FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Se busca a Gonzalo Valderrama

Familiares y amigos buscan a Gonzalo Valderrama. Nos recomendaron que si lo ve, por favor intente hablar con él, retenerlo y llamar a la policía.
12.2.16

Familiares y amigos buscan a Gonzalo Valderrama. Nos recomendaron que si lo ve, por favor intente hablar con él, retenerlo y llamar a la policía.

La noche del miércoles 10 de febrero de este 2016 Gonzalo Valderrama insistió en acostarse temprano pues debía madrugar al día siguiente para dictar un taller de en su casa un taller de Stand up comedy a la 9 de la mañana. Cumplió: se acostó a dormir temprano.

El jueves hizo cosas de rutina, nada sospechoso: se levantó antes de las 8:00 de la mañana, organizó la casa para recibir a su alumna, hizo el desayuno para Sheila, su pareja, luego se acercó a ella a la cama y le dijo (ella dice que le dijo): "amor, voy a donde mi mamá, ya vengo". Gonzalo bajó de su apartamento, saludó al portero y salió a la casa de su mamá a media cuadra de la suya en el barrio La Soledad. Desde ese momento, no ha regresado. Nadie sabe de él.

Publicidad

O bueno, decir eso sería impreciso: muchos saben de Gonzalo por su participación en el programa "Los comediantes de la noche", de RCN. También por ser uno de los padres del Stand up comedy en Colombia, pues ha influenciado a otros quizás más conocidos que él, como Antonio Sanint, Alejandro Riaño, Iván Marín y Diego Camargo.

Gonzalo, además, es papá hace un año, cuando nació Miguel, de su relación de casi 4 años con Sheila Castellanos. Tiene 46 años, es comediante, locutor, cuentero y escritor. Padece de trastorno afectivo bipolar. Tiene fama de ser puntual.

"Él es bastante estricto con ciertas cosas, con las horas –me contó Sheila cuando nos vimos en su apartamento– esa fue una de las cosas que me alarmó". Después de salir de su casa, Gonzalo dejó de contestar el celular y no llegó a dictar su taller. Sheila fue a buscarlo en la casa de su mamá, pero el celador le dijo que él no había ido esa mañana. "Ahí me asuste -dice Sheila- a mí lo único que se me ocurrió era que lo hubieran emburundangado".

Sheila, sin alarmar a nadie, publicó desde su perfil de Facebook el primer mensaje, pidiendo que se comunicaran con ella si veían o sabían de Gonzalo. Y emprendió su búsqueda. Revisó sus redes sociales, contactó a sus amigos, publicó desde su cuenta (y de la del Twitter de Gonzalo) una infinidad de mensajes. Este es uno.

"Llevaba 4 días sin dormir -recuerda Sheila- yo lo sentía muy tenso". Sheila ató cabos, rebobinó el cassette: Gonzalo llevaba varios días sin dormir, estaba tenso, ansioso por el trabajo y preocupado por temas personales. Confirmó sus sospechas cuando, revisando el computador personal de Gonzalo, descubrió una nota en la aplicación Stick Notes que decía: "Sorry", acompañada de una carita triste.

"Me dejó ese mensaje. Él sabía lo que iba a hacer, ya estoy totalmente segura que es una crisis, y si me dice que lo siente es realmente porque no nos quiere lastimar a Miguel y a mi".

Publicidad

Vía Twitter, un ciudadano le explicó a Sheila cómo podría rastrear los movimientos de Gonzalo usando su cuenta de correo electrónico de Gmail. De ahí resultó un mapa de los lugares que recorrió Gonzalo el jueves entre las 8am y las 2pm, mientras tuvo su celular prendido. La ruta la confirman algunos testigos, que dicen haberlo visto por esos lugares.

Entre sus amigos tejen la teoría que Gonzalo está recorriendo las partes donde solía presentarse: El parque Nacional, la universidad Nacional, la Javeriana, la Pedagógica, el Chorro de Quevedo e inmediaciones al barrio la Candelaria y Chapinero.

"Ese círculo lo ha hecho dos veces -me dice uno de sus amigos antes de montarse en la bicicleta para salir a pegar afiches y buscar a Gonzalo-, lo repite, pasa por toda la circunvalar".

Para Sheila, Gonzalo se ha mantenido en un área segura, que conoce y le significa tranquilidad. "Se ha mantenido rodeando la casa de cierta manera -dice Sheila y agrega- yo sospecho que él se ha alejado porque no quiere contaminar a su hijo. Lo veo como un mecanismo para defendernos a nosotros de lo que le está pasando".

A Gonzalo le están siguiendo la pista y con cada nueva información se acercan más. Pero Gonzalo va dos pasos adelante.