es. Es como… “¿Pero de verdad es capaz de hacer algo así?”. No puedo dar mi opinión ahora, por lo del juicio. Espero que no lo haya hecho, en serio.

Tiene que ser raro el mero hecho de sospechar que alguien cercano a ti sea capaz de hacer algo como esto.

Ya te digo.

Habiendo crecido en Wisconsin, a excepción de Ed Gein y Jeffrey Dahmer, nunca habías conocido a alguien así.

Sí. Con Dahmer, los críos decían cosas como “¡Eh, Jeff Dahmer, cómemela! ¡No! ¡Es sólo una forma de hablar! ¡No, por favor!”

¿Qué te ves haciendo en un futuro?

Me gustaría hacer un programa llamado El Minuto 16, donde le daría a la gente que ya tiene sus 15 minutos de fama un decimosexto minuto. Grabaré un programa piloto.

Y a medida que pasan los años, ¿qué visión tendrás del juicio?

Pues pensaré que los medios de comunicación usan a la gente y que sólo piensan en su propio beneficio y en arruinar la vida de la gente. A la gente le gusta ver cómo sufren los demás.

Es suficiente, gracias.